UNA DIRECCIÓN CRUCIAL PARA LOS LÍDERES SEGUNDA PARTE | thebereancall.org

T.A. McMahon

En la primera parte, una serie de factores se tomaron en cuenta y fueron dirigidos a aquellos quienes están en el liderazgo refiriéndose a la alimentación espiritual de las ovejas que han sido puestas bajo su cuidado. Al igual que al apóstol Pedro, estos líderes son exhortados por Jesús a demostrar su amor por Él, alimentando a Sus ovejas.  

La parte crucial de la alimentación espiritual de los creyentes en Cristo es su relación personal con Él.  Los primeros tres capítulos del Apocalipsis contienen la dirección e instrucción de nuestro Señor a las iglesias. Su primera advertencia fue dirigida a los creyentes en Éfeso con respecto a su relación personal con Él. Esa congregación estaba haciendo muchas buenas obras, pero había un problema grave que Jesús les mencionó. La iglesia de Éfeso había "dejado su primer amor" — es decir, a Jesús mismo (Apocalipsis 2:4). Parece ser que en su afán de promover buenas obras, en lugar de alimentar las ovejas como habían sido instruidos, Jesús había quedado en segundo plano. 

Las consecuencias, si esa situación continuara, no era un buen augurio paralos Efesios. Jesús declaró: "Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieses arrepentido" (Apocalipsis 2:5).   

El Cristianismo bíblico se separa de todas las religiones de muchas maneras, pero dos cosas especialmente se destacan para mí como un ex Católico Romano. En primer lugar el Cristianismo bíblico rechaza la salvación a través de obras,  que es la base de todas las "religiones". En segundo lugar, el Cristianismo bíblico no es una religión, sino una relación. Enseña que el creyente en Cristo es traído a una relación personal, íntima con Dios a través de Jesús, que es Dios en la carne.

Mi vida como Católico fue edificada en “salvación por obras” (siendo salvo por mis propios esfuerzos), lo cual, desde el punto de vista práctico la iglesia me separaba de Cristo, o era separado por Roma misma, que afirma ser el mediador entre Dios y la humanidad y que opera a través de los sacerdotes, sacramentos, rituales y santos canonizados, especialmente María, la "mediadora de todas las gracias".  ¡Lo más cercano que yo tuve a una relación personal con la divinidad, fue a través de María!  Ella fue la que ocupó el primer lugar en mi práctica del Catolicismo, incluso hasta el punto de poner a un lado al hijo bíblico de María.

En la escuela ocupé el cargo de Prefecto de la Fraternidad de la Santísima Virgen María, que tuvo como objetivo el "fomentar en sus miembros una ardiente devoción, reverencia y amor filial a la Santísima Virgen María.” Hoy en día se nos dice por los Católicos Apologistas, que el Catolicismo no adora ni han adorado a María.  Eso no es cierto, a pesar que insisten que ella solo es reverenciada (“hyper-dulia”), lo cual según ellos, la coloca por encima de la reverencia que se otorga a los santos (dulia) y por debajo de la adoración a Dios (latría). En mi experiencia personal yo recuerdo que nunca hubo ninguna restricción ni reserva en nuestro honor a María. La mayoría de nosotros la consideraba como nuestra co-redentora junto con Jesús. Nos enseñaron que ¡teníamos que pasar por la madre de Jesús (también referida con la blasfemia de ser "la madre de Dios") porque Él haría todo lo que Su madre quería! Eso es una creencia falsa y mi supuesta “relación divina” era también una relación falsa. 

Hace poco hice una grabación de audio sobre un artículo escrito por Dave Hunt en 1988, en el que destacó la importancia de una relación personal con Jesús. Él escribió, "el Cristianismo es único debido a la singularidad de Cristo nuestro Señor. Sólo Él es Dios y hombre. Sólo Él podía por su propia muerte pagar la penalidad por los pecados del mundo y así satisfacer plenamente las exigencias de la justicia divina. Y a diferencia de Buda o de Mahoma o de otros líderes religiosos, cuyos sepulcros contienen sus restos deteriorados, el sepulcro de Jesús está vacío lo cual es algo único. Sólo Él conquistó la muerte y prometió a sus discípulos: ‘Porque yo vivo, vosotros también viviréis’ (Juan 14:19). Todo lo que tenemos es en Él y en Él solamente y por lo tanto todo depende totalmente en nuestra relación con Él... Y es esa relación personal que cada Cristiano tiene, y debe tener, con el Señor para ser un Cristiano, y eso es lo que constituye la singularidad más maravillosa del Cristianismo".

