Capitulo 24 - Cuando la Gracia no es Gracia | thebereancall.org

TBC Staff

Lo que Calvino practicaba de imponer su doctrina agustiniana sobre aquellos que no estaban de acuerdo con él, en muchas instancias estaba muy lejos del cristianismo y la gracia de Dios. Sin embargo, era constante con su visión de la Irresistible Gracia y de un Dios que la impone soberanamente sobre los elegidos.

Si el Calvinismo fuera cierto, ¿cómo podría Dios asegurarse que la sangre de Cristo, derramada en la Cruz por el pecado, realmente traería salvación a los elegidos? ¿Cómo se logra que un pecador "totalmente depravado" crea, al menos que sea de una manera irresistible? En su disputa con Roma, Calvino insistió en que "la gracia divina [actúa] irresistible..."[1]

White argumenta que porque la Biblia dice que Cristo salva a los pecadores, nosotros no podemos cambiarlo para decir que él "salva sinérgicamente con la ayuda del pecador mismo".[2]  El hecho de simplemente creer el evangelio y recibir su regalo gratis de salvación, no se puede calificar como “asistencia” a Dios. Sin embargo, Pink sigue argumentando:

¿Qué impresión se logra en las mentes de los hombres del mundo que, en ocasiones, asisten a un servicio evangelístico...? ¿No es la de un Dios decepcionado en el cual los cristianos creen? Lo que se escucha de la mayoría de los evangelistas hoy en día,  cualquier oyente está obligado a concluir que él profesa representar a un Dios que está lleno de intenciones benévolas, pero es incapaz de llevarlas a cabo; que el sinceramente desea bendecir a los hombres, pero estos no se lo permiten?[3]

¿Se ha olvidado Pink que gran parte del Antiguo Testamento fue escrito por profetas en lágrimas que expresaron la decepción y el dolor de Dios por el rechazo de Israel por Su amor, gracia y misericordia? Sin embargo, para el calvinista, si la salvación es simplemente una oferta que el hombre puede negar, esto pone al hombre a cargo en lugar de Dios. Este argumento es absurdo. El destinatario de un regalo sólo puede aceptar o rechazar lo que se le ofrece. Soberanamente imponer algo ya sea un regalo o amor destruye a ambos. El Hombre no está a cargo. Si él no se convierte a Dios voluntariamente con todo su corazón, él está condenado eternamente.

La creencia equivocada de Calvino de que la soberanía de Dios es destruida por el libre albedrío, hizo necesario a un Dios que eligió a algunos para salvación y predestino al resto de la humanidad al infierno eterno. Ningún ser humano puede tener una opción en el asunto. Esta abominable doctrina, contradice directamente  cientos de Escrituras donde Dios pide a todos los hombres que se arrepientan, que crean y a recibir la vida eterna como un regalo de Su gracia. El calvinismo ciega a sus seguidores a estas Escrituras. Así lamenta Pink:

Es triste en verdad encontrar uno como al fallecido Dr. [A.T.] Pierson, cuyos escritos son generalmente tan bíblicos y útiles-diciendo: "es un pensamiento tremendo que incluso Dios mismo no puede... impedirme  el desafiarle y negarle y que él no ejerza su poder en esa dirección si él pudiera o quisiera" (Una Clínica Espiritual). Es más triste aún descubrir que muchos otros respetados y queridos hermanos están dando expresión a los mismos sentimientos. Es triste porque son directamente contrarias a las Sagradas Escrituras".[4]

De hecho, el calvinismo es "incompatible con las Sagradas Escrituras.

Dios el maestro de marionetas

La insistencia en una soberanía que tiene la necesidad de no permitir ninguna opción para el hombre, se convirtió en el fundamento de este sistema de teología, conocido hoy como calvinismo. La soberanía de Dios y la incapacidad del hombre para decir, pensar o hacer nada que Dios no había ya predestinado, ha sido el énfasis continuo, reduciendo al hombre a ser una marioneta y Dios es el que controla las cuerdas.

