EL ANTI-CRISTIANISMO DE LA PUBLICACIÓN: "EL CRISTIANISMO DE HOY" (CHRISTIANITY TODAY - CT)


Aug 1 2010

De acuerdo a la definición dada por la enciclopedia (wikipedia.org) la publicación "Christianity Today" (CT) (El Cristianismo de Hoy) se describe como una publicación que tiene su base publicitaria en la ciudad de Carol Stream, en el estado de Illinois. Esta revista es la publicación principal de una compañía mayor que es llamada "Christianity Today Internacional" (El Cristianismo Internacional de Hoy) y dice tener una cantidad de aproximadamente 290,000 lectores. El fundador de esta publicación, es Billy Graham, el cual dijo que quería "plantar la bandera evangélica en el medio del camino, (queriendo decir) tomando la posición conservadora en la parte teológica pero definitivamente tomando la posición liberal en lo que respecta a problemas sociales."

"Hoy en día esta publicación CT y sus 13 publicaciones hermanas alcanzan aproximadamente a 2 millones de lectores en formato de papel y a más de 10 millones de personas por mes, en su forma adoptada para el Internet."

Hace aproximadamente más de 30 años que yo nací de nuevo en la fe y que acepté a Jesús como mi Señor y Salvador. Habiendo crecido en la Iglesia Católica, mi apetito por cualquier publicación evangélica era voraz. Fue en esos tiempos en que por primera vez leí una revista de CT y aún en esos años iniciales de my fe había ciertos artículos en esa revista que eran inquietantes y problemáticos. Yo reconocía el significado de las palabras de Billy Graham, "una definitiva posición liberal hacia los problemas sociales," algo que en realidad quería decir, una tendencia hacia la consejería psicológica "cristiana."

Aún más alarmante, sin embargo, fueron los artículos que claramente favorecían al Catolicismo Romano. Esto fue para mí desconcertante ya que acababa de librarme del yugo del evangelio falso de Roma. También recordé haber leído una cita antigua que Billy Graham había dicho aproximadamente una década antes de haber empezado CT. ÉL declaró que "Las tres peligros mayores que amenazaban el Cristianismo Ortodoxo eran el Comunismo, el Catolicismo Romano y el Musulmanismo." Increíblemente, años después, entre las personas que contribuían a la publicación de CT, habían editores y escritores que eran Católicos Romanos, incluyendo el sacerdote Católico Richard John Neuhaus. Fue Neuhaus, quien junto con los editores de CT, Chuck Colson, J.I. Packer, Timothy George, Thomas Oden, Richard Mouw y Mark Noll, entre otros, quienes fueron los que formaron, promovieron y/o fueron los autores quienes firmaron el acuerdo llamado: "Los Evangélicos y Católicos Juntos: la Misión Cristiana en el Tercer Milenio." Las noticias de este acuerdo fueron anunciadas en esta forma: "Los líderes Evangélicos y Católicos están pidiendo a los feligreses por un extraordinario salto de fe: que finalmente se acepten los unos a los otros como cristianos... Evangélicos líderes, incluyendo Pat Robertson y Charles Colson se unieron con los líderes conservadores católicos, hoy día resaltando las uniones de fe que los vincula a ambos... Ellos urgieron que católicos y evangélicos... deben parar la agresiva conversión de los seguidores de ambas religiones."

La influencia Católica en CT es reflejada en el modus operandi de las cruzadas de Billy Graham. Estas cruzadas han sido, y continúan siendo, publicadas y financiadas por cada diócesis católica dependiendo donde la cruzada toma lugar. Es más, las cruzadas continúan siendo equipadas con consejeros católicos quienes guían a estos católicos, que han "ha tomado un paso adelante," a que regresen a sus iglesias católicas locales.

La lista de celebridades católicas halagadas por CT incluye el papa Benedicto XVI y Juan Pablo II (Graham le dijo a Larry King en una entrevista que el papa y él estaban de acuerdo "en casi todo"), Madre Teresa, el arzobispo Fulton J. Sheen, el sacerdote budista/católico Thomas Merton y el sacerdote católico místico Henry Nouwen. El misticismo católico es promocionado en CT por el editor que contribuye a su publicación y se llama Richard Foster, quien es el "padrino" del movimiento contemplativo/místico moderno que existe dentro del cristianismo Evangélico.

