ESTE ES UN RESUMEN DE GUERRA


Jul 1 2011

Es imprescindible que toda persona que siga a Jesucristo entienda que estamos en una guerra.  Es una guerra que es espiritual, pero que puede tener consecuencias físicas.  Si usted no está al tanto que está en esa clase de guerra, probablemente ya ha sido tomado cautivo.  Si usted es un pacifista en esta guerra, usted probablemente ya ha sido neutralizado.  Neutralidad es complicidad.  No existe un estado de indecisión mientras que la batalla continúa.  Jesús dijo que aquel que no estaba con Él estaba en contra de Él. (Mateo 12:30).

Por lo tanto, si estamos en guerra, ¿qué clase de guerra es?  Es una guerra por los corazones de la humanidad - y los adversarios son Dios y Satanás. "¿Tom, te parece qué es así? ¿Será posible que Dios no pueda derrotar a Satanás siendo éste un ser creado por el mismo Dios?" No es eso a lo que nos estamos refiriendo.  Sabemos que Dios podría destruir instantáneamente a Satanás en un instante y a cualquier adversario que ha sido creado por Él, si así lo quisiera.  Él ya lo hizo una vez excepto por ocho personas.

La guerra de parte de Dios no consiste en destruir al adversario.  Es una batalla por un trofeo.   Es acerca de ganar los corazones de la humanidad.  "Dame, hijo mío tu corazón" (Proverbios 23:26)

Este es un tema que podemos ver a través de toda la Biblia.  Empezamos con el mandamiento más importante (Mateo 22:37-38).  Nosotros debemos amar a Dios con todo nuestro corazón.  Eso es lo que el cielo y la vida eterna realmente significa.  Aquellos quienes han creído en el evangelio y han entregado sus corazones a Jesús, pasarán toda la eternidad con Él.  Esto es lo que Dios desea, y es la clave, lo esencial,  de la batalla.

Hay personas que dicen que la voluntad propia del hombre no existe, que nosotros no tenemos un libre albedrío, y que Dios ha predestinado todo.  Dios ciertamente sabe todo, pero si Él ha predeterminado todo lo que va a suceder entonces nosotros no estamos realmente dándole nuestros corazones ya que hemos sido programados para hacerlo, o hemos sido programados para no hacerlo.  Si es ese el caso, entonces es Él el que realmente lo está haciendo todo.  La orden o el mandato de amarlo con todo nuestro corazón dependería de que Él mantenga tal mandato o que esté al comando de tal orden.

Tal orden o mandato vendría a ser un farsa.  Y la batalla, bueno, no podría haber tal batalla porque Él lo estaría haciendo todo.  Si Dios ha predestinado todo, entonces, ¿cuál sería el propósito de los versículos de la Escritura que nos exhortan a "pelear la buena batalla," o a "que nos pongamos la armadura de Dios"; o versículos que usan términos como las "armas de nuestra batalla" o versículos como "póngase toda la armadura de Dios para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza" (Efesios 6:13).

Esto suena como si fuera un concilio de guerra.  Satanás ( la palabra significa "adversario") y sus tropas parecen ser los oponentes en esta situación.  Y nosotros no debemos ser ignorantes de sus mecanismos o de sus métodos o de sus engaños o de sus trampas.  Todo esto es parte de una estrategia que el  "padre de mentiras" con su astucia ha diseñado en la guerra en contra de Dios por nuestros corazones.

La gran estrategia de Satanás es la misma que ha usado en la humanidad desde el principio, estrategia que indudablemente la ha expandido a través de los siglos.  "La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer; ¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín?" (Génesis 3:1).

Para empezar, algunas personas tienen problemas con una serpiente que habla.  Lógicamente no pueden tomar eso literalmente ya que nunca han visto a una serpiente hablar o comunicarse con una persona.  Sin embargo, ya que ninguno de nosotros estuvimos allí, no podemos saber realmente si comunicación con animales era una condición normal antes de la caída de la humanidad en el pecado.  La Biblia no nos clarifica acerca de esto.

Sin embargo, para aquellos que continúen protestando y diciendo que tal cosa es absurda, yo me pongo a pensar porqué esta gente no protesta en contra del gobierno y trata de recuperar algún dinero de nuestros impuestos de los millones de dólares que se han invertido en tratar de comunicarse con gorilas, chimpancés y delfines, o tal vez restringirse en sus "conversaciones" con sus propios animales de casa.

