Capítulo 19 - Abusando la Palabra de Dios | thebereancall.org

Dave Hunt

Uno sólo puede concluir de las Escrituras que la salvación está disponible para todos en todo el mundo, judío o gentiles que solamente crean en Cristo "el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). ¿Cómo se podría negar un lenguaje tan claro? Exactamente como lo hace Palmer: cambiando la definición de palabras ("mundo" llega a ser "elegidos", etc...); y por racionalizaciones que a primera vista parecen tener sentido, pero no así al examinarlo más de cerca. Un lector crítico, de lo poco que yo había escrito sobre el Calvinismo, en nuestro boletín mensual argumentó, "Si Cristo murió por todos los hombres, ¿por qué no todos los hombres son salvos? ¿Es acaso el creer necesario para hacer eficaz de redención de la sangre de Cristo? por el contrario, [no lo es]. "

Se trata del razonamiento calvinista: Cristo debe haber muerto sólo por los elegidos; de lo contrario todos se salvarían. Y para los elegidos ni siquiera les es necesario creer en Cristo para nacer de nuevo, para que sean regenerados soberanamente por Dios sin deseo ni comprensión de su parte. Dios simplemente así lo quiere. Si el hombre dispone de alguna opción en el asunto, el Calvinismo es refutado. Palmer expresó sarcásticamente de la posición no calvinista de la Cruz, "Cristo no sólo dio su sangre, él también la derramó en vano. Él se prepuso salvar a todos, pero sólo algunos se salvarían. Por lo tanto, se desperdició parte de su sangre que fue derramada".[1]

En el esquema calvinista, creyendo en el evangelio no es el medio de la salvación y el nuevo nacimiento.  Supuestamente demuestran que uno está entre los elegidos y regenerado por Dios y después de eso da fe para creer. El mismo crítico citado insistió en que la fe no es un prerrequisito para la salvación pero "es simplemente la prueba de que la sangre de Cristo ha salvado a un hombre".

Piper y sus colaboradores sostienen lo mismo: "no pensamos que la fe precede y causa el nuevo nacimiento. La fe es la evidencia de que Dios nos ha engendrado nuevamente".[2]  Por el contrario, la Biblia siempre pone fe antes de salvación — siempre — por lo que el Calvinismo tiene al hombre regenerado antes de tener fe, un concepto anti bíblico al que Spurgeon se oponía fuertemente.

Fe es Esencial

La Biblia dice repetidas veces que somos "salvos, mediante la fe" (Efesios 2:8). Pablo dijo al carcelero de Filipos "cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo..." (Hechos 16:31). En el griego, "creer" siempre es un verbo activo, algo que uno hace, no algo hecho por él. Pero el calvinista insiste en que, aunque el hombre natural puede creer cualquier cosa, es totalmente incapaz de creer en Cristo. Por lo tanto, Dios debe regenerarlo primero y luego le conducirlo a creer dándole la fe esencial — algo que Dios supuestamente hace sólo para los elegidos, que él desea salvar.

            Hemos citados muchos versículos ya, sin embargo, algunos de ellos de los labios de Cristo mismo, claramente hacen el creer una condición del nuevo nacimiento y la salvación, que sólo puede resultar de la fe. La razón bíblica que todos los hombres no son salvos, a pesar de que Cristo murió por todos, es que no todos creen en el Evangelio, que solo es "poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16). "Todo aquel", utilizado en varias ocasiones en la Escritura, implica que aunque todos pueden, muchos no son salvos. Tenga en cuenta lo siguiente:

  • De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. (Hechos 10:43)
  • Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.  (Romanos 10:11)
  • Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. (Romano 10:13)
  • Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. (Apocalipsis 22:17)

La afirmación de que "todo aquel" significa solo los elegidos va en contra de cientos de Escrituras. Ni tampoco puede ser producido un solo versículo donde se afirma claramente esta doctrina de la expiación limitada. Sin duda, un concepto tan importante debe declararse con claridad y en varias ocasiones. Sin embargo no se encuentra ni una sola vez en un lenguaje claro. 

¿Y qué del “doble pago”?

Los Calvinistas razonan que si los pecadores sufren eternamente, después de que Cristo sufrió por ellos, significa que Dios está exigiendo un doble pago por sus pecados. Boettner insiste en que "Cristo no murió  por una masa desordenada, sino por su pueblo, su novia, su iglesia".[3] Aun sostiene en otro lugar: "porque Dios cargo sobre Cristo los pecados de todos los hombres, significa que en cuanto a los perdidos les está castigando por sus pecados dos veces, una vez en Cristo y otra vez en ellos".[4]  Otro autor ofrece lo que él considera argumentos sólidos contra la posibilidad de que Juan 3:16 y muchos otros textos realmente podrían significar lo que dicen:

