Recordando a Ruth Hunt | thebereancall.org

TBC Staff

Es difícil poner en palabras el amor y la admiración que TBC siente por Ruth Hunt, esposa de Dave durante más de 60 años. Ella tenía una gracia y una fortaleza de carácter rara vez vista en estos días.  Ruth comprendía lo que significaba ser la ayuda " idónea" (o conveniente) para su esposo (Génesis 2:18): “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él).  Y a menudo fue invitada a hablar a grupos de mujeres acerca de de cómo ser una mujer piadosa. Ruth no era solamente una mujer que sabía lo que eso significaba, sino que lo vivía día a día. Su amor y su admiración por Dave era evidente para todos, y sin embargo ella tenía su propia mentalidad y sus propias fortalezas que iban mucho más allá de sus características de esposa.  Ruth fue una escritora de mucho talento por derecho propio, y ​​ese talento contribuyó a su habilidad para ayudar a Dave a editar y pulir muchos de sus libros.  Dave siempre decía: "Ruth es mi primera editora".  Ella también fue una colaboradora generosa para con mujeres de todas partes e hizo amistades duraderas dondequiera que sus viajes la llevaron.  Ella tenía la habilidad para ver lo que yacía bajo la superficie y por lo tanto era una persona excelente a quien recurrir para obtener asesoramiento sobre prácticamente cualquier tema. Tenía tal discernimiento que uno nunca trataría de dejarla ignorante de algo que estuviese ocurriendo. Ella lo hubiese descubierto de inmediato!

Nosotros en “The Berean Call” (TBC) (“El Llamado de Berea”) queremos expresar de una manera personal nuestros propios recuerdos acerca de Ruth.  Lo que sigue son algunos comentarios de los miembros del personal sobre por qué van aextrañar a esta increíble y talentosa mujer que fue nuestra amiga querida.

Barb: Como editora de Dave, tuve que tener mucha interacción tanto con Dave como con Ruth a lo largo de los años.Ruth y yo revisaríamos juntas lo que Dave había escrito después de que ella lo hubiese editado y discutiríamos estas cosas desde todos los ángulos. Trabajamos bien juntas.  Siempre amable, a menudo estaba dispuesta a cambiar su punto de vista sobre sutilezas editoriales si podía convencerla de que valía la pena, y había otros puntos sobre los cuales yo sabía que era mejor no discutir!

Así como tenía un porte real, en lo interior tenía un corazón tierno y honesto. Cuando yo era muy nueva en TBC y mi trabajo principal era ingresar nombres en una base de datos, Ruth entró un día y me preguntó si yo ya había devuelto su libro a la oficina. El libro en cuestión era “Un Gorrión sobre el Tejado”, que ahora se llama “Nuestro Pronto Auxilio”. En ese momento, el libro estaba agotado, no se estaba volviendo a imprimir, y ella no quería perder su última copia.  Yo le dije que la había oído hablar acerca del libro con algunas de las mujeres, pero que yo nunca lo había leído.  Ella, con amabilidad insistió en que ella misma me lo había dado, en mis propias manos, “justamente aquí cerca del lavadero" de nuestra pequeña cocina de la oficina. Yo seguí insistiendo en que yo no había visto el libro, aunque si recordaba haberle hecho algunas preguntas acerca del libro justamente en ese sitio, y ella se sintió algo frustrada. Yo, por supuesto, me sentí terriblemente mal, preguntándome si no habría tomado el libro de sus manos de manera distraída y habérmelo llevado a casa y haberlo olvidado.  No parecía probable, pero era posible!

Una semana más tarde, Dave y Ruth nos bendijeron con su presencia en nuestra reunión de oración de la mañana. Cuando Tom McMahon preguntó si había alguna petición de oración o si había que reportar y dar gracias por alguna bendición recibida, Ruth se puso de pie y dijo: "Primero hay algo que quiero decir!" A continuación, se acercó adonde yo estaba sentada y se puso de rodillas, diciendo: "Yo le debo una disculpa a esta señorita! Yo la acusé de algo de lo que ella era inocente. Barb, por favor, perdóname!”, al mismo tiempo que me besó la mano! Yo me quedé asombrada y conmovida por su dulce humildad. (Resultó que ella le había prestado el libro a una vecina, que de manera inesperada se lo devolvió una noche).  Muchas veces a lo largo de los años nos hemos reído de esto.

La gentileza de Ruth y Dave para con mi hija Christie y conmigo ha sido incomparable a lo largo de algunos añosmuy difíciles por los que atravesamos. Fueron muchos los viernes  que pasamos con los Hunt, invitadas a cenar y luego agasajadas con té y pastelitos servidos en una preciosa bandeja de plata, mientras veíamos alguna película de clásicos de la BBC - siendo la mayoría de ellas obras de Charles Dickens. A veces Dave se retiraba, para subir a trabajar en sus libros, mientras nosotras "las chicas" sosteníamos charlas maravillosas en su acogedora sala de estar.