Así que pastores, cuando “alimenten” a sus ovejas el alimento espiritual esencial, que es Jesús, ¿les están nutriendo para tener una relación personal con Él? ¿Son las buenas obras en su congregación, los programas, los servicios, el tratar de enrolar a más personas y actos similares, causando que el enfoque en sus ovejas se deslice aparte de la persona de Jesucristo? El libro de Hebreos nos da una advertencia: "Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (2:1). ¿Y que hemos oído? Escuchemos las palabras de Jesucristo: "Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.  Si guardaréis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:9-10).  El desviarse de estas palabras tiene serias consecuencias.  Recordemos las palabras de Jesús que citamos al principio de este artículo de Apocalipsis 2:5.   Si nos desviamos de nuestra relación personal con Jesús, ya sea en forma individual o colectivamente como iglesia, por lo que supuestamente pueda que sea una buena obra, esa persona o iglesia eventualmente dejará de reflejar la luz y el verdadero amor de Cristo. Se quitará su "candelero.” Además, el poder habilitante de Cristo también se perderá a obras de carne, no importa lo bueno que esas obras aparentan ser. 

Consideremos sólo el poder de Cristo. Ha habido enormes abusos por hombres en relación con el poder de Dios dentro del Cristianismo, de parte de aquellos quienes profesan ministerios de sanidad, prosperidad, señales y maravillas, lo que constituye el “Poder Evangélico” de C. Peter Wagner y John Wimber. Pero seamos realistas: Si el poder de Cristo no está involucrado en lo que estamos haciendo para Él, entonces es simplemente una obra de la carne — y la Escritura nos dice que "la carne para nada aprovecha" (Juan 6:63). Lo principal es que el estar habilitado para hacer lo que a Él le agrada, hacer lo que Su Palabra nos instruye a hacer, está relacionado a nuestro caminar con Él, es decir, nuestra relación personal con Él.

La Escritura afirma que Dios nos hará completos: “os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable, delante de él por Jesucristo” (Hebreos 13:21). Podemos saber y experimentar "el poder de Cristo" que habilitó al apóstol Pablo (2 Corintios 12:9-10).La Biblia también nos dice que cuando Pablo fue abandonado por sus compañeros en su primera defensa, "el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas…” (2 Timoteo 4:17).  

Si hay cualquier otro versículo que revela una relación personal con Jesús podríamos citar el libro de los Hechos 23:11 ¿Recuerden lo que sucedió cuando Pablo fue encarcelado después de casi ser "despedazado" por los líderes religiosos en Jerusalén? “A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: “Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma”. Me encantan los versículos que nos dicen que Jesús nunca nos dejará ni nos desamparará, ya que son tremendamente alentadores, pero para saber y tener confianza que Jesús estará junto a mí en una situación terriblemente difícil, el Señor inclusive podría decirme: "Alégrate, Tom, yo estoy contigo” o algo similar, y eso es el epítome de la relación personal, envuelto en una gracia sublime.   

No sólo está Jesús allí para "cubrirnos", sino también está para nuestra protección espiritual. Me gustaría sugerir un “alimento” en particular para sus ovejas, que es crucial, dado los tiempos difíciles en que vivimos. ¿y qué es? ¡Profecía! Para mí, es muy importante la profecía — y quizás de una manera que tal vez no haya sido considerada.  Una de las cosas que me encanta de la profecía, además de ser la mejor herramienta apologética para probar que la Biblia es la revelación sobrenatural de Dios de sí mismo a la humanidad, es el hecho de que es como un "presagio", alertando a los creyentes a lo que se llevará a cabo en el futuro. Dios nos permite conocer lo que sucede en el mundo y en la iglesia para que podamos prevenir y evitar las graves consecuencias de las condiciones que se producirán antes que el Señor regrese.  