[Si] Jesús murió, pagando por los pecados de todos, Dios no puede legalmente o justamente acusar y condenar a alguien... A pesar o no, de escuchar o aceptar el Evangelio, el pecado no se puede pagar justamente dos veces... sería una parodia de la justicia para que Dios no perdone a un pecador por quien Cristo agonizó... [Entonces] Jesús nunca va... "ver el fruto de su aflicción y quedara satisfecho" (Isaías 53:11). ¿Por qué? Porque miles de millones para quienes agonizaba, se esforzó y murió, cargando sus "pecados en su propio cuerpo en la cruz" sufrirán el infierno eterno. Jesús pagó. Ellos pagan otra vez. A Dios se le paga dos veces por una misma deuda.[5] (Énfasis en original)

Sin embargo, como veremos en la siguiente sección, era imposible para Cristo morir por algunos pecados y no por los demás. Cristo tuvo que morir por el pecado, el pecado que "…entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron"  (Romanos 5:12). Él tuvo que pagar la pena debida por todos. El pago de Cristo por el pecado no puede ser dividido para aplicarlo a las diferentes personas. Ni tampoco la exclamación de Cristo "¡consumado es!" esta automáticamente acreditado a la cuenta de alguien que no reconoce su culpabilidad delante de Dios, se arrepiente, y acepta a Cristo como su Salvador.

Como resultado de la muerte de Cristo, quien pago la pena completa del pecado, ninguno pasará la eternidad en el lago de fuego solamente por sus pecados. La condenación de aquellos en el infierno fue sellada por cada uno de aquellos que rechazaron a Cristo y su salvación que el obtuvo y ofrece libremente a todos.

Además, es el pecador, no Dios, que intenta crear cualquier "pago doble". La justicia de Dios ha sido plenamente satisfecha en la muerte de su hijo. El padre ha demostrado su amor dando a su hijo, y Cristo ha demostrado su amor al morir en lugar del pecador. Por lo tanto, aunque hubiese un doble pago, Dios no podría ser acusado de injusticia- sólo sucede debido a que algunos niegan en admitir su culpabilidad y aceptar el pago completo que Cristo hizo a su favor.

Algunos van más allá y sostienen que es una parodia de la justicia de Cristo, que la parte inocente, sea castigada en lugar de los culpables y que aun así los culpables sean puestos en libertad. De hecho, no es el Evangelio según Pablo sino según Barrabás. Éste podía decir: "Cristo murió por mí, y en mi lugar".

Eso era verdad, pero la muerte de Cristo en su lugar no tuvo un efecto eterno o moral sobre Barrabás. Simplemente quedo libre el criminal para vivir por sí mismo otra vez y esto no es el Evangelio.

La verdad del evangelio fue expresada por Pablo: " Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí."(Gálatas 2:20). De hecho, todos los que creen en Cristo, habiendo entregado la vida pasada y que por fe acepta la muerte de Cristo como propia, ha sido crucificado con él. Este no fue el caso de Barrabás aunque Cristo murió en su lugar. Los que no creen en Cristo no han aceptado su muerte como suya propia y por lo tanto sufrirán "la muerte segunda" eternamente (Apocalipsis 20:14 – 15).

Nadie puede quejarse de que Dios creó a los seres humanos para el infierno. Él creó a todos para su presencia gloriosa. Sí, él supo que todos los hombres serían pecadores y que estarían destituidos de su gloria, pero tenía un camino preparado en la que él permanecía justo y también justificar a todos los pecadores (Romanos 3:22 – 26) por lo que podrían ser perdonados y pasar la eternidad en su presencia.

Incluso antes de que Adán fuese creado y pecado, Dios había planeado la redención para él y para sus descendientes. Cualquiera que pase la eternidad en el lago de fuego (Apocalipsis 20:14) él mismo se ha enviado por rechazar la salvación que Dios ha provisto para él como un regalo de su gracia. Dios es exonerado. Él ha hecho la salvación disponible para todos, pero su justicia no sirve con aquellos que rechazan a Cristo. Él no puede negarse a sí mismo.

¿Fue derramada en vano un “poco” de la sangre de Cristo?

Aceptación de la Expiación Limitada por muchos parece estar basada en el malentendido sincero que si la sangre de Cristo fue derramada para las multitudes que no creen, algo de él se habría derramado en vano. Algunos calvinistas parecen creer que la muerte de Cristo era potencialmente redentora para todo el mundo, pero el factor limitante fue puesto sobre él por Dios mismo. Así argumenta Gunn, "la Cruz podría salvar a todo el mundo, si Dios así lo hubiese destinado".[6]   Spurgeon dijo lo mismo.

Se argumenta que para alguien por quien Cristo murió pase la eternidad en el lago de fuego, no sólo sería doble pago y una violación de la justicia, sino que también significa que una parte de la sangre de Cristo fue innecesariamente derramada. Lamentablemente, C. H. Spurgeon apoyo este argumento a pesar de su afirmación de que el valor de la expiación de Cristo es ilimitada:

Algunos dicen que todos los hombres son de Cristo, porque fuimos comprados por precio. Pero, amado, tú y yo no creemos en una redención falsa que no redime. No creemos en una redención universal que se extiende incluso a los que estaban en el infierno antes de que el Salvador muriese, y que incluye... a hombres impenitentes. Creemos en una redención eficaz y no podremos nunca coincidir con los que  enseñan que la sangre de Cristo fue derramada en vano.[7]

El hecho de que Cristo murió por todos, y que él "probó la muerte por cada hombre," es la enseñanza clara de las Escrituras. Para sugerir que la sangre de Cristo habría sido derramada en vano si algunos de aquellos para los cuales se derramó lo rechazaron y pasaron a la eternidad en el lago de fuego — o ya estaban en el infierno — revela un malentendido básico. ¿Podría un gran predicador como Spurgeon haber obviado el punto?