Si una persona es un creyente pero tiene problemas en creer que Satanás literalmente habló a través de una serpiente y necesita más respaldo, aquí hay un par de versículos: "Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos  sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo" (2 Corintios 11:3).  Además, Pedro, bajo la inspiración del Espíritu Santo (2 Pedro 2:16), confirma otro incidente en la Escritura en la que un animal, esta vez un burro, literalmente "habló "con voz humana y refrenó la locura del profeta" Balaán.

Para aquellos quienes consideren la historia de la serpiente en el libro de Génesis un mito del Judaísmo y del Cristianismo, aún el estudio superficial de las religiones paganas del mundo nos revelan un énfasis extraordinario en la adoración de la serpiente.  India venera la cobra en su religión del Hinduismo; Escandinavia tiene la Serpiente Migrad; los Griegos tienen el dios Python; los Egipcios tienen Uraeus; los Aztecas tienen su dios salvador que es una serpiente con plumas; los Haitianos adoran a la Gran Serpiente.  Ciertos indígenas americanos tienen una ceremonia en la cual ejecutan la danza de la serpiente, y así existen multitud de otros pueblos que veneran a las serpientes.  Aún la profesión médica ha dado homenaje a un dios Griego llamado Escolapios, quien se supone haber recibido una hierba curadora de la boca de una serpiente.  El juramente Hipocrático original tomado por doctores cuando recibían    sus diplomas empezaba de la siguiente manera: "Yo juro por Apolo el médico, y por Escolapios, y por la salud, y por todos los dioses y diosas curanderos".

En todas de las religiones paganas que ya hemos mencionado y muchas otras, las mismas mentiras que la serpiente le dijo a Eva son aceptadas como verdad.  La serpiente para ellos es un símbolo de sabiduría continua y de vida eterna.  El enfoque en la serpiente de parte de muchas culturas, separadas por tiempo y distancia, culturas que nunca tuvieron contacto entre ellas mismas y que aún así adoran y veneran a las serpientes, es algo extraordinario.  Para aquellos que creen en la Biblia es ciertamente conherente que al que se le llama "el dios de este mundo," (2 Corintios 4:4) sea también llamado "aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero" (Apocalipsis 12:9).

La adoración a la serpiente no es la meta final de Satanás y tampoco es su estrategia principal para engañar al mundo.  Él está decidido a destruir la comunicación entre Dios y Sus seres creados.  Esta estrategia empezó al poner una duda en la mente de Eva: "así que le preguntó a la mujer: ¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín?" Dios le dio una orden a Adán.  Era algo absoluto.  Él le dijo que podría comer de cualquier árbol del jardín excepto uno, y que si comía de tal árbol, él iba a morir.  Era una prueba de obediencia para ver si Eva amaba a Dios.  Jesús dijo en el evangelio de Juan, capítulo 14, que si un hombre ama a Jesús, él va a hacer lo que Jesús diga.  La consecuencia de desobedecer la orden absoluta de Dios es la muerte, la muerte física y la separación de Dios para siempre.

Separación de Dios para siempre es la meta de Satanás y él está decidido en llevar a toda la humanidad a la destrucción junto con él.  Su estrategia para realizar esta obra está bien clara (Génesis 3:1).  Él está dialogando con Eva con el propósito de hacerla dudar acerca de lo que Dios había ordenado.  Empezó con una interrogación muy sutil, probablemente algo que no es muy diferente a lo que está en nuestras mentes muy a menudo, especialmente si nuestra carne no está muy entusiasmada con lo que la Palabra de Dios dice.  A Eva se le dio algo en qué pensar, algo envuelto en un paquete muy seductivo y dado en una manera provocativa por Satanás: tratando de hacerla pensar que Dios había retenido una fruta especial y que no se la iba a dar, y la puso a pensar que tal vez habría algo especial en tal fruta, algo que podría mejorar su situación, o tal vez  algo que podría darle poderes semejantes a Dios mismo.