Engelsma afirma que, "El apóstol Pablo era un acérrimo entusiasta de la predestinación, que sostenía la doble predestinación, la elección y reprobación".[5]  Los que Engelsma atribuye a Pablo, Jewett afirma que eran las creencias comunes de cada teólogo en la historia que vale la pena mencionar: “cada teólogo de primera fila desde Agustín hasta Barth han afirmado... que la elección de Dios es una decisión justa y santa que él hace según su propia y buena voluntad para redimir a los objetos de su amor de elección”.[6]  El hombre no puede si quiera creer en el evangelio, sin que Dios le cause hacerlo. ¡Y el hecho de que haga que tan pocos crean y predestina al tormento eterno a multitudes es "según su beneplácita voluntad"! ¿Es este realmente el "Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo" (Efesios 1:3)?

Piper escribe un libro entero "para defender la afirmación de que Dios no es injusto en incondicionalmente exaltar a algunos israelitas para salvación y otros para condenación".[7]

¿Qué hacemos con todas las plegarias de parte de Dios con Israel de arrepentirse? ¿Y qué del hecho de que todo Israel mató un cordero, salpico la sangre, fueron liberados de Egipto, comieron el maná, y "todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo."? (I Corintios 10:4)  ¿Sin embargo Dios predestinó a muchos, si no a la mayoría de ellos, a la condenación eterna? Por el contrario, está claro que Dios deseaba la salvación eterna de todo Israel.

No tenemos ningún desacuerdo con el calvinismo acerca de la santidad de Dios o su justicia, el asunto se trata de su amor. ¿Ama Dios a todo el mundo y desea el que todos los hombres sean salvos o no? El calvinismo limita el amor infinito de Dios a un grupo selecto; la Biblia declara su amor por todos y permite al hombre la elección que el amor requiere.

Packer explica la posición calvinista: "Dios ama a todos de alguna manera (y todo el mundo que él creo... recibe muchos regalos buenos inmerecidos...). Ama a algunos en todas las formas (es decir... Él los trae a la fe, vida nueva y gloria conforme a su propósito predestinado)."[8]  Pero ¿sería realmente amor "de alguna manera" para que Dios otorgue " buenos regalos inmerecidos" temporales terrenales a los ha predestinado al tormento eterno? ¿El amor "de alguna manera"? ¡Absolutamente no! Amor no puede dejar de dar todo lo posible a aquellos que son amados.

¿Qué amor es este que proporciona bendiciones temporales para aquellos que predestina a la perdición eterna? “Cristo dijo que era un mal negocio para un hombre "ganar el mundo, y perder su alma" (Mateo 16:26). ¡Por lo tanto no puede ser amor de ningún tipo para que Dios le permita a cualquiera, incluso ganar "todo el mundo", a quien él había predestinado ya para "perder su alma"! Sin embargo Packer llama esto un regalo del "amor" que el calvinismo atribuye a Dios. Palmer declara:

Por el Decreto de Dios, y para manifestación de su gloria, algunos hombres y Ángeles están predestinados a vida eterna; y otros pre-ordenados a la muerte eterna... Dios ha designado a los elegidos a la gloria... El resto de la humanidad, Dios está satisfecho, según el consejo inescrutable de su propia voluntad... para la gloria de su poder soberana sobre sus criaturas... ordénales a la deshonra y a la ira por sus pecados, para la alabanza de su justa gloria.[9]

¿Cómo podemos negar de denunciar una tergiversación tan horrible de Dios? El calvinismo es conducido a esta creencia deshonrosa de Dios, por su falta de comprensión de la soberanía. Y la solución es tan simple: reconocer que Dios soberanamente le dio al hombre un poder genuino de elección, y así Dios es exonerado y honrado.

Un Énfasis Unilateral

El énfasis continuo del calvinismo es sobre la soberanía de Dios, su gloria, justicia y la ira. Al buscar en su literatura, uno encuentra muy poco, si logra encontrar algo, de la misericordia de Dios, su gracia, compasión y amor, solamente para los elegidos.

Irresistible Gracia es una invención humana impuesta sobre la Biblia. White escribe, " Irresistible Gracia" es una referencia a la regeneración soberana de Dios sobre sus escogidos: cualquier otro uso de esta frase es un error".[10]  El insiste en normas precisas para el manejo de una frase que ni siquiera se encuentra en la Biblia — un concepto del cual Pablo y los otros apóstoles obviamente no sabían nada.