Redención por su sangre

¿Cuánto de la sangre de Cristo se necesitó para expiar a los que están en el cielo? Obviamente, toda su sangre tuvo que ser derramada para redimir aun, a una sola persona. No hay manera de dividir la sangre de Cristo para decir que una parte fue derramada por los redimidos y que otra parte para aquellos que están perdidos y también decir que algo de ella se derramó en vano.

Aunque nadie crea en él, Cristo comprobó el amor, la misericordia y la gracia de Dios; Él probó la pecaminosidad del pecado, la justicia de la pena y glorifico a Dios pagando la pena en su totalidad por todos. Debido a la muerte de Cristo en la Cruz, Dios ha sido completamente vindicado en su creación del hombre y será glorificado eternamente en aquellos que estén en el infierno. Tratamos con ello con más profundidad más adelante.

No decimos que "todos los hombres son comprados por Cristo".  La redención, según la Biblia, llega a ser eficaz solamente si un pecador cree en el Evangelio. Nadie podría escapar del infierno aparte de que Cristo haya pagado la pena completa por su pecado. Y el rechazo de Cristo es un pecado por el cual el por su propia naturaleza, no podría pagar la pena. Este es el "pecado contra el Espíritu Santo" — imperdonable en esta vida o en la vida venidera, porque el perdón comprado por Cristo ha sido rechazado. De hecho, ese pecado tiene su propia pena que es aún peor:

¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?  Hebreos 10:29

Aquí, otra vez, tenemos una clara declaración de que la sangre de Cristo no fue derramada solamente para los elegidos. Se derramó incluso para aquellos que desprecian y pisotean bajo sus pies al hijo de Dios. La misma verdad está presentada por Pedro, obviamente por el precio de la sangre derramada por el pecado, incluso aquellos que van a la destrucción han sido comprados por Cristo, “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” (2 Pedro 2:1). Tenemos entonces que, los falsos profetas condenados al infierno fueron "comprados" por Cristo.

En vista de estas dos Escrituras, el calvinista debe admitir que quien fue salvó una vez perdió su salvación por volverse en contra de Cristo — o que alguno que "fue santificado" por la sangre de Cristo y algunos que "el Señor... ha comprado" no están entre los elegidos. Claramente, muchos por cuales se derramó la sangre de Cristo se perderán. Así que el calvinista no tiene ninguna base al creer que la sangre de Cristo, que fue derramada para todos, conduzca inevitablemente al universalismo, la enseñanza que todos son salvos.

¿Expiación Particular?

Los calvinistas afirman que “no tiene sentido que Cristo ofrezca expiación para aquellos a quienes el Padre no le confía para salvación".[8]  Esto es razonamiento humano sin apoyo bíblico.  Los calvinistas se refieren a una "expiación particular" — la idea de que la muerte de Cristo tuvo que ser para un electo particular. Entonces Cristo murió solamente por los pecados particulares — una creencia que malinterpreta la naturaleza misma de la expiación. Cristo no murió solamente los pecados individuales, sino por el pecado mismo, una pena que tuvo que ser pagada para que alguien pueda salvarse. Pero este pago de la pena del pecado requiere el pago por todo pecado y así brindar salvación para toda la humanidad.

Recuerde que al quebrantar un mandamiento lo hace culpable de quebrantarlos todos: "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos." (Santiago 2:10). Este es el caso debido a la naturaleza misma del pecado. El pecado es rebelión contra Dios.  Sin embargo uno se rebela, no importa que tan insignificante parezca ser desde el punto de vista humano, porque somos rebeldes. Pecado es pecado, y la pena por lo que nosotros pensamos que es solo pecado trivial, es la separación eterna de Dios en el Lago de Fuego.

No hay manera de que la muerte de Cristo podría limitarse a pagar sólo el pecado de los elegidos. Para liberar incluso a una persona del castigo eterno, sin importar que tan pocos o muchos sean los pecados que haya cometido, Cristo tuvo que pagar el precio exigido por su justicia infinita por el pecado. Por lo tanto, la muerte de Cristo en la Cruz pagó la pena por el pecado en sí mismo (que incluye todos los pecados) que se cierne sobre las cabezas de la raza humana. No podía ser de otra manera.

Cristo es el "segundo hombre... el postrer Adán" (1 Corintios 15:45 – 47), el representante no sólo de los elegidos, sino de toda la raza humana. No podía ser de otra manera. Lo que Cristo hizo en el Calvario fue eficaz para toda la humanidad. Pagó por el pecado de Adán, que trajo muerte a todos, por lo que al pagar esa multa libero a todos los que voluntariamente reciben la salvación que él ofrece.