Aparentemente no hay ninguna voz que avanza la causa de apostasía que haya sido omitida de la lista de contribuidores de CT, ya sean editores o escritores. Por ejemplo: Ron Sider, que es el teólogo izquierdista del Presidente Obama; el profesor de la Universidad de Notre Dame, Mark Noll; Eugene Peterson, quien escribió su propia Biblia y la llamó "El Mensaje"; los seguidores de la religión Ortodoxa del oriente, Frederica Mathewes-Green and Bradley Nassif; el anterior editor ejecutivo Terry Muck (quien escribe de su amor por Buda); Leith Anderson, quien promociona lo experimental en vez de lo que es doctrina; Eric L. Johnson, quien es un psicólogo e integracionista Bíblico, etc.

Todo esto nos lleva al editor principal de la publicación CT cuyo nombre es Mark Galli y su artículo de Julio 15, 2010 titulado "El Rey Divino de lo Dramático," que es una caracterización del Dios de la Biblia. Hemos imprimido en esta publicación, extensas porciones de este artículo que degrada a Dios y exalta al hombre (lo hemos hecho a regañadientes debido a su malvado contenido) como una prueba más del deslice de esta revista "evangélica" hacia la apostasía. Lo que ha escrito Galli en este último artículo de la publicación CT, en el cual degenera la fe, se ha ido generando por décadas el de debilitar la Palabra de Dios y de distorsionar al Dios de la Biblia. El editor Galli lo ha hecho esto tan obvio que lo que ha escrito necesita muy pocos comentarios de nuestra parte. Aún así, sus palabras están "Arial Negritas" y mis palabras se encuentran entre corchetes:

"Yo prefiero a un Dios que es tranquilo, que se pueda controlar a sí mismo, que se mantenga recto. Un Dios que no pierda los estribos a la menor provocación. Un Dios que pueda vivir un poco más elevado de toda la lucha o desorden que existe. Un Dios que pueda mantenerse sereno, aún cuando el desastre se avecina.

Cuando yo leo mi Biblia, yo encuentro a un Dios diferente, y no me place eso. Este Dios dice que Él "odia" el pecado. Bueno, Él, por lo general, grita cuando lo dice. Lean los profetas. Es una continua arenga después de otra, y todo en decibeles bastante altos. Y cuando el griterío ha terminado, entonces viene la hora de hacer pucheros. Por ejemplo, veamos la conversación con Oseas... Dios ordena a Oseas que tome a una prostituta como esposa; esta mujer viene a ser un símbolo de la infidelidad de Israel hacia Dios. Esta mujer no es una mujer que haya sido forzada a esa clase de vida por tragedias en su vida, y que tenga un buen corazón, así como vemos en las películas. No, esta mujer es de lo peor y quien cuando se le da la oportunidad de empezar una vida decente, continúa "prostituyéndose."

Dios después le dice a Oseas que tenga hijos con esta mujer. Cuando los hijos nacen, Dios le dice a Oseas que lo llame con el nombre Jezreel, explicando, "quebraré yo el arco de Israel en el Valle de Jezreel." Al segundo, Dios llamó "No compadecida," "porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo." Al tercero lo llama "No pueblo mío," "porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios" (Oseas 1:1-9).

Este Dios es como una mujer italiana tan volátil que apenas descubre que su esposo le es infiel, empieza a gritar y a tirar los platos, reúsa dormir con él en la misma cama y no habla con él por 40 días y 40 noches.

(Yo no quise hacer ningún comentario cuando leí hasta este punto porque creí que Galli se iba a dar cuenta que tan equivocado estaba y de su mal entendimiento de Dios. Pero yo estaba equivocado. Esta es la clase de blasfemia que uno podía esperar de ateístas militantes y humanistas, como Richard Dawkins o comediantes con una boca sucia y que se burlan de Cristo como lo hace Bill Maher. Esto es una blasfemia total, una caracterización de Dios totalmente errada, al igual que una denigración de Su Perfecto y Santo carácter).

Podemos decir que esto pueda que sea una descripción cruda, excepto que Jesús, Dios con nosotros, parece que sufriera de un desequilibrio emocional. Él se pone a desvariar con los Fariseos y con los Escribas llamándolos "víboras" e "hipócritas". Se molesta tanto acerca del sacrilegio en el templo que empieza a voltear las mesas y a echar a la gente con un látigo. Y después lo encontramos lamentándose, "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desolada" (Mateo 23: 37-38). Este Dios no se está tranquilo en ninguna situación. Indudablemente, este es un Dios lleno de ansiedad.

(Es difícil el poder contener la ira en este punto. El Creador del Universo, el Cordero de Dios que fue sacrificado para pagar la pena máxima por nuestros pecados, y Su Padre, quien lo envió a la cruz por nosotros, ¡¿y sufren ellos un desequilibrio emocional?! El Dios que nos dice que no debemos estar ansioso por nada ¿es Él el que está lleno de ansiedad?).