Cuando Moisés le pidió a Dios una revelación de su gloria, la respuesta fue, " Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro… Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad… que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente… (Es decir perdonar sin haber pagado la pena) al malvado… (Éxodo 33:19; 34: 6-7).

El calvinismo pone un gran énfasis en la declaración de Dios, " y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente" (Éxodo 33:19), pero siempre desde el punto de vista negativo, como si Dios está pronunciando limitaciones sobre su gracia y misericordia, cuando en realidad está declarando su extensión ilimitada. Piper escribe, "Al dispensar su gracia y misericordia Dios solo depende de su propia decisión libre y soberana".[11]

Eso es cierto, pero Dios declara repetidamente que su gracia y su misericordia son para todos.  Sin embargo el calvinista, ve en esta declaración de Dios a Moisés una limitación de la gracia y la misericordia solamente a los elegidos, mientras que el tenor completo de la Escritura nos dice que su misericordia y su gracia son ilimitadas. El contexto entero de este pasaje requiere el entendimiento de que Dios está revelando la extensión infinita de su misericordia y gracia y no sus limitaciones, mientras que en la misma se toma tiempo para dejar claro que la gracia no compromete su justicia: "y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado" (Éxodo 34:7).

Un continuo encubrimiento

¿Sera posible que la influencia tiránica de Calvino sobre Ginebra, que tan a menudo fue tan anti-cristiana, fue un resultado directo de su visión de Dios como un soberano áspero, quien estaba más dispuesto a condenar que a salvar? Trágicamente, esa visión de Dios persiste entre muchos calvinistas hoy en día.

            Los calvinistas han evitado la verdad acerca de Juan Calvino el hombre. El libreto escrito por John Piper y su personal pastoral en la Iglesia Bautista de Belén en Minneapolis inicia con "Información histórica". Esta dice, "Juan Calvino, el famoso teólogo y pastor de Ginebra..."[12]  Y esa es toda la "información histórica". No hay una sola palabra del comportamiento opresivo de este " Papa protestante", que hemos documentado en el capítulo 5. ¿Es esto realmente justo para los lectores el alabar a Calvino sin decir toda la verdad? ¿No da esto una falsa impresión? ¿No es la conducta de Calvino tan importante como su teología?  ¿En última instancia, no están los dos relacionados?  

En un libro más reciente, Piper pretende decir la verdad fielmente sobre Agustín, Lutero y Calvino, a quienes llama "los tres padres famosos y defectuosos de la iglesia cristiana..." y así mostrar cómo "la fidelidad de Dios triunfa sobre los defectos de los hombres".[13]  Piper declara que su objetivo en este libro "es que el glorioso evangelio de la gracia omnipotente de Dios sea, satisfactorio, saboreado, estudiado, y para la alegría de todos los pueblos, en un interminable legado de gozo soberano".[14] ¿Todos los pueblos — incluyendo las multitudes predestinadas a la destrucción? ¿Está hablando en serio? ¿Y gozo soberano? ¿Qué es eso?

 ¿El evangelio de Calvino “omnipotente gracia, satisfactoria, saboreada, estudiada, y difundida para la alegría” de los no-elegidos, que han sido predestinados a la perdición eterna y nacidos a este mundo sin esperanza de cambiar su destino? ¡Qué burla! Pero el calvinista parece estar cegado a lo que su teología ha hecho al Dios quien es amor, y destruyen todo sentido de urgencia y la responsabilidad de predicar el Evangelio.

Piper nos recuerda que "El texto estándar sobre teología que usaron Calvino y Lutero fue “Las Sentencias” (Sentences) de Peter Lombard. El noventa por ciento de este libro consiste en citas de Agustín... Lutero fue un monje Agustino y Calvino se sumergió en los escritos de Agustín, como podemos ver por su uso incrementado de los escritos de Agustín en cada edición nueva de los Institutos... paradójicamente, uno de los más estimados padres de la iglesia católica romana 'nos dio la Reforma.' "[15]  Piper considera esta paradoja como algo bueno; nosotros no, por muchas razones que estamos presentando — entre ellos las herejías de Roma que fueron continuadas en la reforma por Lutero y Calvino. ¿Por qué he sido yo tan duramente criticado por señalar tal "Conexión católica" que el mismo Piper admite?

