LOS ELEGIDOS” – Una Narración Ficticia | thebereancall.org

TBC Staff

En una conferencia no hace mucho tiempo, me pidieron que hiciera una crítica de la serie de televisión “The Chosen” (Los Elegidos). Lo hice, pero antes de comenzar mi crítica, informé a la audiencia que no había visto ni una sola escena de la serie, y mi suposición era que esa revelación haría que un cierto número de personas se molestarían con mis críticas. La respuesta inmediata de aquellos enamorados de la serie sobre la vida de Cristo fue despreciar todo lo que dije, diciendo: "¡Es como aquellos que critican los libros, incluso la Biblia, sin haberlos leído!" Puedo identificarme con eso. He tenido muchas discusiones con algunos que me dicen lo que dice la Biblia sin haberla leído ellos mismos, así que puedo ver por qué mi revisión inicial y su enfoque desanimaron a algunas personas.

Desde mi primera crítica he visto un par de programas, partes de los cuales criticaré. Sin embargo, quiero explicar por qué creo que uno no tiene que ver la serie para poder rechazarla. Al hacer mi crítica, mis explicaciones apelarán a las Escrituras y a la razón y  a la luz, recordando las palabras de Isaías: "Ven ahora, y razonemos juntos, dice Jehová" (Isaías 1:18).

¿Por qué no es necesario ver la serie “Los Elegidos” para poder criticarla, y en qué se diferenciaría eso de criticar una novela sin haberla leído? En primer lugar, una novela se define generalmente como "una narrativa en prosa ficticia de longitud de un libro, que generalmente representa el carácter y la acción con cierto grado de realismo". En otras palabras, es una historia inventada. Sin embargo, debe leerse para ser evaluada.

No es así con “Los Elegidos.” Esta serie promete ser fiel a las enseñanzas de la Biblia, así como una representación fiel de las historias y personajes de la Biblia. La Biblia, sin embargo, se declara inerrante e infalible en todo lo que enseña, así como la autoridad de Dios en todo lo que ordena. Es la Palabra de Dios. Si condena cualquier intento de representar visualmente el contenido y los caracteres de la Biblia (lo que hace), entonces uno no tiene necesidad de ver “Los Elegidos” porque afirma representarlo visualmente, en desobediencia directa a las Escrituras.

Todas las películas bíblicas son traducciones visuales e interpretaciones de las palabras y la narrativa presentada en la Biblia. Si un Cristiano fuera consciente de que la Biblia condena las traducciones visuales y las interpretaciones de las Escrituras, no habría necesidad de evaluar una película o serie de videos basados en la Biblia antes de rechazarlos. Pero, ¿denuncia la Biblia algún intento de traducirlo/interpretarlo a través de un medio visual?

La respuesta es afirmativa. Y lo hace de muchas maneras indiscutibles. Pero antes de señalar las escrituras relacionadas con la denuncia de la Biblia de tales producciones, necesito presentar algunos de los componentes que están involucrados en la producción de hacer una película que deben considerarse al determinar si las "películas bíblicas" pueden ser verdaderamente bíblicas. Estas son cosas que sé y he experimentado mientras estudiaba cine en la escuela de graduación, trabajé para los estudios 20th Century Fox, durante varios años. Luego pasé a hacer una carrera como guionista en Hollywood antes de venir a la salvación y pasar cuatro décadas en el ministerio Cristiano con Dave Hunt.

El proceso funciona de la siguiente manera. Una película comienza con un guión. Es una historia original o una adaptación cinematográfica del trabajo de otra persona (como la Biblia). El guión o guión de la película, además de presentar la historia o la trama, los personajes y el diálogo, consiste en descripciones visuales de lo que está sucediendo en la historia de la película. Por ejemplo, si una escena requiere un vehículo, se necesita una descripción para que el director de arte o el ayudante encuentren el tipo correcto de automóvil para una escena o propósito en particular. Si el guión requiere que el automóvil se estrelle, eso debe describirse en detalle, si el accidente va a ser único y significativo para la historia. Este es solo un ejemplo de la aportación creativa que es necesaria para el proceso de una realización cinematográfica.

