LA FE SE REFUERZA CON EL DESAFIO


May 1 2008

Cuando yo era estudiante en UCLA (Universidad de los Ángeles en California) aproximadamente hace 60 años, leía cuidadosamente todas las publicaciones que podía encontrar escritas por ateos y escépticos en contra de la Biblia y en contra de Cristo ¿Por qué? Porque yo quería saber sus mejores argumentos para así poder refutarlos mejor. Aún ahora, me mantengo al tanto de la forma de pensar de estos individuos.

Yo nunca he tenido la menor duda que cada palabra que está en la Biblia ha sido inspirada por el Espíritu Santo y ni tampoco nunca he dudado de mi salvación desde el día que personalmente recibí a Cristo en un campo de verano antes de empezar mi octavo grado. Aún así, ¿no les parece que era bastante peligroso para un estudiante joven que llevaba solamente cuatro años de haberse convertido el leer los argumentos de aquellos que estaban determinados a destruir la fe cristiana? La respuesta es no. ¿Cómo puede un argumento ser peligroso a aquel que está vestido con la armadura del Señor? ¿Y qué valor tiene tal armadura a no ser que sea en el campo de batalla?

Mi actitud en ese entonces, y todavía lo es en la actualidad, era como la actitud de David, que estaba avergonzado que los ejércitos de Israel temblaran de miedo al enfrentarse a Goliat. Sin ningún titubeo o vacilación él se presentó al frente del gigante con una confianza completa en el Dios que había demostrado ser fiel una y otra vez. (1 Samuel 17). Para David el tamaño del gigante no tenía importancia.

David con toda audacia se dirigió a los soldados miedosos de Israel cuando le dijo: “¿Quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?” (1 Samuel:17:26). Para David tal miedo y tal falta de fe eran inconcebibles. Él no consideraba el enfrentarse a Goliat como una hazaña heroica por la cual él debería ser halagado. El no vencer a Goliat era inconcebible.

David advirtió a Goliat que los Filisteos estaban desafiando al Dios de Israel: “Yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano” (1 Samuel:17:45, 46). Ni tampoco se acercó a Goliat cautelosamente: “David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo. Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra[de las cinco – versículo 40- porque Goliat tenía cuatro hermanos], y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra” (1 Samuel:17:48, 49).

Regresando ahora al tiempo cuando era estudiante en la universidad: ¿cuál era el efecto que tuvo en mí el leer los mejores argumentos que los ateos más famosos de ésa época tenían en contra de Dios? Siendo yo un joven, y en muchos aspectos bastante ingenuo, mientras más leía los lamentables atentados de los ateos en defender su fe (sí, el ateísmo es una fe) más fuerte era mi convicción en que la Biblia era la Palabra infalible de Dios y mi amor por el Señor Jesucristo crecía al mismo tiempo, un amor hacia aquel que compró mi redención.

Tristemente, muchos de los cristianos actuales siguen el ejemplo de los ejércitos de Israel en vez de seguir el ejemplo de David. Temerosos de un desafío de parte de los adversarios de Dios y Su Palabra, se excusan ellos mismos y no quieren participar en pelear “la buena batalla de la fe” (1 Timoteo 6:12) porque “no saben lo suficiente,” o porque no “es su llamado,” etc. Esto no place al Señor. La persona que evita una discusión abierta con escépticos ya sea por timidez o por el temor de ser puestos en ridículo se ha olvidado la exhortación de Pedro: “santificad al Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).

¿Mansedumbre? Sí, en reconocimiento de la realidad que nuestra confianza no está en nuestro propio intelecto y habilidades sino en el Espíritu Santo que nos guía y nos da poder para ayudar a la persona que hace preguntas y ganar a esa persona para Cristo. ¿Reverencia? Sí, porque Dios sabe cada pensamiento nuestro y cada motivo, escucha nuestra cada palabra y es el testigo invisible de cada obra nuestra y nosotros daremos cuenta un día a Cristo como nuestro juez. Nosotros testificamos por nuestro Señor, no dándonos ínfulas de ser muy espirituales y condenando a los que no están salvos, sino como individuos que en Su amor y en Su humildad, tratamos de librar del “lazo del diablo” aquellos que “están cautivos a voluntad de él” (2 Timoteo 2:23-26).