Su supuesta exposición de los “Defectos” de Calvino es casi un emblanquecimiento. Piper admite que “quince mujeres fueron quemadas en la hoguera” y que habían algunas crueldades. Toda la verdad completa, como ya hemos visto, es mucho peor. Casi todo se trata de justificar, como "El Calvino ‘acomodarse’ a épocas brutales" (como si los cristianos no tuviesen un estándar más alto que las costumbres de actualidad) y fue escrito como "homenaje y defensa de los mártires protestantes en Francia".[16] Piper escribe:

Lo peor fue unirse en la condenación del hereje, Miguel Servetus, a ser quemado en la hoguera en Ginebra... Calvino argumentó el caso en contra de él. Fue condenado a muerte. Calvino exigió una ejecución rápida, para no ser quemado, pero él fue quemado en la hoguera el 27 de octubre de 1553.  Esto ha manchado el nombre de Calvino tan seriamente que muchos no pueden dar audiencia a su enseñanza. ¿Pero no está claro que la mayoría de nosotros, dado el entorno, no habríamos actuado del mismo modo en las mismas circunstancias...? los tiempos eran ásperos, inmorales y bárbaros y esto tuvo un efecto contaminante en todo el mundo... En la vida y el Ministerio de Juan Calvino había un gran enfoque en Dios, Alianza a la Biblia y una constancia de hierro.  Bajo la bandera de la misericordia de Dios a los pecadores miserables, nos haría bien en escuchar y aprender... La convicción detrás de este libro es que la gloria de Dios, por más remota que sea, se refleja en la vida defectuosa de sus siervos fieles.[17]

Con esas dulces palabras, Piper realmente quiere decir que “Bajo la bandera de la misericordia de Dios a los pecadores miserables”, los elegidos favorecidos pueden “escuchar y aprender”. Pero los no elegidos no pueden escuchar y aprender; son totalmente depravados sin entendimiento o esperanza, ¡eso es porque el "Dios" de Piper los mantiene en ceguera! E incluso si pudieran comprender el mensaje y quisieran creer, no sería posible, ya que han sido condenados desde la eternidad pasada por un decreto inmutable del Todopoderoso. ¿Es realmente justo a los lectores el dar una falsa impresión de alegría "soberana" a "todos los pueblos"?

¿Y fue realmente “un gran enfoque en Dios, Alianza a la Biblia y una constancia de hierro” que produjo la tiranía impía y anti-bíblica que hubo bajo Calvino en Ginebra? Repase el capítulo 5 para ver cómo Calvino está protegido por Piper. Hubo decenas de otros quemados en la hoguera, no solo de Miguel Servetus, y también había muchos cristianos que no practicaban la tortura y la quema en la hoguera en los días de Calvino, demostrando así que no se debían hacer "acomodo al entorno de los tiempos brutales". ¿Lo hubiera hecho Pablo o Juan o aun Cristo? ¿Por qué entonces Calvino si?

¿Podría ser que la visión de Calvino en cuanto a Dios (tomando placer en condenar a miles de millones a quienes él podría salvar) encaja perfectamente con la "brutalidad de los tiempos"? Teniendo en cuenta la doctrina de Calvino, ninguna "excepción al entorno de los tiempos brutales" era necesaria.

Y ¿por qué Piper no explica que la razón por la que Calvino pidió muerte por decapitación fue porque ese tipo de ejecución era por delitos civiles y la responsabilidad no estaría sobre él? Pero los cargos presentados en la corte contra Miguel Servetus por Calvino fueron teológicos y estas requerían las llamas. Calvino simplemente estaba tratando de evadir la ley. ¿Le alabamos por eso también? Ocho años más tarde, Calvino todavía aconsejaba a otros gobernantes a exterminar a los herejes "¡Como yo extermine a Miguel Servetus...!" ¿Calvino fue víctima de su tiempo? No, él fue víctima de su teología.