Sí, "confesamos nuestros pecados" (1 Juan 1:9) así como los israelitas estaban obligados a traer ofrendas individuales por sus pecados individuales. Pero también había "la ofrenda por el pecado," que hizo posible el perdón de todo pecado. "Ofrenda por el pecado" en singular se menciona en el libro de Levítico, mucho más que las ofrendas por los pecados.

Que la sangre de Cristo se derramó "para perdón de los pecados" se declara en Mateo 26:28; Lucas 24:47; 1 Corintios 15:3 y muchos otros lugares. Sin embargo, también nos dicen que murió por el pecado. De hecho, "pecado" esta mencionado dos veces más que "pecados." Aquí están algunos de esos pasajes:

  • Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado…, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. Isaías 53:10,12
  • He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29
  • Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre. Romanos 5:12
  • Porque la paga del pecado es muerte.  Romanos 6:23
  • Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.  II Corintios 5:21
  • Holocaustos y expiaciones por el pecado… Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste… Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote.  Hebreos 10:6,8; 13:11

El Evangelio es Personal

Para ser coherente con su reconocido Calvinismo, Spurgeon no podría ofrecer salvación a cada persona a quienes el predicó, al no saber, como lo ha dicho Jay Adams, que, si los que estaban en su público estaban entre los elegidos. Pero en obediencia a la Biblia y negando el Calvinismo, Spurgeon predicó el evangelio como una llamado a todo aquel que cree. Tal predicación desató la controversia de la "Fe del deber" en Inglaterra, al que ya nos hemos referido. Podemos y debemos declarar, a cualquiera y a todos, "que si confesares con tu boca... y creyeres en tu corazón... serás salvo... Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo"(Romanos 10:9, 13).

La salvación no puede ofrecerse a alguien por quien Cristo no murió, sin embargo, debe ser proclamado a todos: "Predicad el Evangelio a toda criatura" (Marcos 16:15). En contraste, el calvinista no puede mirar a los ojos a una persona no salva y decir con confianza, "¡Cristo murió por ti!" Esa persona quizá no sea uno de los elegidos, por tanto tal declaración, podría ser falsa. El calvinista no puede y no se atreve asegurarle a un moribundo que Cristo murió por él. ¡Así es como el Calvinismo niega el Evangelio de la gracia de Dios!

Pablo no pudo haberle dicho al carcelero de Filipos "cree en el Señor Jesucristo y serás salvo y tu casa" Si Cristo no hubiese muerto por él y su familia. ¿Tuvo Pablo una revelación especial que toda su familia estaba entre los elegidos- o es para todos el Evangelio? ¿Cómo pudo Pablo declarar lo mismo a grandes audiencias en todas partes, tal como en Antioquía de Pisidia: “...a vosotros es enviada la palabra de esta salvación” (Hechos 13:26), si Cristo sólo murió por un número limitado conocido como los elegidos? ¡De seguro no todas las personas en las grandes multitudes a quien Pablo se enfrentó estaban entre los elegidos del Calvinismo! ¿Cómo podría Pedro decir a miles de judíos  reunidos el día de Pentecostés, "Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros..." (Hechos 2:38) si Cristo no murió por todos y cada uno de ellos? Justo como los calvinistas a menudo contradicen a Juan Calvino y entre ellos mismos. Juan Calvino se contradecía el mismo en ocasiones.  El hizo declaraciones apoyando la expiación ilimitada y otras veces a favor de la expiación limitada. Refiriéndose a Isaías 53:12 dijo: "habiendo él llevado el pecado de muchos"[9]  con respecto a Marcos 14:24, "Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada" Calvino dice, "la palabra muchos no quiere decir solo una parte del mundo, sino toda la raza humana".[10] ¿Dónde está la "expiación limitada"?

Cuando son atrapados en estas contradicciones, el calvinista recurre a ambigüedades. Como ya hemos visto, algunos calvinistas admiten que Dios ama a todos, pero dicen que solo ama a los elegidos con "amor Redentor" y a otros con un amor menor. MacArthur declara que Dios incluso “en algún sentido... ama a sus enemigos”.[11] ¿Algún sentido? ¿Qué significa eso? ¡El amor es amor! No sería amor, en ningún sentido, sino  rescata a aquellos que podrían ser rescatados de cualquier desastre, mucho menos que los predestine a la perdición eterna.

Aunque aun reconociendo que Dios ama a toda la humanidad en el mundo, algunos calvinistas sostienen que esto no significa cada individuo sino la humanidad en general. Como hemos visto, MacArthur utiliza este argumento engañoso en su libro, El Amor de Dios.[12] (The Love of God)

Como veremos cuando lleguemos a la Perseverancia de los Santos, un problema importante para los calvinistas es cómo estar seguros de que uno está entre los elegidos, para quien solo, supuestamente, Cristo murió. Vemos esta incertidumbre en Calvino mismo. En su testamento, redactado poco antes de su muerte, Calvino escribió, "humildemente busco de Dios... ser lavado y purificado por la sangre del gran Redentor, derramada por los pecados de la raza humana..."[13] ¿Cómo es que este supuestamente más grande de exégetas parecía inseguro de su salvación, a pesar de la promesa de las Escrituras de la garantía absoluta: " Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios..."(1 Juan 5:13)? Tal garantía no viene por una revelación especial de que uno está entre los elegidos, sino por simple fe en Cristo, "He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).