Yo prefiero tener un Dios que toma el pecado sin mucho alboroto. ¿Por qué no puede relajarse y reconocer que el errar es humano? Quiero decir, uno no encuentra a los humanos desesperándose por los pecados de otros. Nosotros no nos llenamos de ira, o nos indignamos o hacemos un puchero, entonces, ¿Por qué el Dios todopoderoso no se tranquiliza un poco y tiene en cuenta que solamente somos humanos?

[¿Está el lector siendo manipulado por Galli para que uno saque también sus propios pensamientos similares acerca de Dios? ¿Nos dirá ahora Galli lo que realmente piensa?]

Es esa pequeña frase, "nosotros somos solamente humanos," que pueda ser nuestro problema con Dios. El pecado parece que fuera algo de suma importancia para con Dios porque aparentemente nosotros también somos algo de suma importancia para Él. Esa pequeña frase, "nosotros somos solo humanos," nos indica que nosotros no pensamos que seamos una gran cosa... (Dios) cree que el ser humano está destinado para la gloria. Como Pedro lo puso, Él nos "llamó por Su gloria y excelencia," para que nosotros seamos "participantes de la naturaleza divina" (2 Pedro 1:3-4).

[Esto no suena como un arrepentimiento después de haber asesinado el carácter de Dios Padre y Dios Hijo. Es más, Galli exalta la imagen propia de la humanidad, haciendo oscilar ante nosotros la "gloria" de la humanidad. Él entonces guía al lector al próximo paso, que es el endiosamiento propio, que es la misma mentira que Satanás ofreció a Eva en el Jardín del Edén (Génesis 3:5).]

Dios se imagina que nosotros aunque "solamente seamos humanos" podemos ser algo nada menos que dioses. No en la manera que merezcamos que se nos adoren, sino seres que podemos convertirnos en la imagen y semejanza del Creador... Él ha creado seres con un profundo entendimiento de ellos mismos y de su Creador, quien pudo haber previsto los niveles que somos capaces de alcanzar y el amor perfecto que podríamos haber logrado, y quien supo que podíamos obtener esto para siempre.

[En ningún lugar de las Escrituras encontramos la palabra "dios"( escrita en minúsculas) como designación para denotar a una persona de rectitud o una entidad.]

Y aún así Dios se jugó al azar. Él ha puesto todas sus energías en esta gran obra. Él hizo la creación de todos estos seres, no como algo corriente y común, sino que lo hizo algo que fuera de vida o muerte. Todo lo puso en juego en esta obra, todo dependía del rodar de los dados. El haber ganado hubiera significado una dicha y una felicidad para estas criaturas que solamente Dios puede saber. El haber perdido significaba muerte y destrucción eterna. No había vuelta que dar. Dios iba a hacer la gloria humana costare lo que costare, aún si lo mataba.

[¿Que Dios se jugó al azar? ¿Quiere decir acaso que Dios no sabía cómo las cosas iban a resultar? Esto es herejía al por mayor, herejía del mismo Teísmo, que niega la omnisciencia de Dios, que niega que Él es el Dios de la profecía como Él se proclamó en Isaías 46:9-10: "Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho..."]

Y cuando las cosas no resultaban como Él las quería, nos encontramos con un Dios que empieza a tirar los platos y a dar portazos...Dios empieza a desvariar con nosotros y a insultarse a sí mismo. En la misma manera que un corredor olímpico pierde la concentración durante una parte crucial de la carrera. O como un novelista que se reprende a sí mismo por ser perezoso en sus escritos. Para el perfeccionista recto y honrado (en vez del perfeccionista neurótico), cada detalle es importante. Dios no quiere nada que sea menos que una perfección absoluta, porque él sabe que la perfección es el único camino para que nosotros seamos la forma en que él quiere que seamos: como dioses.

[Galli debe estar recordando sus clases en la universidad de la mitología griega. Por lo menos espero que eso sea su excusa. Por supuesto, él ha podido decir que está demente. ¿Qué tan irracional uno tiene que ser? ¿Hasta dónde él va a llegar con esta clase de razonamiento? ¿El decir que Dios es un "perfeccionista recto y honrado" quien tira platos y da portazos, que se desvaría y se insulta a sí mismo? Una vez más, esto es una blasfemia descarada. Es totalmente en contra del cristianismo y está escrito en (CT) Christianity Today.]

