Palabra del Traductor | thebereancall.org

White, Dr. Jonathan S.

Pocas veces en la vida y el ministerio nos encontramos con la oportunidad de trabajar en un proyecto que tiene el potencial de ayudar a educar y fortalecer a muchos en cuanto a su fe de una forma tan amplia.   El tiempo, la falta de motivación, las circunstancias familiares y ministeriales atribuyen a la constante lucha por involucrarnos, y es algo que todos lamentamos en algún momento, pero que cada uno debe sobrellevar para cumplir su llamado.

El Hermano Dave Hunt hace la pregunta al inicio de este libro “¿Qué Amor es Este?”, “¿Por qué este libro?” Y se empeña en contestar la pregunta a su audiencia Norte Americana.  Quizá pueda utilizar esa misma pregunta para retar a todo lector que busca y añora información sobre el tema tan controversial del calvinismo que parece ser la única opción para Latinoamérica cuando buscamos información sobre sana doctrina y los fundamentos de la fe.  Mi experiencia ha sido encontrarme con hermanos sinceros y dispuestos para aprender y profundizar su estudio bíblico quienes entran a internet, compran libros con portadas bien maquilladas, asisten a reuniones estratégicas de estudio, y así inicia su inducción al mundo de la doctrina reformada calvinista.

Como hijo de misionero norteamericano criado en Costa Rica, llamado al servicio del Señor a la edad de 16 años, y ahora sirviendo en ese mismo país, he tenido el privilegio de ver como la teología que hemos predicado y enseñado por varias décadas proviene de una manera casi exclusiva de los misioneros de Estados Unidos de Norte América.  Ellos llegaron a estas tierras trayendo el mensaje de salvación y fundaron iglesias que al día de hoy han predicado esa misma doctrina de Gracia que fue entregada por sus maestros.  En el curso del tiempo al madurar estos pastores y líderes nacionales, y al morir sus mentores, llegan a sus vidas “teólogos” o “exegetas” que lanzan preguntas enigmáticas y enseñan doctrinas que al escucharlas suenan similar y atractivas para aquel biblicista que normalmente batalla solo en su ministerio, y es atraído a un “sistema” que le da un nuevo fervor en sus estudios, y lo lleva a aceptar posiciones bíblicas basadas en los héroes del pasado, estos “padres antiguos” de quienes nos enseñaron en nuestros Institutos Bíblicos y Seminarios cuando apenas iniciábamos en el ministerio.  Y es aquí donde la mayoría de nosotros no indaga más allá del texto que tiene en sus manos o pantallas.  Mi incomodidad con la doctrina reformada inicia al escuchar la frase, “Dios escoge enviar a los no elegidos infierno” Muchos calvinistas dirán, “¡Eso se llama doble elección!” “¡Y te estas metiendo en Ultra-calvinismo!”  Para mí personalmente al ser expuesto a los términos reformados de actualidad, no me interesaban tanto como el hecho de que alguien pudiese considerar que Dios escoge enviar a alguien al infierno por su “beneplácito” sabiendo muy bien lo que la biblia nos enseña en cuanto a la salvación ofrecida por Dios al ser humano quien está sumergido en pecado.

Jamás imagine al estudiar más a fondo esta doctrina perversa que encontraría historia, citas y pensamientos de hombres del pasado a quienes yo admiraba, pero quienes tenían serios errores con su teología.  Se ha dicho que el veneno para ratones solo contiene 1% veneno y 99% comida de ratón.  ¡Lamentablemente es el 1% que mata! Y así también un sistema de teología que tergiversa el tema más importante de la biblia; La salvación de hombre. 