Cambiando el significado de la palabra “Mundo”

En lugar de reconocer la negación evidente de Calvino en cuanto a la expiación limitada, que hemos citado arriba, White cita selectivamente a Calvino quien se contradice otra vez: "en lo referente a Juan 1:29 y 1 Juan 2:2 la palabra 'mundo' se ve como como la intención de trascender un particularismo judío nacionalista".[14] No existe nada en ningún lugar en el  Evangelio de Juan o la epístola, que sugiera un significado tan extraño. Sin embargo, el Calvinismo debe interpretar "mundo" como "los elegidos" para poder sostenerse. ¿Qué creía Calvino realmente, especialmente al final de su vida? Se ha dicho que él comenzó a tener dudas, y la cita  de su último testamento – “derramada por los pecados del mundo” -       parece confirmarlo.

            Calvino es citado cuando es conveniente a los calvinistas de hoy, y en otras ocasiones ignorado. Sin embargo esta doctrina confusa, en la que sus adherentes no están de acuerdo entre sí o incluso con Calvino, todavía se llama "Calvinismo" por todo el mundo. Sin embargo al mismo tiempo los calvinistas siguen contradiciendo a Calvino, ellos mismos y los unos a los otros.

Pink sostiene: "para decir que Dios el padre ha propuesto la salvación de toda la humanidad, que Dios el hijo murió con la intención expresa de salvar a toda la raza humana, y que el Espíritu Santo de Dios está buscando ganar el mundo para Cristo; cuando... es evidente que la gran mayoría de la humanidad está muriendo en pecado y pasando a una eternidad sin esperanza: es decir que Dios el padre está decepcionado, que Dios hijo está insatisfecho, y que el Espíritu Santo de Dios esta derrotado".[15]

Tal razonamiento humano no es bíblico ni racional pero lamentablemente se requiere para apoyar el Calvinismo. Para mantener esta posición, hay que decir que Dios no fue sincero en los cientos de escritos urgentes y apasionados y las advertencias a Israel de arrepentirse y obedecerle, expresadas por medio de sus profetas en el Antiguo Testamento. El hecho es que Israel se rebeló contra Él continuamente durante toda su existencia y continúa en su incredulidad y el rechazo de su Mesías, hasta el día de hoy. Si tal desobediencia no requiere de Dios el estar decepcionado, insatisfecho y  derrotado (emociones que él no puede tener), entonces tampoco sería la reacción de Dios cuando los Gentiles a quienes el ama y por quien Cristo murió, rechazar la salvación que Él ofrece libremente y con amor.

Por supuesto, la palabra "mundo" puede tener una variedad de significados, pero son excesivamente raras las veces que esto no significa el mundo físico, el sistema del mundo impío o toda la humanidad. Los casos se podrían contar casi con una mano los momentos en casi 240 "mundo", que aparece en el Nuevo Testamento. Además, retamos a cualquier calvinista que señale un versículo donde "mundo" significa explícitamente los elegidos. ¡Por favor, sólo uno!  

De las 80 veces que "mundo" ocurre en 59 versículos en el Evangelio de Juan, ni una se traduce como  "elegido". Ese significado tiene que forzarse en el texto, y no hay nada en el uso de la palabra para distinguir entre aquellos textos cuando el calvinista dice que significa "electo" y aquellos tiempos que dicen que no. Vance lista numerosos ejemplos del Evangelio de Juan donde "mundo" no podría tener el significado de “elegidos”:  

Sabía que el mundo no conocía a Cristo (1:10). El mundo aborrece a Cristo (7:7). Las obras del mundo son malas (7:7). Los judíos eran de este mundo (8:23). Satanás es el príncipe de este mundo (12:31; 14:30; 16:11). Cristo se distingue del mundo (13:1; 14:19, 22). El mundo no puede recibir el Espíritu Santo (14:17). El mundo odia a los discípulos (15:18; 14:14) [y otros]...

Argumentando a favor de la expiación limitada, Sproul, demuestra sin querer que el mundo no se refiere a los "elegidos"...: "él [Jesús] explícitamente excluye a los no elegidos de su gran oración sumo sacerdotal, ' Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son' (Juan 17:9)..."[16] así que no sólo el “mundo” nunca denota a los "elegidos" es inequívocamente degradado y condenado por Dios.[17]

De hecho, en la gran oración sacerdotal de Cristo, específicamente Él distingue entre el mundo de la humanidad para quien murió y los que creen en Él fuera del mundo. Esto no es una oración para la salvación de la anterior, pero para la unidad entre estos últimos.