Ningún cristiano es excusado de esta solemne responsabilidad. Además, trabajando en la obra es la única forma de aprender. Yo me acuerdo en tiempos pasados cuando ministraba en los campos universitarios, solía regresar a mi casa arrodillándome y pidiendo ayuda: “Padre, Yo no supe como responder a algunas de las preguntas que me hacían. Señor, por favor, enséñame las respuestas y así estaré preparado para la próxima vez.” El ganar almas para Cristo es la obra más importante que un cristiano puede hacer y aprendemos trabajando en la obra del Señor. El sirviente de Abraham dijo: “el Dios de mi amo Abraham... que a mí me ha guiado...” (Génesis 24:27).

La Ciencia ( que hoy en día está completamente controlada por ateos y que los medios de difusión los reconocen como los únicos voceros científicos), le ha dado a los ateos una gran cantidad de municiones para que usen en contra de la fe en Dios y en contra de Su Palabra (como también lo han hecho la debacle moral de muchos líderes Cristianos) que ellos han tenido desde que yo estaba en la universidad hace 60 años. Además, ateos, escépticos y críticos son hoy en día muchos más numerosos, beligerantes y muy bien organizados en su odio hacia Dios.

Hace algunos años atrás, Madalyn Murray O’Hair era probablemente la única reconocida voz del ateismo en América. Pero sorprendentemente en un tiempo muy breve, esta solitaria ateísta estaba ejerciendo una influencia enorme en las cortes de justicia. En 1963, la Corte Suprema decidió 8-1 a su favor y prohibió la Biblia en las escuelas públicas. En 1964, la revista ‘Life’ la tituló como “la mujer más odiada en América.” En 1965, ella fue la fundadora y presidente de los Ateístas Americanos y también redactora original de la revista titulada ‘American Atheist Magazine (La Revista Ateísta Americana). En la noche de navidades de 1968, la tripulación de la nave espacial ‘Apolo 8’ (los primeros hombres que viajaron alrededor de la luna) leyeron para todos los habitantes de la tierra los diez primeros versículos del libro de Génesis (En el principio creó Dios los cielos y la tierra...etc.), O’Hair amenazó con una demanda y logró la prohibición de la lectura de la Biblia en el espacio. En 1984, ella era la “principal escritora de discursos” del defensor de blasfemias y de la pornografía Larry Flynt, cuando éste lanzó su fracasada campaña presidencial.

En 1995, O’Hair junto con su hijo Jon Garth Murria y su nieta Robin Murria-O’Hair (hija de William Murria, quien se convirtió en Cristiano evangélico) desaparecieron de las oficinas de los Ateístas Americanos. El gerente de la oficina, David R. Waters, había robado el dinero de la organización, asesinó a los tres individuos y los enterró en un remoto rancho en el estado de Texas. En 2003, a la edad de 56, Waters murió en la enfermería de una prisión federal, de cáncer a los pulmones.

Existe una nueva variedad de ateos hoy en día. Sus líderes son científicos inteligentes y profesores universitarios. Estos “Nuevos Ateístas,” como son llamados (o “Iluminados” como se llaman ellos, relegando así al resto de personas que no son como ellos a un nivel inferior), se han organizado globalmente y tienen su propio programa radial y también en televisión, los cuales son muy populares. De estos nuevos ateístas se han destacado cuatro de ellos que se les conoce como los “Cuatro Jinetes” y ellos son Richard Dawkins, Daniel Dennett, Sam Harris y Christopher Hitchens. Estos cuatro individuos están vendiendo millones de copias de sus libros en numerosos idiomas. El Ateísmo es el nuevo tsunami, con más personas deseosas de negar a Cristo y listos para unirse en esta última ola de incredulidad.

El Ateísmo se ha convertido en una gran amenaza para la iglesia. Los nuevos Ateístas tienden a ser articulados y beligerantes. Ellos están agresivamente participando en lo que se llama “el evangelio del Ateísmo,” determinados a eliminar hasta el último vestigio de fe en Dios, que ellos insisten que no solamente es “estúpido” pero sino también “maligno.”

La mayoría de las iglesias tienen muy poco que ofrecer a sus miembros (especialmente a la juventud) para contrarrestar esta corriente arrasadora de incredulidad. Muchos de los argumentos en contra de la evolución de sólo hace algunos años, ya hoy en día no pueden contrarestar esto a la luz de los últimos acontecimientos que se están desarrollando en este campo de discusión.