Y cuando uno se juega el todo por el todo, la consecuencia de alguna falla, aunque sea insignificante, puede ser desastrosa. Es como una nave espacial, una de las máquinas más sofisticadas que puede existir, que puede estrellarse en la tierra por un pequeño aro que estaba defectuoso. Cuando Dios ve que la nave espacial se va a estrellar contra la tierra, empieza a llorar, a desvariar y se tira el pelo. Y algo dentro de Él muere. Nuestro Dios se preocupa por nosotros, así como somos, delicados, volubles, débiles, porque él sabe algo que nosotros nos olvidamos muy a menudo: que "nosotros no somos solamente humanos". Él irá a cualquier distancia para que nosotros podamos asimilar y vivir en nuestra gloria, aún si esto lo mata.

[¿Nuestra gloria? ¿Y qué de la gloria de Dios que Galli ha arrastrado por los alcantarillados con su imaginación pagana?]

Esa es la razón por la cual la Biblia trafica en un lenguaje tan dramático. No existe nada cauteloso, cuidadoso, precavido o razonable acerca del experimento humano. Todo es acerca de ser salvos o ser perdidos. De vivir en la oscuridad o en la luz. El saber el desasosiego o el ser llenado con esperanza. Es la vida o la muerte. La Biblia no está interesada en una religión que solamente mejora la condición humana, o que en cierta manera nos ayude a manejar la vida un poco mejor. No es acerca de éxito o felicidad o de ayudarnos un poco para que seamos un poco más amigables. Estas son insignificantes aspiraciones. No, lo que Dios quiere es, el resucitar a los muertos y hacer dioses de pecadores.

[¡Por supuesto que no! Una vez más, eso era la mentira y la meta de Satanás]

Por lo tanto, lo que tenemos ahora, para mejor o para peor, es un Dios que es un melodramático. Él grita y tira platos, y se sale completamente enfadado, dando un portazo detrás de él y después se regresa y da su vida por nosotros. Como en un preámbulo de Jesús Dios le dice a Israel por intermedio de Oseas: "¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad" (Oseas 11:8-9). Él no es nada calmado, ni tranquilo, ni tranquilizador y tampoco es razonable. Él es tan temperamental y tan volátil como todos los demás dioses.

Dios es como el tío loco de la familia. Va a llegar a un cierto punto en que uno le va a tener que decir a los amigos acerca de él, pero por lo pronto uno quisiera no presentarlo a nadie.

Yo prefiero mucho mejor una religión razonable con expectativas razonables, y un Dios que no se vuelve todo loco cada vez que su gente tropieza. Pero, una vez más, Yo no amo como Dios ama. Yo no amo a Dios de esa manera, ni a los demás, ni a mí mismo.

[¿Vamos a suponer entonces que Galli solamente quería conseguir nuestra atención con sus blasfemias? ¿Que hizo todo esto solamente por causar un efecto? ¿Acaso hemos entendido mal su "habilidad literaria"? Por supuesto que no. Lo que él ha demostrado ha sido una burla de Dios, en la misma manera que Jesús sufrió cuando los que estaban a su alrededor lo observaban ser crucificado y lo que cada humanista, que odia a Dios, lo haexpresado siempre.]

El camino al infierno esta pavimentado con una religión razonable y con un dios que no sufre de ansiedad. La mayoría de mis días yo estoy bastante contento conduciendo en ese camino. Pero continúo encontrando a este loco en mi camino. En cada semáforo, él se planta delante mío y salta de arriba a abajo para conseguir mi atención. Él empieza a golpear en la ventana de mi automóvil y me pregunta a dónde creo yo que me estoy dirigiendo. Él se para al frente de mi parachoque delantero gritándome para que regrese. Cuando nada resulta, se tira en frente del automóvil. Él es un rey de lo dramático.

[¿Está Galli "bastante contento" conduciendo en ese camino que lo lleva al infierno? ¿Es Dios un loco? ¿Es Dios un rey de lo dramático? Yo tengo dos sugerencias: 1) envíe su opinión del artículo de Galli al fundador y presidente de CT, Billy Graham, y hágale presente lo que debe ser la última degeneración de lo que él empezó, y 2) Ore por Mark Galli, ore por su arrepentimiento.

"La iniquidad del impío me dice al corazón: No hay temor de Dios delante de sus ojos" (Salmo 36:1)

EL ANTI-CRISTIANISMO DE LA PUBLICACIÓN: "EL CRISTIANISMO DE HOY" (CHRISTIANITY TODAY - CT)

Título en inglés: " AntiChristianity Today"

Traducción: José Victor Delgado