Irrazonable y Anti-bíblico

Como ya hemos visto, la teoría de la Irresistible gracia (al igual que el resto del calvinismo) entra en conflicto con las Escrituras y la razón. Uno de los requisitos más sorprendentes del TULIP es "regeneración antes de la fe". Sproul explica: "la teología reformada considera la regeneración como la obra inmediata sobrenatural del Espíritu Santo que efectúa el cambio de la disposición del alma... La fe es un fruto de la regeneración".[18]

Al haber dado ya la atención a esta extraña teoría, tenemos que examinarla más a fondo. Está claro que este dogma no se produce por la exégesis bíblica, sino que es necesaria para apoyar los otros puntos del TULIP.  En ninguna parte de la biblia declara que la regeneración (es decir, el nuevo nacimiento, nacer de nuevo, la vida eterna, salvación) precede la fe, pero hay decenas de Escrituras que nos dicen que es necesario que primero haya fe:

  • El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. (Marcos 16:16)
  • Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (Juan 1:12)
  • De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. (Juan 6:47)
  • Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. (Juan 11:25)
  • Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre. (Juan 20:31)
  • Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. (Hechos 16:31)
  • y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados. (Hechos 18:8)
  • Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. (Romanos 1:16)
  •  que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.  (Romanos 10:9)
  • Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. (I Corintios 1:21)
  • Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. (Hebreos 1:39)

Sin lugar a dudas, estas Escrituras y muchas otras, declaran que al creer en Cristo y como resultado de  la fe, uno es "salvo". Pero si la fe sólo resulta por la regeneración, la persona se convierte en un cristiano "nacido de nuevo" antes de creer para la salvación — un concepto directamente contrario a las Escrituras. Sproul reconoce que si uno es cristiano, es regenerado; y si uno es regenerado, es un cristiano.[19]  Pero ¿Cómo podría una persona ser cristiana por la "regeneración" sin creer en Cristo por medio del Evangelio?

Robert Morey sostiene que hay un versículo en la Biblia que enseña la regeneración antes de fe: Juan 3:3. Él declara, "Cristo coloca la regeneración a través del Espíritu como un requisito antes de poder 'ver', es decir, creer o tener fe en el Reino de Dios... un pecador que nace de la carne no puede creer las buenas nuevas del reino hasta que haya nacido por el espíritu".[20]

Tales pensamientos débiles e imaginarios no son típicos de Morey. ¿Para "ver" el Reino significa "creer o tener fe en el Reino..."? No hay concepto de "fe en el Reino" en cualquier lugar de las Escrituras: la fe es en Dios y en Cristo. Cristo explica que "ver" cuando reitera, "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios" (Juan 3:5). Uno debe estar en el Reino de Dios para lograr ver. Al darse cuenta que es absurdo hablar de "fe en el Reino", Morey lo reformula para decir "creer la buena noticia del Reino", que es igualmente distante de lo que Cristo dice.

Cristo nos mandó, al igual que sus discípulos, a ir por todo el mundo y predicar el Evangelio a cada persona que encontramos y que esté dispuesto a escuchar. El apóstol Pablo tenía una pasión para llevar el evangelio a todo el mundo a donde el pudiese llegar. Él pasó su vida convenciendo a judíos y gentiles que creyeran en Cristo, disputando en las sinagogas y en los lugares públicos. Pero (como hemos enfatizado) si el calvinismo fuese cierto, Pablo perdió su tiempo, y también nosotros. Los elegidos no necesitan de ninguna persuasión, soberanamente son regenerados sin creer en Cristo. Y los no elegidos son totalmente depravados, incluso "muertos" y no pueden creer para salvación, no importa que tan persuasivos seamos predicando el Evangelio.

Degradando la Gran Comisión

¿Cómo puede la gracia de Dios que trae la regeneración al pecador alcanzar al "totalmente depravado" del calvinismo, que es incapaz de creer el evangelio? sólo por convertir la gracia en Irresistible Gracia, un concepto desconocido en la Escritura. Puesto que el hombre supuestamente no es capaz de creer en Cristo, la salvación debe imponerse sobre él sin que el crea en el Evangelio. Si la depravación Total significa que ningún hombre puede creer en el evangelio para salvación, entonces no sólo sigue la teoría de la Irresistible Gracia, sino que también el hombre debe ser regenerado y hecho vivo, antes que él pueda creer y ser salvo.