La profecía es una parte muy importante del plan de protección espiritual de Dios para Sus ovejas que permanecen en Su palabra. Puedo subrayar la  "protección espiritual", porque la profecía también tiene distorsiones en su historia espiritual dentro del Cristianismo. Por ejemplo, durante la década de 1800 una de las primeras versiones del Adventismo del Séptimo Día declaró que Jesús regresaría a la tierra en 1844 para purgar al mundo de sus pecados. Ellen G. White fue la profetiza falsa. Charles Taze Russell era parte de los Adventistas hasta que los abandonó para iniciar su propio culto, conocido como la Sociedad Atalaya (Watchtower), los Testigos de Jehová, que son famosos por sus profecías falsas. Una de sus profecías más extrañas implicó la compra de un vehículo Cadillac de 16 cilindros y una mansión de 10 habitaciones en San Diego en la década de 1930 para dar credibilidad a su supuesta profecía de que los patriarcas de Israel pronto iban a llegar y comenzar a gobernar en la tierra. 

El Mormonismo no está tan involucrado en las profecías, pero tuvo un par de profetas que tuvo cierta rivalidad con los Testigos de Jehová.  José Smith, uno de los profetas, declaró que la luna estaba habitada por personas que estaban vestidas como Quakers, y Brigham Young, otro profeta,  dijo que el sol también estaba habitado por personas (Diariode discursos). También se profetizó que Brigham Young sería presidente de los Estados Unidos.

Recientemente hemos visto personas que han profetizado fechas en las cuales el mundo iba a tener su fin y así han destruido las vidas financieras, de aquellos quienes han vendido sus casas o que se han escapado a las montañas para escapar el desastre de Armagedón. Los ejemplos más recientes han venido de los vendedores de alarmismo, como World Net Dailyy el espectáculo de Jim Bakker, cuyos alimentos de supervivencia y mercancías fueron vendidos agresivamente con la supuesta razón que tales productos iban a ser suficientes o esenciales para los que quisieran escapar la Gran Tribulación, que se supone debería haber empezado con la convergencia de la maldición de los Shemitah y las lunas de sangre en el año 2015 (hechos que pasaron sin causar ninguna alarma).  

Sí, habrá acontecimientos físicos que se llevarán a cabo según la profecía. Pero no hay instrucciones en las Escrituras que digan a los creyentes cómo sobrevivir físicamente si ocurriera algunos de estos eventos durante los últimos días como por ejemplo,  "tiempos peligrosos" (2 Timoteo 3:1),"guerras y rumores de guerras", "reino contra reino", "hambrunas, pestilencias y terremotos", acontecimientos que tomarían lugar antes del rapto (Mateo 24:6-7). El énfasis para los creyentes es lo que tendrá lugar espiritualmente y cómo nos podríamos  proteger de las consecuencias destructivas. Y, como veremos, advertencias proféticas del Señor nos dan una herramienta increíblemente sencilla para desarrollar discernimiento, sobre todo cuando la apostasía y la confusión abundan a través del Cristianismo.  

¿Dije yo "sencilla"? Sí. Jesús nos informa del problema que está delante de nosotros y nos da la solución bíblica. Consideremos Mateo 24 cuando los discípulos le preguntaron a Jesús acerca del “fin de los tiempos” y las señales relacionadas con Su venida. Su respuesta comenzó con esta advertencia:     "Mirad que nadie os engañe" (v. 4). Él nos advierte sobre el engaño espiritual en los últimos días, agregando, "porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: yo soy Cristo y engañarán a muchos" (v. 5).

¿Estamos en los últimos días? Sé de muchos respetados maestros de la Biblia, incluyendo mi amigo, el difunto Dave Hunt, quien enseñó que indudablemente estamos viviendo en los últimos días. ¿Existe alguna evidencia de que un engaño espiritual y una seducción están galopando desenfrenadamente? A menos que usted ha tenido su cabeza enterrada en la arena, deben saber que ése es el caso.