Algunos de los temas que encontramos de estos “grandes padres antiguos” es que ellos creían y practicaban el bautismo de infantes para salvación. El hermano Dave Hunt cubre este tema en capítulo 26.  Este tema ha sido algo que los cristianos verdaderos quienes viven en países dominados por la Iglesia Católica Romana, siempre genera contiendas y frustraciones para los que se convierten a Cristo.  Algunos han sido tratados como ignorantes y sus hijos despreciados por no cumplir con el bautismo por el sacerdote después de nacer.  Literalmente les dicen que son como “animalitos” al no ser bautizados como infantes por la Iglesia Romana, a pesar de que no asisten ni practican la religión católica.  Calvino mismo confeso que su “Salvación” fue por ser bautizado en la “Madre Iglesia en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo” ¡Esto es increíblemente herético! Máxime para los verdaderos estudiantes de la Palabra de Dios. Note en las palabras de Calvino mismo su tremenda confusión en cuanto al tema;

Tenemos una… promesa espiritual dada a los padres en la circuncisión, similar a la que se nos da en el bautismo... el perdón de los pecados y la mortificación de la carne... el bautismo que representa para nosotros lo mismo que la circuncisión representaba para los judíos... De hecho, confesamos que la palabra del Señor es la única semilla de la regeneración espiritual; pero negamos... que, por lo tanto, el poder de Dios no puede regenerar a los bebés...  Pero fe, dicen ellos, viene por el oír, lo cual los niños aun no tienen uso...   Se exige de Dios entonces, porque él ordenó que la circuncisión fuese realizada en los cuerpos de los bebés... por el bautismo estamos injertados en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13) (por tanto) niños... deben ser bautizados...   Podemos ver  la violencia que hacen... sobre los baluartes de nuestra fe... porque... los niños... (de) Cristianos, desde su nacimiento inmediatamente son recibidos por Dios como herederos del Pacto, y también deben ser admitidos al bautismo. (Tomado del capítulo 26 frase de los Institutos de la vida cristiana)

            Si llegamos a aceptar esta posición en cuanto a la salvación generacional y el bautismo de los hijos infantes de los elegidos para salvación, entonces los católicos romanos siempre han estado en lo correcto al creer en la salvación universal de todo ser humano.

            Veamos otra vez el dilema de la “doble elección” que resulta necesaria al creer en la predestinación al cielo de los elegidos.  Encontramos el argumento de muchos calvinistas que Dios escoge a los que van a ir al cielo, y todos los demás simplemente quedan a la merced del juicio que les corresponde por sus pecados.  Esto es contradictorio a todo el argumento de que Dios es 100% soberano y que ni siquiera el “error de un mecanógrafo” sucede sin que Dios lo haga suceder.  Al ser que Dios es soberano en lo absoluto, demanda que los condenados al infierno están en esa posición porque Dios así los predestino por su “beneplácito” y que la razón de ello esta “escondido en los misterios de Dios”.  El no aceptar que Dios los envía al infierno por su voluntad soberana, niega entonces que Dios realmente es soberano.  No se puede aceptar una sin la otra.  Esto es deshonesto y también una aplicación sin sentido.  El calvinista que no admite la doble predestinación, está creyendo que Dios realmente no es soberano cuando del infierno se trata y se esconde en los “misterios de Dios” para excusar su ignorancia de las escrituras.  El problema está en que la biblia no es un “buffet” de ideas teológicas que nos permite tomar solo lo que nos conviene.  Debe ser consumida en su totalidad.

            También la misma historia y carácter del hombre Juan Calvino es muy controversial. En Proverbios 20:11 Salomón nos escribe; “Aun el joven es conocido por sus hechos”.  Si iniciamos desde la conversión de Calvino hasta su muerte, la historia nos da testimonio irrefutable de sus hechos.  El autor de una teología tan extensa y “profunda” debería tener un testimonio de creyente nunca antes visto en el mundo cristiano.  Pero lo contrario es cierto.  Al enfrentar al calvinista con los hechos atroces de sus matanzas y costumbres de la vida de Calvino y su liderazgo cristiano, se refugian en 1 o 2 cosas.  1) El rey David también mató.  2) Que en los tiempos de Calvino las costumbres y prácticas simplemente eran así, aunque hoy no las consideremos correctas.