El ingenioso DVD llamado “El Dios Que No Existe” es solamente un ejemplo de lo que los Nuevos Ateístas están haciendo con bastante éxito en su atentado de destruir la fe en Dios. Esta voz que relata la película por alguien que está atrás de las cámaras, lleva a los espectadores a una enorme escuela Cristiana en el área de Los Ángeles, California. La cámara enfoca en un asiento en particular en la iglesia de la escuela y la voz dice “Allí es cuando yo estaba sentado la primera vez que nací de nuevo.” La cámara enfoca otro asiento y la voz dice, “Allí es cuando yo estaba sentado la segunda vez que nací de nuevo.”

Continuando con su burla, la película procede ingeniosamente, pero deshonestamente, a desacreditar a la Biblia y tergiversar la verdadera fe en Cristo. Después de esto la película emite “el reto blasfémico.” Las palabras de Cristo son escuchadas: “... al que blasfemara contra el Espíritu Santo, no le será perdonado” (Lucas 12:10), entonces los espectadores son retados a mirar directamente a una cámara y con blasfemia inaudita declarar su desprecio, su desdén hacia Dios y hacia Cristo y también declarar que no tienen ningún temor al infierno porque el infierno no existe. Aquellos que compran su copia personal del video que han hecho, reciben una copia gratis del DVD que han estado mirando.

¿Cuál ha sido el resultado? Miles, en su mayoría gente joven, han respondido y el DVD “El Dios que no existe” está propagándose como un incendio sin control.

¿Qué pueden hacer los Cristianos ante esta situación? Debemos tomar este ataque a la verdad muy seriamente y pidamos al Señor que nos ayude para poder rescatar muchas personas engañadas por esta ola de incredulidad. Debemos estudiar la Palabra de Dios diariamente parata tener la certeza que nuestra fe tenga una base bíblica sólida. Entonces podemos aprender como contrarrestar los argumentos de los Ateístas.

Tomando en cuenta la Palabra del Señor en 1 Pedro 3:15, uno va a ser confrontado con numerosas objeciones “científicas.” La teoría de la Evolución y la selección natural han sido las armas principales que Satanás ha usado para desviar a las multitudes. Para responder a la supuesta afirmación que “evolución es una realidad que ha sido probada” simplemente uno puede hacer las siguientes preguntas: 1.) Cada célula viviente es hecha de energía.¿Qué es ésta energía y de dónde proviene? La Ciencia no puede responder a esto. Antes que discutamos si la evolución es verdad o no, debemos saber que es la energía y su origen. No es justo que uno haga pronunciamientos definitivos acerca de evolución sin saber de dónde evoluciona. 2.) La selección natural sólo puede trabajar en las cosas vivientes, pero no puede crear vida. Solamente una célula viviente puede crear una célula viviente, y lo hace replicándose a sí misma.¿De dónde obtuvo vida la primera célula? Cuando la Ciencia pueda explicar la vida y su origen (que hasta ahora no ha podido hacerlo), solamente entonces podremos discutir el proceso de la evolución. Mientras tanto los evolucionistas están tratando de construir un edificio en el aire sin cimientos o sin base alguna.

La ciencia de las matemáticas, sobre la que están basadas las otras ciencias, irrefutablemente rechaza el ateísmo y la evolución. Necesitamos un breve repaso de matemáticos para poder continuar. Por ejemplo, el número a la segunda potencia es expresado como 102. Quiere decir 10 al cuadrado, que es 100. Diez a la cuarta potencia es 104 que no es el doble de 102, en realidad es 100 veces más grande. O sea que 104 significa el número uno con cuatro ceros. Los números “2” y “4” son llamados exponentes. Por lo tanto 108 significa el número uno con ocho ceros. No es el doble de 104 sino 10,000 veces más grande. Este proceso es lo que se llaman el aumentar los números “exponentemente” o usando “exponentes.” Los números rápidamente vienen a ser demasiados grandes para poder comprender. 

Esa es la razón por la cual los números que expresan enormes cantidades deben ser expresados usando exponentes. Es mucho más fácil escribir 1010 (diez a la décima potencia) que escribir el número 10,000,000,000; al mismo tiempo es más fácil escribir el número 1050 (con exponente 50) que añadir 50 ceros al número uno. ¡Imagínense el tratar de multiplicar tales números! Pero si se expresan usando exponentes es mucho más fácil la multiplicación. Uno simplemente suma los exponentes. Por lo tanto el número 103 (1,000) multiplicado por el número 106 (1,000,000) es igual al número 109 (1,000,000,000).