Sin embargo, un punto de vista bíblico sigue infiltrándose, traicionado por admisiones no calvinistas. Por ejemplo, el siguiente comentario de Sproul: "una vez que Lutero comprendió las enseñanzas de Pablo en Romanos, fue nacido de nuevo".[21] Este resbalón de lápiz contradice la afirmación de que uno primero debe ser regenerado, y sólo entonces puede entender y creer el Evangelio. ¿Cuál es de las dos? ¿Somos renacidos/regenerados antes de poder creer en el Evangelio, o a través de creer el Evangelio? ¿O renacemos dos veces, una vez por acto soberano de Dios antes de creer, y luego otra vez después de ser regenerados y luego se nos da la fe para creer?

En contraste, la Biblia repetidamente declara en el lenguaje más simple (y en numerosos pasajes) que nadie puede cambiar de ser un pecador arrepentido en ser un hijo de Dios sin creer con su corazón el Evangelio y, como resultado de creer, es nacido del espíritu de Dios. Pero si no se puede creer en el evangelio sin primero ser regenerado por el Espíritu de Dios, como lo declara el calvinismo, entonces no sólo condena a miles de millones, pero también el mal continuo debe ser la voluntad de Dios, tal y como él elige regenerar a tan pocos y moverse en tan pocos corazones con Irresistible Gracia.

La Biblia, la razón y la conciencia se indignan. Dick Sanford lo ha dicho bien:

La enseñanza que (debido a la soberanía de Dios) un hombre que se salva que no pudo hacer nada excepto salvarse, y un hombre perdido que no pudo haber hecho nada excepto estar perdido, destruye el concepto de la gracia. Cambia la gracia a una simple programación. El amor no es necesario... El hombre no responde a la gracia de un Dios amoroso, simplemente está haciendo lo que él está programado para hacer.[22]

Construyendo sobre un fundamento “muerto”

Fue un serio malentendido de “muerto en delitos y pecado" que dio a luz a la Irresistible gracia. A pesar de haber abordado este tema en el capítulo 9, prometimos más discusión sobre ella. Ya que White es reconocido como una autoridad en el calvinismo, permitamos que el elabore más en sus afirmaciones con respecto a la "I" en TULIP:

Los autores reformados señalan con frecuencia la enseñanza bíblica de que el hombre está "muerto en pecado" como justificación de su creencia de que Dios debe ser absolutamente soberano y la salvación debe ser totalmente libre y no una cooperación sinérgica entre Dios y el hombre, ya que el hombre no es capaz de cooperar más que un cadáver.[23]  Si los hombres están muertos en pecado del todo (es decir por definición peculiar de calvinismo), se deduce que deben tener su vida espiritual restaurada antes de que puedan hacer cosas espiritualmente buenas... Los espiritualmente muertos creen todo tipo de cosas: pero no las cosas que son agradables a Dios.[24]

¿Dónde hace la Biblia esta distinción de que los espiritualmente muertos pueden "creer  todo tipo de cosas" pero no "aquellas cosas que son agradables a Dios"? ¿Y qué tiene esto que ver con la salvación, puesto que la salvación no depende de ser “agradable a Dios”? Y si la muerte espiritual se asemeja a la muerte física, entonces los espiritualmente muertos no deberían ser capaces de pensar o creer cualquier otra cosa. Pero si esta analogía falla completamente en este caso, ¿cómo puede ser válida en relación con el Evangelio?

White no ofrece ninguna enseñanza directa de la Biblia. No hay ninguna. La doctrina de la Irresistible gracia se deduce de la declaración bíblica que los hombres están espiritualmente muertos. La única manera de ajustarlo al TULIP fue equiparar la "muerte espiritual" con "muerte física". Ese error se convirtió en un pilar importante del calvinismo.

Una entrega sutil al materialismo

Dabney argumenta, “el cadáver no puede restaurarse la vida a sí mismo; después de que la vida es restablecida se convierte en un agente de la vida”.[25]  ¿Qué tiene que ver esto con la salvación? ¿Que se imagina que el pecador pueda restaurarse a la vida? Lo único que debe hacer el pecador es creer en el Evangelio; Dios es quien, en respuesta a la fe, crea vida espiritual mediante el nuevo nacimiento.