Jesús nos advierte que habrá una plaga de engaño persuasivo en los días justo antes de Su regreso. Otras profecías advierten: "porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina” (2 Timoteo 4:3); “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¡hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8). Tenemos la advertencia, y tenemos la condición de que nosotros estamos siendo avisados: el engaño espiritual abundará. La sana doctrina y la fe disminuirán exponencialmente.

En Mateo 24:5 se nos da algunos datos específicos: se nos dice que habrá una proliferación de falsos Cristos. ¿Vemos esto hoy? Bueno, existe el "Jesucristo" de los Santos de los Últimos días y el “Jesús” Católico, que cuelga en un crucifijo porque él no ha pagado completamente la pena por el pecado; está el "Jesús" del Adventismo del Séptimo Día, quién decidirá quién obtiene el cielo a través de su juicio investigativo y el "Jesús" del Calvinismo que hace mucho tiempo ha predestinado algunos a la salvación y a otros al Lago de Fuego y que también debe regenerar a los elegidos antes de que puedan creer en Él.  El Islam tiene su propio “Jesús,” conocido como Isa, que no es el hijo de Dios, porque Dios no tiene ningún hijo, según el Corán. Tengamos en cuenta que solamente los seguidores del Jesús Católico y los seguidores del Jesús Musulmán representanun total de cuatro billones y medio que son seguidores de Cristos falsos.

Jesús nos dio la advertencia de lo que está por venir. En términos breves, la apostasía aumentará exponencialmente hasta el tiempo del Rapto y continuará después de ese evento, culminando en la religión y en el reino del Anticristo.  Líderes, ustedes deben alimentar a sus ovejas con aquellas enseñanzas que los protegerán y que los capacite para que sean fructíferos, mientras esperan por el novio, nuestra esperanza bienaventurada, cuando Él retorne por Su novia. Muy a menudo recuerdo la extraordinaria advertencia del apóstol Pablo a los ancianos de la iglesia de Éfeso en Hechos 20.    

Él escribió en los versículos 28-31: "Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno”.

El versículo 28 subraya nuestra responsabilidad de responder a la instrucción de Cristo a Pedro para alimentar la iglesia de Dios. Pablo reveló su corazón cuando él exhortó a los ancianos de alimentar su iglesia en Éfeso. Su gran preocupación tenía que ver con su responsabilidad de mantener el rebaño de esa iglesia,  sus hijos espirituales, para evitar que sean engañados. Los pastores deben entender el versículo 29 muy bien. Al igual que en los días de Pablo, cuando "lobos terribles" podrían venir y atacar el rebaño, ¿cuánto más aún en nuestros tiempos, con la cantidad abrumadora de medios de comunicación que es tan accesible a las congregaciones de nuestras iglesias? 

Yo personalmente estoy tan lejos de la preocupación compasiva que el apóstol Pablo sentía en su corazón para los Efesios y para su protección espiritual. Después de 40 años en el ministerio, reconozco que todavía tengo que declarar lo que Pablo declaró: "no dejo de advertir a cada uno día y noche con lágrimas". Es probable que muy pocos líderes estén a ese nivel, pero es imperativo que nos esforcemos por avanzar en esa dirección. La tarea de alimentar a las ovejas la importancia del discernimiento bíblico puede que luzca intimidante y desalentador y de enormes proporciones en nuestros días, pero no está más allá de la gracia de Dios. 

Demos gracias al Señor Jesucristo porque Su Gracia es suficiente para alimentar al rebaño a través de Su palabra y poder fortalecer a Sus corderos en su relación personal con Él, así como ayudarles a ser más exigentes escudriñando en estos días de fuerte engaño. Nuestra oración es que todos aquellos que han sido llamados por el Señor para ministrar al cuerpo de Cristo, tomen en serio la exhortación de Pablo en Colosenses 4:17: “Decid a Arquipo: Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor”.

Add This