 En cuanto al rey David, él tenía un llamado directo de Dios de conquistar la tierra prometida del pueblo de Israel que estaba invadida de paganismo satánico que nunca iba a rendirse ante el Dios de Israel.  Las profecías que debían cumplirse estaban siendo estorbadas por el mismo Satanás.  Dios uso a David para limpiar la tierra para un pueblo que El escogió para traer al mundo al Mesías.  En cuanto a Calvino y su justificación de llevar a múltiples personas a la muerte en nombre de su teología pervertida, sus órdenes de marcha se podían contemplar fácilmente en el mismo lugar que las de la iglesia actual.  Él no tenía ningún llamado especial de este tipo, ni tampoco vivió en tiempos previos al Nuevo Testamento.  Pero aun así el persiguió y asesinó a cualquiera que estuviera en contra de sus teologías erradas.

En cuanto a los tiempos de Calvino y la influencia que tenía sobre su forma de actuar, puedo referir al lector a la historia de un hombre en el libro de Hechos que también perseguía cristianos a quienes él consideraba contrarios a la religión farisea; el Apóstol Pablo.  De seguro Pablo trajo a juicio y mato a muchos más que Calvino en el tiempo de su fariseísmo, pero; luego de convertirse al Señor camino a Damasco, nunca más vemos al Apóstol participar en comportamientos como las de su viejo hombre.  Por demás escribió siendo inspirado por Dios un pasaje que resume este dilema, II Corintios 5:17 “Si alguno está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas”.  No hay más que añadir a esto.

Pero la prueba de todo existe en los resultados.  Al inicio de este libro, leemos una historia del autor sentado con un grupo de personas en una cena donde el tema de la doctrina calvinista sale a relucir.  Al finalizar con el grupo termina hablando con una joven esposa de pastor, confundida y dolida por todo lo que su esposo había experimentado con el calvinismo en cuanto a su fe y su ministerio.  Lo que me atrajo a este testimonio, era la similitud que tenía con muchos hermanos a quien yo conocía quienes estaban involucrados de alguna manera en esta nueva ola de doctrina reformada.  Durante el tiempo de trabajo en la traducción de este libro, algunos de mis amigos llegaron al punto de abandonar su fe por completo,  por la tremenda confusión y desilusión que vivieron dentro de este sistema de teología tan sutil y perversa que dice ser el “cristianismo verdadero”.  Me conmueve ver cómo trabaja el enemigo tan eficientemente dentro de las iglesias fundamentales, y hay poco que se está haciendo para contrarrestarlo.  

¡Es difícil admitir error!  Máxime cuando invertimos tiempo y esfuerzo en algo que es tan importante para nosotros quienes queremos enseñar la Palabra de Dios con decoro y pureza escritural.  De este error nace el orgullo tan innato en nosotros que se levanta a defender ese mismo esfuerzo, dedicación, y sinceridad con la que trabajamos para aprender mejor y así ser mejores siervos de Dios.  Pero, esta razón nunca podrá excusar el error de haber sido seducidos por una doctrina, que en su más profunda expresión convierte al Dios de la biblia en un tirano y déspota, y que realmente no cumple su promesa de salvación a “Todo aquel que cree”.

Dios puso en mi corazón trabajar con los hermanos de Berean Call (Llamado Bereano) para poner a disposición este trabajo exhaustivo de Dave Hunt en castellano sencillo para todos mis colegas y hermanos que luchan con este tema.  Mi deseo es remover el temor que existe entre nosotros de llamar falso y errado las posiciones anti-bíblicas de esta doctrina tan compleja y torcida.  Hago un llamado a todo estudiante sincero de la biblia a fundamentarse sobre la Palabra y a utilizar su inteligencia espiritual dada por Dios a nosotros al igual que todos aquellos antiguos, para discernir bíblicamente lo que Dios ha dicho.

En Cristo

Dr. Jonathan S. White

Please click here to send a comments about this translation.

Add This