Aunque el guionista es el compositor inicial del guión de la película, los cambios en el guión siempre tienen lugar durante la filmación. Tales cambios generalmente son realizados por el director de la película. Las razones de los cambios con respecto al guión original son aparentemente infinitas: los egos de los actores, los recortes presupuestarios, los problemas climáticos, los problemas de ubicación, el ego del productor ejecutivo, la "idea inspiradora" del camarógrafo para filmar una escena, los problemas sindicales, los fracasos de las acrobacias, el ego del director, etc. El autor de la película, en su mayor parte, es el guionista, aunque las contribuciones de interpretación también provienen del director, los actores y una gran cantidad de otros que están involucrados creativamente en el proceso de filmación.

Todo eso y mucho más están involucrados en cada intento de traducir la Biblia misma a una película teatral, para la pantalla grande y/o la televisión. La pregunta, por lo tanto, para cada Cristiano creyente en la Biblia, es esta: ¿Puede la Biblia ser presentada a través del proceso de filmación y mantenerse fiel a lo que la Palabra de Dios dice acerca de Su Palabra?

Bueno, ¿qué dice la Biblia? "Toda palabra de Dios es limpia; el es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso” (Proverbios 30:5-6). Las palabras de Dios son Sus palabras, escritas por los hombres, Sus profetas "… entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:20-21). “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres” (Hechos 17:29).

"Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18-19).

La Biblia es la revelación de Dios a toda la humanidad, y es de Él solamente. "Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo” (Gálatas 1:11-12).

¿Qué pasa entonces con una película "bíblica"? Al igual que con otros proyectos teatrales, tal producción se produce principalmente a través de la interpretación del guionista de lo que se ha escrito en las Escrituras. Agregue a eso las necesidades y cambios de la realización de películas, cosas como una historia y un diálogo relacionado con la trama que obviamente “faltan” en la Biblia, por lo tanto, deben ser complementados por el guionista para crear una producción teatral.

Las descripciones de los personajes son limitadas, en el mejor de los casos, y deben agregarse para que un director de producción seleccione a los actores. Con respecto a eso, ¿cómo se podría representar a Jesucristo como Dios/Hombre sin pecado? Los atributos perfectos y las características justas del Hijo de Dios nunca podrían ser mostrados o manifestados por un actor en la pantalla. Cuando tal idea se incorpora al guión, el resultado final es un Cristo falso, en el mejor de los casos. De hecho, tal intento se ajusta a la definición misma de blasfemia, cuando uno se esfuerza por aplicar características humanas a Jesús que socavan Su carácter divino.

Espero que usted, amigo lector, esté obteniendo la esencia de lo que se está describiendo aquí, que cualquier esfuerzo por traducir la Biblia a un medio visual, por necesidad resultaría en una verdadera distorsión de la Palabra de Dios, por lo que tales intentos son condenados.

Para cualquiera que no entienda lo que quiero decir con llamar a tales esfuerzos "distorsión" como resultado de la entrada del hombre, surge esta pregunta: "¿Qué uno cree realmente acerca de la Biblia?"

¿Entiende uno acerca de lo que es la comunicación directa de Dios con la humanidad? ¿Se da uno cuenta de que la Biblia es totalmente de Él y proviene totalmente de Él? ¿Entiende uno el hecho de que sin Su revelación divina acerca de Sí mismo y Sus seres creados, la humanidad finita y caída se queda con sólo opiniones, conjeturas, especulaciones y cosas por el estilo, acerca de Jesucristo y el evangelio de salvación? Esas supuestas contribuciones de los humanos han llevado a la multitud de religiones modeladas por el hombre, que pretenden dar ideas sobre Dios.

¿Cree uno que la Palabra de Dios "es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). ¿Crees en la exhortación inspirada por el Espíritu Santo del apóstol Pablo a los Tesalonicenses: "Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes” (1 Tesalonicenses 2:13)? ¿Qué piensas acerca de Lucas 4:4, "Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios”. 

El apóstol Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, no se anduvo con rodeos: "Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1:6-9).