Esa fue la estrategia del diálogo del adversario.  Pero uno no dialoga acerca de cosas  absolutas.  Cuando eso sucede, algo es añadido o substraído de lo absoluto.  Y esa suma o resta, ya sea de parte de Satanás o de parte del hombre, es un "camino" (una solución, un sendero) que puede lucir atractivo y hasta puede que luzca correcto, pero que inevitablemente lo llevará a uno a la destrucción (Proverbios 14:12).  La estrategia está diseñada para perturbar o para crear un desarreglo en la comunicación con Dios, socavando y debilitando la autoridad de la Palabra de Dios.  En los versículos 2 y 3 de Génesis 3, vemos por la respuesta de Eva que ella parece haber añadido algo más a la orden que Dios había dado: "Dios nos ha dicho: 'No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario morirán.'" Eso no fue parte de la orden que Dios dio a Adán.  Aunque lo que Eva había añadido parece reforzar lo que Dios había ordenado, pero aún así ella no está representando correctamente las palabras que Dios había dicho.  Cuando estamos envuelto en un diálogo acerca de algo que es una verdad absoluta, la meta del adversario es simplemente desviarnos de nuestra posición, en cualquier dirección.  Eso  niega efectivamente las características absolutas o la efectividad de la verdad.  Una vez que nos hayamos desviado de nuestra firme posición, el deslice empieza hasta que termina en destrucción.

Esta táctica que empezó en el Jardín del Edén, ha sido usada a través de la historia para hacer que la gente cambie sus ideas, especialmente las ideas fijas.  Fue usada eficientemente por Marxistas para convertir a millones al comunismo, y es usado extensamente en nuestros días en el proceso de socialización del gobierno, de corporaciones y el sistema educacional.  La intención es el derrumbar las ideas y posiciones absolutas, las ideas tradicionales, y reemplazarlas con un punto de vista más social, basado en encuestas o consensos, o en la forma en que la mayoría de la gente piensa.  Es una estrategia que se usa para manipular a la gente y hacerla conformarse con lo que la mayoría dice que es lo mejor y es antagonista  a los que "no están conformes" como por ejemplo...bueno, como los Cristianos Bíblicos que indudablemente corresponden a tal definición.

Uno puede identificar el rastro de la mentiras de la serpiente de Génesis 3 a través de la historia de la humanidad y encontrarlas en casi todas las religiones, en la psicología, en la educación, en el entretenimiento y es algo que continúa creciendo con gran intensidad.  Es la gran estrategia de Satanás, el tratar de invalidar o nulificar la comunicación de Dios con la humanidad.  En éste proceso están involucrados la duda, la negación y el engaño.  Plantando dudas es el principio del proceso: "la cual (la serpiente) dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho...? Esto es seguido por una negación: "Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis...," la cual es seguida por el engaño: "sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal".  Por supuesto, nosotros podemos añadir aún más para describir las consecuencias para todo aquel quien es seducido por las tácticas del adversario: ilusión, delirios de grandeza, destrucción y finalmente la muerte que es la separación eterna de Dios.

Pedro, en su primera epístola, nos da a nosotros que "luchamos la buena batalla de la fe" nuestras órdenes de combate: "Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo" (1 Pedro 5:8-9).

Tenemos que ser sobrios y vigilantes y mantenernos en guardia para resistir al diablo estando firmes en la fe.  Efesios 6 nos dice que debemos tomar "la espada del Espíritu" (la Palabra de Dios).  Es una posición defensiva "para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza" (Efesios 6:13).

Como hemos visto, el objetivo principal de Satanás es el nulificar el objetivo de Dios, que es la comunicación que Él tiene con la humanidad a través de varios métodos.  Las intenciones del adversario son el atacar, el debilitar, el distorsionar, el erradicar, el manipular, el denigrar y mucho más.  Si él ha llegado a ser eficiente en sus manipulaciones, si él ya ha obtenido varias victorias, entonces, desafortunadamente, él ya nos ha limitado hasta cierto grado nuestro conocimiento de la verdad de Dios.  Si nosotros no sabemos ésta verdad, tampoco podremos saber que es lo proveniente de Dios y que no proviene de Él.  Por ejemplo, si no entendemos los conceptos monetarios, tampoco podremos entender cuando se nos  estafa.  En la misma manera, tenemos que tener una idea clara y sólida de cuáles son las órdenes dadas por Dios.

En una guerra, necesitamos saber cómo discernir si las órdenes que se nos han dado han sido modificadas o corrompidas por el enemigo.  Trágicamente, esa falta de preparación en esta guerra espiritual ha dejado a la iglesia en un estado muy vulnerable en la actualidad.  Nosotros, como portadores de la verdad de Dios, manteniéndonos firmes en la fe,  tenemos que continuar luchando la buena batalla ya que esta guerra se va a intensificar.

________________________________________________________________________