Por supuesto, cada uno de nosotros debe ir por la Biblia, no importa lo que enseñó Juan Calvino o Charles H. Spurgeon o cualquier otra persona. La única justificación para rechazar el sentido ordinario de "mundo" y asignándole una connotación peculiar de calvinismo (que sin duda no es el caso de cualquier texto) es porque el Calvinismo lo requiere. Richard Baxter argumenta persuasivamente:

Dios nos dice tan claro como él puede que Cristo murió para y probó la muerte por cada hombre... otros niegan esta simple verdad, porque piensan que [Dios no puede castigar justamente a aquellos para quienes Cristo pagó la pena]... Pero ¿acaso la escritura dice... estas opiniones de ellos tan claramente como dice que Cristo murió por todos y cada hombre?

¿Acaso expresa claramente en cualquier otro lugar que Cristo no murió por todos...? ¿Acaso dice que él murió solamente por sus ovejas, o los elegidos y excluye a los no-elegidos? No existe tal palabra en la Biblia...[18]

Ingenioso pero irracional

Un truco favorito de los calvinistas es sugerir que "mundo" no significa "todas las personas «sin excepción», pero «sin distinción»... no [sólo] a los judíos, sino también... Gentiles".[19]  Esta es la misma táctica como cambiar "todas las personas" en "todas las distintas personas" — una idea irracional que nace de la desesperación. Esta idea se obliga aún más que descaradamente cambiar  "todas las personas" o "mundo" a "elegidos". ¿En qué circunstancias alguien entendería "todo" en el sentido de todas las clases?

            Un comerciante anuncia, " ¡venta gigante! Toda la mercancía a mitad de precio". Sin embargo los clientes ansiosos descubren que ciertos artículos son excluidos de la venta. Cuando se quejan de que el anuncio dice toda la mercancía, el comerciante contesta: "no digo todos 'sin excepción', pero ‘sin distinción’. Todo tipo de productos están a la venta, pero no cada artículo de cada clase". Esto sería  publicidad engañosa, y los clientes tendrían una queja legítima. Pero el calvinista insiste en que Dios usa este mismo tipo de engaño en la oferta de salvación a "todo aquel que quiera".

Si un pastor de ovejas dice: "Estoy vendiendo todas mis ovejas", ¿puede alguien pensar que él quiso decir algunas de todas las clases, es decir, algunos machos, algunas hembras, algunos corderos recién nacidos, etc.? ¿Si los encabezados dicen, "todos los varones entre las edades de 20 y 45 están sujetas a reclutamiento militar", quien podría imaginar que realmente significa algunos negros algunos blancos, de Illinois, Utah, etc.? O si se hiciera un anuncio a un grupo de turistas parados en un oasis cerca del mar muerto en Israel que "el que tenga sed debe tomar algo ahora", ¿puede alguno de ellos imaginar que esto  significa algunas de las mujeres, algunos hombres y algunos ancianos entre los sedientos, etc.?

Tal significado especial no se encuentra en ninguna parte en todas las Escrituras. ¡Sin embargo, el Calvinismo lo requiere para cada una de las numerosas declaraciones sobre "todo" y "mundo" y "quien", etc., que se relacionan con el Evangelio a lo largo de toda la Biblia! ¿Acaso podría estar indicado claramente la posición calvinista al menos una vez? ¡Sin embargo, nunca lo está!

¿Y qué de I Juan 2:2?

Por la falta de referencias en la Biblia, que digan claramente que Cristo murió solamente por los elegidos, los calvinistas de alguna manera tienen que cambiar aquellos que dicen que murió por todos. I Juan 2:2 dice claramente de Cristo “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. Seguramente "nuestro" y "nuestros" debe referirse a los elegidos. Por lo tanto "todo el mundo", estando en contraste con los elegidos, sólo puede referirse a los no salvos y demostraría que la muerte de Cristo es propiciatoria para toda la humanidad.

Admitir lo que declara este pasaje sería el fin del Calvinismo. Pero, ¿cómo puede evitarse esta conclusión? Piper escribe: "'Todo el mundo', se refiere a los hijos de Dios dispersos por todo el mundo".[20] ¿Pero, no es eso a lo que se refiere nuestro y nuestros a: todos los salvos, sin importar cuándo o dónde vivan y no está "todo el mundo" en contraste con "nuestro" y "nuestros"? White explica un poco más allá en este exegesis descarado que los calvinistas han ideado con el fin de rescatar su teoría de la Limitada Expiación:

El entendimiento reformado es que Jesucristo es la propiciación por los pecados de todos los cristianos a quienes Juan escribía y no sólo ellos, sino para todos los cristianos en todo el mundo, judíos y gentiles, en todo momento y en todo lugar.[21]

Sin duda, "Si el hombre peca, abogado tenemos para con el padre", se refiere a todos los cristianos en cualquier lugar y en cualquier momento. Asimismo, el "nuestro" en "él es la propiciación por nuestros pecados" debe referirse a todos los cristianos y no solo los contemporáneos de Juan. Ciertamente es una afirmación verdadera para todos los creyentes en Cristo en todo tiempo, lugar y cultura. Además, la epístola entera de Juan, como todos los de la Biblia de la cual forma parte, está dirigida a todos los creyentes, en todas partes, de todas las edades. Si el "nuestro" se refiere así a los redimidos, entonces por el contrario "todo el mundo", solo puede representar a los que están perdidos.