Todo creyente en Jesucristo debe llegar a una verdadera creencia bíblica en Su Palabra. Si lo que se le enseña a una persona acerca de Jesús no es fiel a la Persona revelada en las Escrituras, ese personaje es "otro Jesús", un "Cristo falso”, no importa cuán talentoso y atractivo pueda ser el actor (2 Corintios 11:4, Mateo 24: 24). Lo mismo es cierto con respecto a todos los actores que representan personajes bíblicos.

Las películas son quizás las más seductoras de todos los medios de comunicación en todo el mundo. Aprendí como guionista que manipular las emociones de una audiencia era la clave de un éxito de taquilla: hacerlos reír, hacerlos llorar, asustarlos, hacerlos animar, despertar sus pasiones, sus lujurias. En otras palabras, controlar sus emociones. Ese poder de persuasión a través del medio cinematográfico, el cual seduce a los creyentes que normalmente reconocerían que están siendo atrapados por un personaje ficticio de la pantalla. El comentario más a menudo dado por aquellos que disfrutan de la serie de televisión es: "Realmente me gustan muchas de las cualidades humanas mostradas por el Jesús de ‘Los Elegidos’. Es muy fácil relacionarse con él". Otros han dicho cosas similares sobre sus "discípulos" favoritos.

Recuerde, lo que se presenta en la Biblia es totalmente del Espíritu Santo. Es exactamente lo que Dios quiere que sepamos y creamos. Eso es lo que diferencia a los creyentes de las llamadas percepciones espirituales de la humanidad: "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Cualquier cosa que "agregue" a esa verdad, no importa cuán emocional y "espiritualmente" sea manifestada, es condenada por haber corrompido la verdad de Dios.

Me han dicho que lo que yo he escrito y he estado hablando en contra de las películas "bíblicas" (“La hora de las Ovejas” y "La Biblia de acuerdo a Hollywood”) han llegado en un momento en que la industria del cine finalmente está "apoyando el Cristianismo" y, por lo tanto, estoy "hablando en contra de la causa de Cristo".

Aunque eso puede parecer una objeción razonable para muchos, en realidad es una racionalización que descarta lo que inevitablemente ocurre en el proceso de hacer películas de traducir la Biblia visualmente. También demuestra una ignorancia de la cultura de Hollywood, que no es amiga del Cristianismo bíblico. La única motivación de una serie de televisión es la taquilla, en otras palabras “ganancia sucia”. Y como sabemos por las Escrituras, "porque raíz de todos los males es el amor al dinero” (1 Timoteo 6:10). 

Aun así, la serie “Los Elegidos” es condenada por la Biblia, ante todo porque agrega las ideas del hombre (sus creencias, conceptos, puntos de vista, concepciones, imágenes, percepciones, sus religiones y especialmente sus sentimientos, etc.) a lo que sólo Dios ha comunicado. No importa cuán avanzadas estén las adiciones, incluso la contribución más pequeña no sería de Dios, sino del hombre.

Para aquellos que todavía no están viendo el problema con esto, consideremos un programa que hace la afirmación altamente publicitada de que la serie está ayudando a las personas a conocer mejor a Jesús y a reconocer las similitudes con el "Jesús de diferentes religiones". ¿Qué pasa si el Jesús que se nos presenta no es el Jesús bíblico, sino más bien un espíritu que fue producido en el cielo? Supongamos que él era el hermano espiritual de Lucifer, y su nacimiento terrenal no fue por una virgen, sino que se produjo a través de relaciones sexuales con María por su padre dios que reside en un planeta cerca de una estrella llamada Kolob? ¿Qué pasaría si este "Jesús" trabajara para convertirse en un dios tomando a María, su hermana Marta y María Magdalena como esposas, y por lo tanto produciendo los hijos necesarios para que él se convirtiera en un dios? ¿Y la divinidad que este Jesús logró le permitió convertirse en el dios de este mundo, tomando su lugar entre la multitud de dioses que gobiernan sobre muchos otros mundos?