Para poder demostrar como las cosas aumentan exponentemente, supongamos que uno corta por la mitad una hoja de papel, pone la mitad del papel sobre la otra mitad y corta las dos mitades y así sucesivamente por 50 veces. ¿Puede hacerse esto manualmente? Por supuesto que no. El número resultante de hojas de papel puede es expresado matemáticamente como el número 250. ¡Si el papel fuera de grosor normal y si multiplicamos ese grosor por la cantidad 250 la altura resultante de los papeles sería 35,539,770 millas!

Cuando hablamos de la vida, el tratar de imaginarse las matemáticas envueltas en ése proceso viene a ser algo casi imposible de imaginarse.

La ciencia no sabe lo que es la vida y tampoco puede explicar cómo la vida evolucionó del caos como resultado de una explosión que sucedió en el cosmos. “La Selección Natural” tampoco ayuda. No puede crear vida y tampoco puede ayudar a la primera célula viviente para que pueda empezar a funcionar.

La primera célula viviente tiene que haberse producido por pura coincidencia. Pero esto es matemáticamente imposible y nadie puede contradecir a las matemáticas.

Existen aproximadamente 1080 átomos en el cosmos. Si uno supone 1012 interacciones interatómicas por segundo por cada átomo y 1018 segundos (30 billones de años) que sería el doble de lo que los evolucionistas dicen que es la existencia del universo, el resultado sería 10110 (80+12+18) como el número total de posibles interacciones interatómicas en 30 billones de años.

Si cada interacción interatómica produce una molécula única, entonces no pueden haber existido más de 10110 moléculas únicas en el universo. Aproximadamente se necesitan cerca de 1,000 moléculas de proteína compuestas de ciertos amino-ácidos para la forma más primitiva de vida. Para encontrar la secuencia apropiada de 200 amino ácidos, para una relativamente pequeña proteína molecular, se ha calculado que requiere cerca de 10130 intentos. ¡Esto es unas cien billones de billones de veces el total de números de moléculas que han existido en la historia del universo! Ningún proceso al azar puede resultar en ni siquiera una estructura de proteína y mucho menos en producir 1000 proteínas moleculares que se necesita para la forma más simple de vida.

Es por lo tanto totalmente irracional el creer que interacciones químicas al azar pueden formar una serie de proteínas viables. Viendo las enormes posibilidades en contra, es imposible aceptar que un científico, con toda honestidad, pueda aceptar el concepto de que la vida puede formarse al azar.

Recordemos que la más simple estructura física, si uno sigue el proceso de la Selección Natural, tiene que suceder al azar y eso no es posible.

Cuando alguien dice que el ojo, por ejemplo, no puede ocurrir por casualidad, Dawkins responde en un tono ofendido, “¡Bueno, por supuesto que el ojo no puede ocurrir por casualidad! ¡La Selección Natural es lo opuesto a la casualidad!” Pero Dawkins no menciona que la Selección Natural es imposible sin que alguna célula viviente pueda duplicarse a sí misma.

Según el Ateísmo nada existe excepto materia, de donde todas las células vivientes provienen. La mente física no puede originar ideas porque ideas como “justicia” o “verdad” no tienen sustancia material y tampoco ocupan espacio. Muchos científicos rechazan el materialismo. El Ateísmo y la evolución son completamente materialistas. No pueden explicar los más importantes conceptos que hacen que la vida tenga significado. Arthur Eddington hizo hincapié acerca de la diferencia entre las leyes físicas que deben ser obedecidas y las leyes morales que deberían ser obedecidas. Él dijo: Existe algo que nos debe llevar más allá de las leyes de la física y de la química.” La mente, que origina ideas que no son físicas, no puede ser física en naturaleza y por lo tanto no puede evolucionar.

Uno puede rechazar el proceso de evolución sin necesidad de ser un experto. David rechazó la armadura física cuando se enfrentó a Goliat. Sus únicas armas fueron las piedras y la honda, con las cuales él estaba bastante familiarizado, al mismo tiempo que su fe estaba anclada en su único y verdadero Dios. Cuando nosotros seamos desafiados o retados en nuestra propia fe, ya sea por ateístas, por aquellos de religiones falsas o cualesquier otro “gigante,” deberíamos estar concientes que tenemos una arma muy potente que es el reforzar nuestro entendimiento para poder saber porqué creemos lo que creemos.

Mientras que usted camina hacia la batalla por la verdad recuerde que Dios le suplirá todo lo que necesite y su fe crecerá aún más en Él. La iglesia necesita más “Davides” – hombre y mujeres listos para ser usados en defensa de la verdad en contra de los “gigantes” de la incredulidad.

LA FE SE REFUERZA CON EL DESAFIO

Título en inglés: “Faith is Strenghtening by Challege”