Para escapar de lo obvio, White afirma que Juan solo escribía a los cristianos de su día y por tanto, "nuestro" significa aquellos que originalmente leyeron la epístola; y "todo el mundo" significa  todos los otros cristianos no vivos en el momento en que la epístola fue escrita.[22]  Nada en las escrituras  insinúa tal conclusión. Ni tampoco se hubiera necesitado de una interpretación inventada tan frívola, de no haber sido necesario para rescatar la Limitada expiación. Sin lugar a dudas, en todo lo que dice, Juan estaba escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo a todos los cristianos, en todas partes y en todas las edades.

Piper razona que "pecados propiciados no pueden ser castigados... Por lo tanto es muy poco probable que 1 Juan 2:2 enseña que Jesús es la propiciación de cada persona en el mundo... "[23] ¿Probable? sólo porque la declaración contradice al Calvinismo. Ya hemos demostrado que este argumento no funciona, al menos por dos razones: 1) Cristo tuvo que pagar el precio por todo el pecado, para que al menos  una persona pueda salvarse; y 2) los beneficios de la muerte de Cristo no vienen automáticamente, sino sólo a aquellos que creen y lo reciben. Si esto no fuese así, entonces los elegidos, para quienes los calvinistas dicen que Cristo si murió, serian salvos sin creer y antes de que nacieran.

Finalmente, Piper, siguiendo la iniciativa de John Owens, razona que si Cristo realmente es la propiciación por los pecados del mundo entero, entonces la incredulidad no mantendría a nadie fuera del cielo, porque la incredulidad, siendo un pecado, también habría sido propiciado.[24]

Pero la propiciación no ocurre cuando uno cree en Cristo. Ya fue realizado en la Cruz. Fe es el medio de apropiarse de los beneficios del sacrificio de Cristo, un sacrificio que incluso el calvinista reconoce fue de un valor suficiente para pagar por los pecados de toda la humanidad. Uno de los dos; O los elegidos siempre fueron salvos y no es necesario que crean en Cristo (una clara negación del Evangelio), o hubo un tiempo cuando la propiciación de Cristo hecha en la Cruz se hiso eficaz para ellos por medio de la fe. Juan simplemente está diciendo con Pablo que Cristo "que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen" (1 Timoteo 4:10).

Cada cristiano, por definición, ha sido salvo por la fe en Cristo y su sangre es la propiciación por sus pecados. Este hecho es tan elemental y esencial que uno no podría ser un cristiano sin saberlo. Por lo tanto es absurdo sugerir que Juan está revelando algo de tal importancia al declarar que la sangre de Cristo sirve no sólo para el pueblo vivo de su día, sino para todos los cristianos en todas las épocas. Si esto es lo que pretendía el Espíritu Santo a través de Juan, ¿por qué no lo dice claramente? ¿Acaso el Espíritu Santo utilizaría "mundo" para transmitir el significado "todos los cristianos, en todo momento, en todas partes"? Difícilmente.

¿A Quién le escribió Juan?

Otros calvinistas sostienen que "Juan estaba escribiendo a una audiencia judía, que durante mucho tiempo había creído que Dios era solamente el Dios de Israel. Y así tenían que ser enseñados y recordados que Cristo murió no sólo por las ovejas perdidas de Israel, sino también por las ovejas perdidas en todo el mundo... Así, 'todo el mundo' es su oveja perdida entre las otras naciones además de sus ovejas perdidas de Israel".[25]  De seguro nadie podría imaginar una idea tan descabellada, si el calvinismo no hubiese sido inventado y tampoco la explicación de la palabra "mundo", para lograr salvar su teoría.

No hay nada en la epístola entera que sugiera que Juan se dirige solamente a sólo creyentes judíos. De hecho, cuando esto fue escrito había más gentiles que judíos creyentes. Además, Juan nos dice a quien le está hablando: "estas cosas he escrito a vosotros que creéis en el nombre del hijo de Dios..." (1 Juan 5:13). Esto incluye a todos los cristianos a lo largo de la historia.

Por otra parte, Juan no sólo está escribiendo a todos los creyentes en Cristo, sino que sucede varios años después del Concilio de Jerusalén de Hechos 15, donde se había asentado todo el tema de la salvación para los Gentiles, sin tener que cumplir la ley de Moisés.  La carta de Pablo a los creyentes de Galacia,  tratan este tema en profundidad, y había estado en circulación durante mucho tiempo. Juan no se ocupa de este tema tan conocido en lo más mínimo.

¿Quién hubiera imaginado, sin la necesidad de apoyar una teoría especial, que Juan estaba escribiendo a los cristianos de su día o sólo a una audiencia judía? Además, si Juan no estaba escribiendo a todos los cristianos en todas las edades, ¿cómo podríamos aplicar su epístola a nosotros mismos hoy? De hecho, sabemos que escribía a todos los creyentes en Cristo y los cristianos a lo largo de las épocas han leído su evangelio y las epístolas con ese entendimiento.