Espero que los lectores estén pensando: "¡Ese no es el Jesús que conozco por la Palabra de Dios!" Sin embargo, es el "Jesús" en el que cree el productor ejecutivo de “Los Elegidos”, Derral Eves, al igual que la mayoría de los productores de otras series, como Ricky Ray Butler y Jeffrey y Neil Harmon. Neil Harmon, como cofundador con su hermano Jeffrey de VidAngel (ahora irónicamente titulado “Angel Studios”, ver Gálatas 1: 8), el distribuidor con sede en Utah de “Los Elegidos”, declaró que él y su hermano Jeffrey son "miembros fieles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Amamos a Jesús y amamos nuestra fe en Cristo".

Si ese fuera el Jesús al que nos presentara la serie “Los Elegidos”, ¿sería eso una preocupación? Como algunos pueden haber conjeturado, el Jesús descrito anteriormente no es el Jesús bíblico, sino más bien el Jesús del Mormonismo, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la fe a la que pertenecen muchos de los productores de la serie. Pero, ¿es ese el Jesús de “Los Elegidos”? Hasta ahora en la serie, las doctrinas fundamentales del Mormonismo no han sido presentadas claramente. ¿Podrían ser presentadas en un futuro cercano? Sí, pero tal vez todavía no.

Sí, porque la audiencia de “Los Elegidos” ha sido condicionada a aceptar lo que sea que el guionista, director y otro personal creativo contribuyan, sin ninguna preocupación aparente por la precisión bíblica. El programa que lanzó la serie, por ejemplo, fue una historia en la que incluyó la muerte del padre de María Magdalena cuando era joven, su violación por un soldado Romano y el fracaso de Nicodemo mientras intentaba exorcizar demonios de ella. Esos detalles no vinieron de las Escrituras, sino de la imaginación de aquellos que contribuyeron al guión. Sin embargo, para el mayor número de espectadores, pocos de los cuales han leído la Biblia, las imágenes que vieron fueron recibidas como si realmente estuvieran en la Biblia.

Me han dicho que las películas bíblicas son grandes motivadores para que la gente empiece a leer la Biblia. ¿Realmente? ¿Qué sucede cuando no puedan encontrar las escenas de la película, como la morbosa historia de María Magdalena? Además, la mayoría de la gente preferiría ver una historia bíblica altamente dramatizada con poca preocupación de que sea ficción, que leer las palabras reales de las Escrituras. "Basada en una historia real" es lo suficientemente pasable, a pesar de que la parte "basada", es una fabricación de la película.

He entrevistado a numerosos creyentes que vieron las llamadas películas bíblicas, y aunque la mayoría de estos Cristianos conocían la Biblia bastante bien, ¡me consternó descubrir que en realidad creían que muchas de las escenas no bíblicas en esas producciones se encontraban en la Biblia! La dificultad para distinguir entre lo que uno puede haber leído en la Biblia y lo que uno vio en la pantalla en una supuesta película bíblica, es uno de los efectos dañinos de presentar el contenido bíblico visualmente. A pesar de eso, ¿por qué un creyente en la Palabra de Dios llenaría su cabeza con cosas que una compañía cinematográfica hace que parezcan bíblicas, pero no lo son?

Mi comentario de "tal vez todavía no" tiene que ver con el continuo intento del Mormonismo de promocionarse como básicamente Cristiano en su teología. Durante años, la organización se ha esforzado por ser aceptada como una denominación Cristiana más. La única manera en que eso pudiera suceder, es que si la Iglesia Mormona ocultara desde el comienzo sus creencias fundamentales, y quitara sus producciones promocionales, con todo tipo de escenas y personajes no bíblicos. Cuanto más se acepten tales corrupciones, más amplia será la puerta para que se introduzcan todas y cada una de las creencias, incluidas las extrañas doctrinas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. También ayuda tener un escritor / director evangélico profesante (Dallas Jenkins) trabajando en “Los Elegidos”. Su entrevista promocional con un apologista Mormón es un ejemplo clásico de ecumenismo ofuscador, lo que significa que hace todo lo posible para enturbiar las aguas entre el Cristianismo bíblico fundamental (que dice creer) y las enseñanzas de culto de José Smith y Brigham Young. Su ecumenismo queda claro en sus propias palabras: "Dije que muchas personas que pertenecen a la Iglesia de los Santos de los Últimos Días y yo amamos al mismo Jesús. Sigo creyéndolo. Eso me ha metido en muchos problemas, pero todavía lo creo".