Yo veía a Ruth como alguien a quien nunca podría compararme, pero cómo me hubiese gustado que eso fuera posible!  Tal bondad (como se puede leer en algunos de los siguientes comentarios del personales difícil de encontrar, especialmente cuando se trata de alguien que estaba tan ocupada haciendo muchas otras cosasimportantes!

Cuando se mudó al sur de California después de la muerte de Dave, estuvo viviendo con su hijo Jon y su esposa,Missy y sus nietos.  El resto de su familia vivía cerca, y por lo tanto estaba en el mejor de los lugares. Christie y yo nos habíamos mudado a Santa Ana dos años antes de esto, por lo que ella estaba a sólo hora y media de mi casaFuimos a visitarla casi una vez por semana durante el tiempo que permaneció allí.  Tuvimos el honor de verla una vez más antes de ser liberada del "ese cuerpo de muerte" que había trabajado tan incansable y desinteresadamentedurante tanto tiempo, y poder decirle una vez más que la amábamos y por última vez darle un beso de despedida en esa frente dulce.  Su partida de este mundo ha dejado un enorme vacío en mi corazón, pero sé que nos volveremos a ver otra vez!

Sally: Ruth demostró tanta atención y preocupación por los demásElla siempre estaba pendiente de quienes pudieran estarse sintiendo solos en medio de una multitud para derramar toda su atención sobre ellos hasta estar segura de que se sentían amados. He aprendido tanto del amor de Dios sólo con observar a Ruth en acción.  Durantelos muchos meses que Dave pasó en el hogar de ancianos, no era raro ver a Ruth ayudando no sólo de Dave, sino también a otros residentes. Mi marido y yo fuimos bendecidos al haber podido pasar muchas horas con Dave y Ruthdurante esos mesesLa gracia de Ruth, que era simplemente un reflejo de la gracia de su Salvador siempre fueevidente.

Algo que voy a extrañar enormemente es ver aparecer a Ruth por la esquina de mi área de trabajo y escucharla decir: "Ahí está, trabajando duro!" Por lo general yo daría un brinco, le daría un abrazo y un besoy la ayudaría a descargar lo que fuese que venía trayendo. Siempre le ofrecía una taza de café y, después de que ella ya había completado "los asuntos que la habían traído a la oficina", nos sentábamos juntas a charlar por unos minutos.  Ella nunca se quedaba mucho tiempo porque tenía que regresar donde Dave, pero atesoro esos momentos.

Nunca olvidaré el día que Dave falleció. Ruth nos llamó con la noticia en cuestión de minutos, pero me aseguró que ella no necesitaba que fuese a verla, ella quería recoger todas las pertenencias de Dave de su habitación en el hogar de ancianos y luego se iría a casa, haría algunas llamadas y trataría de descansar. Me di cuenta por el tono firme de su voz que esto era algo que ella quería hacer por su cuenta. Proseguí con mi trabajo y temprano esa tardeescuchésus pasos familiares girando hacia mi esquina.  Di un salto para saludarla y ella prácticamente se derritió en mis brazos. Ella pasó el resto de la tarde con nosotros, su familia en TBC, mientras derramábamos lágrimas, compartimos abrazos, y nos regocijamos en la maravilla de que Dave ya estaba con el Señor!

Tengo una cantidad de pequeños dulces tesoros que Ruth me trajo de regalo de los viajes que hicieron en los  últimos años – unas toallas hermosas de Brasil, un marcador de libros en delicado punto crochet traído de Francia, un precioso plato de porcelana de Hong Kong, un encantador libro de cocina de Inglaterra - pero mis tesoros más valiosos son anotaciones en mi Biblia que indican alguna joya especial que Ruth compartió conmigo. Hay una nota, en particular, que se encuentra en 1 Pedro 3:15 “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”, muchos de nosotros conocemos bien esa porción debido a la exhortación de “estad siempre preparados … ante todo el que os demande…“, pero la exhortación de  Ruth estaba relacionada con las palabras iniciales: "Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones" Ruth planteó una pregunta que sigue animándome en mi caminar, "¿Es mi corazón un lugar en el que Dios pueda habitar cómodamente?" Gracias, Señor, por el regalo de una amiga, como Ruth!