Cuando Juan escribe, " El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso...  El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas... Pero vosotros tenéis la unción del Santo... Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros..." (1 Juan 2:4, 9, 20, 27), etc., a través de su epístola, ¿podría esta estar destinada únicamente para los creyentes "de su propio día" o "Judíos creyentes"? ¡Por supuesto que no! Seguramente todo lo que dice es para todos los creyentes en Cristo de todos los tiempos.

¿Y qué del significado de “todo el mundo”?

White cita la canción de los redimidos en Apocalipsis 5:9 – 10. Porque dice de Cristo  "tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;” White razona, "Nos sugiere que este pasaje, entonces, arroja una luz significativa sobre 1 Juan 2:2..." ¿Luz significativa? El texto es muy claro. La única "luz" que White está buscando tan distante es para buscar algo que justifique una interpretación calvinista que obviamente no está en el texto mismo.

White continúa, "...pues resulta evidente que el pasaje de Apocalipsis no está diciendo que Cristo ha comprado a cada hombre de cada tribu, lengua, pueblo y nación. Sin embargo, obviamente, se trata de un concepto paralelo a 'el mundo' en 1 Juan 2:2."

¿Concepto paralelo? ¿Qué significa eso y por cual autoridad? Las dos declaraciones son totalmente diferentes. Uno declara que Cristo murió por todos; y el otro se refiere a aquellos que aceptan su sacrificio por la fe. Si White busca realmente una escritura paralela, no puede encontrar una más clara que 1 Timoteo 4:10, que ya hemos citado: "...que es el Salvador de todos los hombres, (el mundo) mayormente de los que creen.”  [Los redimidos a quien Juan escribe].

Y luego White cita al sumo sacerdote Caifás (Juan 11:49-52) que "nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca". [26] Seguramente Caifás realmente quería decir el pueblo de Israel, la nación entera, un hecho que contradice la Limitada Expiación del Calvinismo.

Lamentablemente, esto es un ejemplo más del punto hasta donde llegan los calvinistas para sugerir que una canción futura en el cielo y una declaración de Caifás sobre la nación de Israel demuestran que "mundo" en 1 Juan 2:2 significa ¡"todos los cristianos en todo el mundo..."! (refiriéndose a los cristianos elegidos). La canción en el cielo es por los redimidos, los que conforman el "nuestro" en 1 Juan 2:2. Ellos son redimidos "de" o "fuera" de cada tribu y lengua y pueblo y nación. De hecho, White nos ayuda a ver un contraste: Juan no dice "de" o "fuera" de todo el mundo; él dice claramente "todo el mundo".

¿Porque White debe ir tan lejos? Dentro de esta misma epístola hay muchas comparaciones que definen "el mundo". En 1 Juan 3:1 tenemos la frase, "...el mundo no nos conoce". Seguramente el "nos" se refiere a los redimidos; "mundo" está en contraste con ellos y de seguro no está refiriéndose a algún otro grupo de cristianos. En 3:13 nos encontramos con, "no os extrañéis si el mundo os aborrece". Una vez más, tenemos el mismo contraste entre los hermanos redimidos y los inconversos que los odian, haciendo que el significado de "mundo" sea muy claro. En 4:5-6 encontramos, "son del mundo... somos de Dios". La distinción entre el mundo y aquellos que son salvos — que se mantiene constante a lo largo de la epístola entera— no puede ser más clara. Otra vez, 1 Juan 5:19 declara: "Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno".

Para ser coherente en su manejo de 1 Juan 2:2, White debe creer que "todos los cristianos en todo el mundo, judíos y gentiles, en todo momento y en todos los lugares" están en maldad y odian a los creyentes a quienes Juan estaba escribiendo. !De hecho, en ninguna parte de la epístola la palabra "mundo" significa lo que el calvinista trata de convertirlo en 1 Juan 2:2!

No hay duda que a lo largo de esta epístola entera la palabra "mundo" constantemente significa exactamente lo que un lector razonable espera: el mundo de la humanidad en general en contraste con el cuerpo de creyentes. Uno no puede decir que "el mundo" en 1 Juan 2:2 es una excepción y tiene un significado diferente a todo el resto de la epístola. Sólo podemos concluir que Cristo es la propiciación por los pecados de todo el mundo, y por lo tanto su muerte no fue propiciatorio para los elegidos solamente, sino para los pecados de toda la humanidad. De hecho, Juan dice exactamente eso en pocas palabras: " Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo" (1 Juan 4:14).

¿Significa eso que todos son salvos automáticamente por la muerte de Cristo? No. La buena noticia del Evangelio es "poder de Dios para salvación a todo aquel que cree..." (Romanos 1:16).  Claramente, sin definiciones especiales de palabras y mucha tergiversación de las Escrituras, la doctrina de la Limitada Expiación se desmorona y con él también el resto del Calvinismo.

Add This