Cuando Sus discípulos le preguntaron a Jesús acerca de los días justo antes de Su regreso, Él dijo: "Mirad que nadie te engañe" (Mateo 24:4). Esa es una descripción penetrante de los días en que estamos viviendo, un tiempo en el que la "sana doctrina" casi ha desaparecido en todo el Cristianismo (2 Timoteo 4: 3). La sana doctrina es el consejo pleno y absoluto de lo que Dios, ha comunicado en Su Palabra. Cualquier cosa añadida a eso por el hombre en su intento de mostrar visualmente la palabra de Dios es una falsificación, un engaño ficticio.

Como mencioné al principio de este artículo, no hay necesidad de ver ningún episodio de Los Elegidos para decidir si son o no apoyados por la Palabra de Dios. Todo lo que un Cristiano creyente en la Biblia tiene que escuchar es que la serie de televisión intenta representar las historias y los personajes que se encuentran en las Escrituras; eso inevitablemente resulta en agregar todo tipo de contenido a la Biblia, cuyo acción está claramente condenada.

Para aquellos que, sin embargo, están enamorados de “Los Elegidos”, pero afirman que conocen y aman las Escrituras, la serie de televisión “Los Elegidos”, comienza con una información historial sobre María Magdalena que no se encuentra en ninguna parte de la Biblia, como se señaló, sino que se produce a partir de la imaginación de toda la gente creativa del cine, desde los guionistas hasta el director, y en la línea de producción. ¿Qué hay entonces de las adiciones al episodio final de la segunda temporada (aunque se encuentran ejemplos a lo largo de toda la serie)? Se nos muestra que los discípulos están a cargo de producir los sermones de Jesús (por ejemplo, control de multitudes, distribución de volantes para sus eventos, instalación de un escenario completo con cortinas para su presentación del Sermón de la Montaña). ¿Nos dicen las Escrituras que el vestuario de Jesús para su aparición en el escenario fue decidido por cuatro mujeres? ¿Y que acerca de Jesús, junto con su madre, añoraba a su padrastro José, antes de su predicación en el Monte... o en cualquier otro lugar de las Escrituras? ¿Fue Mateo, como se ve a lo largo de la serie, el asesor continuo del guión con respecto al contenido de los sermones y las enseñanzas de Jesús? ¿Tuvo Jesús ansiosamente que ensayar su predicación antes de entregar sus enseñanzas a la multitud? Todas esas cosas se encuentran en “Los Elegidos”. No solo, no se encuentran en la Palabra de Dios, sino que su inclusión equivale a blasfemia, es decir, una flagrante caracterización errónea de Dios manifestada en la carne.

Aquellos que se sienten atraídos por el Jesús de la serie “Los Elegidos”, han sido seducidos para creer en un personaje que no es el Dios / Hombre perfecto presentado en la Palabra de Dios, sino más bien un Cristo falso, hecho por el hombre, cuyo ministerio tuvo que ser habilitado a través del aporte de sus discípulos. Ese no es el Jesucristo de la Palabra inerrante, infalible y suficiente de Dios.

Aquellos que dicen creer en las Escrituras, pero se sienten atraídos por Los Elegidos, necesitan escuchar la advertencia de largo alcance de la Biblia: “Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes” (Mateo 24:24-25).

(Para obtener más información sobre los problemas con la traducción visual de la Biblia, recomendamos “La Hora de las Ovejas” y “La Biblia de Acuerdo a Hollywood”. Para materiales relacionados con el culto al Mormonismo, recomendamos “Los Fabricantes de Dios” y “Ficción Mormona” [Artículo publicado en Agosto de 2003]. Más importante aún, recomendamos encarecidamente leer el Salmo 119:1-176).

TBC

Enter Text Here