TomEn los primeros años de trabajar con Dave en varios proyectos, incluyendo la “Seducción de la Cristiandad, yoestaba viviendo en Oxnard, CA, y él, Ruth y su hijo Jon residían en Northridge, cerca de la Universidad EstatalNorthridge de California, donde Jon estaba estudiando.  Ellos vivían en una casa modesta de 3 habitaciones que venía a estar a una distancia de 100 millas (casi 161 kilómetros) de ida y vuelta a mi casa.  La oficina de Daveocupaba una de las habitaciones y Jon y sus padres ocupaban las otras dos habitaciones.

Con el fin de reducir mis gastos de viaje (dada mi “frugalidad”, como la llaman algunos), yo me quedaba en casa de ellos una par de noches a la semana. Para darles una idea de la bondad de Ruth, especialmente tratándose de un ama de casa meticulosa, consideren el hecho de que yo dormía en el sofá, sin mencionar que durante mi estancia era además un invitado a la mesa para todas las comidas del día. Si eso suena algo inconveniente para mis anfitriones, piensen en el hecho de que esta situación se prolongó durante una década, justo hasta que Dave y Ruth se mudaron a Bend, Oregon. No hay nadie que yo haya conocido nunca que haya demostrado mejor que Ruth el maravilloso don de la hospitalidad.

Mark V: Hace unos pocos años, me dirigía a la casa de los Hunt. Era un día muy caluroso. Dave tenía una oficina con grandes ventanales con vista al jardín del frente de la casa y a un pequeño lago. Al acercarme a la casa, podía verlo escribiendo frente a su omputadora.  El solía ​​pasar todo el día y bien avanzada la noche trabajando en un libro o el boletín de noticias.

Cuando me aparqué frente a la casa, ahí estaba Ruth arrancando brotes de álamo americano de hoja dentada de su jardincito. Con la frente perlada de sudor y una sonrisa en el rostro, Ruth trabajaba incansablemente para mantener las cosas de la mejor manera posible en su casa.  Ella era una maravillosa anfitrionauna ayuda para los demás, y por sobre todo la "otra mitad" de Dave en su ministerio.

Ruth me llamó hace un par de semanas desde el sur de California. Me pregunté si ella estaría llamando para decir su último "adiós".  Su pregunta: "Mark, ¿crees que ya sea hora de apagar los aspersores de nuestra casa (en Bend) por el invierno?"  Siempre de naturaleza práctica, Ruth fue una maravillosa presencia aquí en TBC. Las golosinas que traía a la oficina, las tarjetas amables y cartas, y ayuda para aquellos que estaban enfermos o en necesidad  – todo eso formaba parte de su arsenal. Todos echamos mucho de menos a Ruth y a Dave.

JaneDespués de 22 años, podría decir mucho. Pero, sobre todo, echo de menos las visitas de Ruth a la oficina yque ella siempre me llamara por el nombre con que me llamaba mi madre: "Janie", y entonces yo le diría "Ruthie", y nos daríamos un abrazo.
Yo extraño que siempre estuviera pendiente de nosotros, siempre dispuesta a orar por cualquier cosa o cualquier carga que tuviésemos en ese momento, siempre dando abrazos y derramando lágrimas por nuestros pesares. Ella erael más maravilloso ejemplo de mujer piadosa que yo haya conocidoy podías preguntarle lo que fuera que ella se detenía a pensar acerca de ello y te daría una respuesta piadosa.  Ella siempre estaba contenta de permanecer en un segundo plano, lo que me hacia darme cuenta de que era una verdadera sierva de Dios!  Que podamos seguir su ejemploTe echo de menos, mi querida Ruthie!
Glenda: Ruth amaba al Señor con todo su corazón. Ella era una esposa y madre fiel.  Ella utilizó su fuerza física para demostrar a sus hermanos y hermanas en la fe que ella los amaba y se interesaba por ellos. Era un sierva con un corazón de sierva para con todos.
Al ser la dama que era, le gustaba agradecer cualquier gesto amable que ella y Dave hubiesen recibido, mediante una hermosa tarjeta o carta escrita a mano en un bonito papel.  Ruth recordaba a los miembros del personal con toda fidelidad en las fechas de cumpleaños, bodas, nacimiento de bebés, y eventos especiales de tantas maneras. Ella dio generosamente de su tiempo y consideración para edificarnos, y animar, y fortalecer al cuerpo de Cristo en su conjunto.
Ed: Siempre aprecié a Ruth por alentarnos. Ella nunca dejó de darnos las gracias por nuestro servicio en el ministerio.  Recuerdo más de una ocasión cuando ella venía y siempre se detenía para darme las gracias por "mi fidelidad", y puede que hubiese sido justo en un tiempo cuando yo no pensaba que estuviese siendo la persona másfiel en el ministerio.
Kay: Siempre me gustó la forma en que Ruth no sólo apoyó a Dave en su ministerio, sino también a nosotros.   Ellavenía a la oficina con frecuenciapor lo general con alguna tarea del ministerio, pero ella siempre se daba el tiempopara caminar por la oficina y saludar a todo el mundoCuando ella preguntaba cómo iban las cosasyo sabía que ella realmente quería saber.
Max, el Collie de la frontera: Aunque podía darme cuenta de que realmente no era una amante de los perros,siempre fue amistosa conmigo y me acarició.

Renee:  A veces hay personas que ocupan un lugar en tu vida y aunque no las conozcas bien, pero solo de verlas de lejos, te das cuenta del gran efecto que sus vidas han tenido en la tuya.  Eso ocurrió en mi vida con Ruth.  Yo no llegué a conocerla realmente de una manera demasiado personal, pero ella cambió mi vida para siempre, como lo hizo con Dave.  El tremendo testimonio de su amor absoluto por Dave hasta el final, no solo a través de días buenos, sino también de días muy difíciles.  Cada día durante los años de decadencia de Dave, ella estuvo allí para ministrar sus necesidades, haciendo caso omiso de sus propios problemas y molestias de salud. A menudo se refería a su amado esposo y al privilegio que era cuidar de él.  Ruth nos ministró a cada uno de nosotros de una manera que es difícil de expresar en palabras. Su ausencia se siente profundamente.

Felipe: Yo era entonces muy joven, probablemente tendría alrededor de 7 u 8 años. Había una fiesta de cumpleaños en el barrio de los Hunt. No me acuerdo exactamente que quien era la fiesta.  De todos modos, todos nosotros los chicos, teníamos que hacer una pequeña carrera de relevos (para ganar un premio). Uno de los retos era montar en bicicleta hasta  la casa de los Hunt y recitarle un versículo a la señora Hunt y luego regresar en la bici hasta la línea de la "meta". Creo que estábamos siendo cronometrados - yendo de uno en uno.  Bueno, mi versículo de la Biblia era "Jesús lloró"! Así que pedaleé en mi bicicleta hasta su casa, y yo realmente no me daba cuenta de lo tonto que era hasta que la señora Hunt abrió la puerta y yo dije rápidamente: "Jesús lloró". La señora Hunt simplemente se rió un poco y dijo: "Oh vaya…! "

Mi último recuerdo de ella es que le regalo $50 a mi novia Lizzie.  Fue tan generoso y dulce de su parte. Ella nunca ni siquiera había conocido a Lizziepero quería bendecir a mi futura esposa con un regalo. Eso sólo demostraba su precioso corazón.

GaryUno de mis recuerdos favoritos sobre Ruth es cuando ella vino a grabar la versión en audio de su libro “East Wind” (Viento del Este)Había varias palabras en ruso que tuvo que leer, y en determinado momento me detuve y le cuestioné su pronunciación. Ella se  me quedó mirando por un momento, y luego preguntó: "¿ sabes ruso?"

"No", contesté bromeando, "pero conozco a algunosrusos".

"Entonces deberías quedarte tranquilo!", respondió ella, volviendo a sulectura.

Ese era eltipo de amistadque siempre hemostenido. Ella podía hacer una crítica pero también sabía aceptarla. La vamos a extrañar.

PriscillaYo no llegué a conocer a Ruth muy bien, pero me hubiese gustado haber pasado más tiempo con ella y haber podido aprender de ella. Una cosa que me tocó el corazón fue que cuando Ruth se enteró de que estabasaliendo de la casa de mis padres, ella se ofreció a darme todos sus aparatos de cocina, que ella ya no usaba. Penséque era muy dulce y muy amable de su parte!

Mark DComo su esposo no habría dudado en testificar, Ruth Hunt fue un modelo fiel de feminidad bíblica en su papel esencial, como ayuda “idónea” número uno para Dave.  No sólo su amor mutuo y fidelidad fue un modelo constante para el personal, sino que el afecto genuino de Ruth por su marido y su afirmación era tan constante como lo era la de él por ella. Una prueba de la total ausencia de egoísmo de ambos permanece viva en las páginas dela dedicatoria de los escritos publicados por ambosAdemás de esto, Ruth se ocupaba de preguntar con frecuenciasobre las necesidades y el bienestar del personal y sus familias, recordando a menudo hasta los detalles más pequeños de peticiones de oraciónRuth fue también una escritorverdaderamente dotada por derecho propio, una anfitriona encantadoray una bendición para todos los que la conocían. Que una nueva generación de hijas, esposas y madres continúen siendo impactadas por su ejemplo de modestia llena del Espíritu Santotemplada reserva, fuerzatranquilay amor por nuestro Salvador.

Add This