Los calvinistas parecen olvidar que el cuerpo es sólo la casa temporal, terrenal del alma y del espíritu. El cuerpo físico de una persona viva no sabe que está viva. El alma y el espíritu constituyen a la persona que piensa y que tiene voluntad. Así que, al comparar la muerte espiritual a un cadáver se pierde el punto y lleva a la confusión. El error en esta analogía se hace aún más clara cuando recordamos que la regeneración para vida espiritual deja a la persona sin cambios físicamente. 

A pesar de la muerte física del cuerpo, el espíritu del hombre sigue pensando y teniendo voluntad. Cristo habla del hombre rico que, después de su muerte, podía pensar, hablar y expresar sus deseos "en el Hades" (Lucas 16:22-31). El tejido de un cuerpo vivo, incluyendo incluso el cerebro, no saben nada de las "cuestiones de la vida" (Proverbios 4:23), sin embargo, el calvinista fundamenta su teoría en el hecho materialista de que un cadáver no puede hacer nada. Piper acepta el mismo error: "Dios es el que soberanamente decide a quien le dará tal misericordia (en cuanto a ser vivificados espiritualmente)..."[26]

Asimismo, Westblade le llama muerte espiritual a "Un ser moral que no nos impide físicamente, pero que nubla de los ojos del corazón... Como cadáveres morales que somos, la única esperanza que tenemos, es de una voluntad que movilice la pasión nuestra hacia Dios, lo cual se encuentra en el llamado de Dios, que "nos hace vivos juntamente con Cristo..."[27] Aquí el error es un poco más profundo. Ahora la moral está conectada con el cuerpo físico, y el hecho de que un cadáver no puede hacer decisiones morales (por supuesto, que tampoco podría el cuerpo físico cuando estaba vivo), el hombre natural quien está muerto espiritualmente, se lo imagina como moralmente muerto.

¿Dónde enseña esto la Biblia? ¿No fueron entregados los diez mandamientos a la humanidad quien está muerta espiritualmente? y ¿Acaso no pueden entender los muertos espiritualmente las cuestiones morales y a menudo obedecer algunos de los mandamientos? Pablo dice que incluso los Gentiles muertos espiritualmente "Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos..." (Romanos 2:14-15). ¿No apela Dios a la conciencia de cada hombre?

Abraham le recuerda al hombre rico en el infierno de su fracaso moral pasado. Aunque su cuerpo es un cadáver en el sepulcro, el hombre rico conoce su pecado — y sabe que es demasiado tarde para él, y él expresa su seria preocupación moral por sus hermanos vivos, y quiso advertirles para que no le acompañaran en el infierno. El calvinista ha creado una falsa analogía, lejos de la Biblia y del sentido común.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis la Biblia no ofrece justificación alguna, para concluir que el hombre es moralmente un cadáver. Propenso al mal, sí; ¿Pero, que no pueda entender que es pecador y que Cristo murió por sus pecados? ¿Qué es incapaz de reconocer su pecado e incapaz de creer el Evangelio? No.  La Biblia enseña que los espiritualmente muertos pueden entender el Evangelio y creer en el Señor Jesucristo para salvación (Juan 5:24-25, etc.).

Añadiendo a la confusión

J. I. Packer afirma este mismo error básico: "Estar 'Muerto' evidentemente significa insensibilidad total a Dios, un total desconocimiento de su amor y una falta total de la vida que nos da: no puede haber ninguna metáfora más fuerte de la incapacidad espiritual y destitución".[28]

¿Evidentemente? ¿Qué significa eso? ¿"Total insensibilidad a Dios" y "total desconocimiento" del amor de Dios, incluso en la conciencia dada por Dios? ¿Si es bíblico, porque las Escrituras no declaran esta posición calvinista explícitamente?

Packer no ofrece ningún apoyo bíblico para su afirmación. No la hay.  En esto los calvinistas se confunden y se contradicen entre ellos mismos y unos con otros.  Considere esta admisión de Schreiner:

No estamos diciendo que ellos (los totalmente depravados y muertos espiritualmente) son tan malvados como podrían ser. Jesús dice: "...Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" (Lucas 11:13). Si la gente fuera tan mala como podrían ser, no desearían cosas buenas para sus hijos, pero aun así Jesús dice que son malos. Las personas malvadas todavía pueden dar buenos regalos... y hacer cosas buenas..."[29]

¿Si los totalmente depravados y espiritualmente muertos son "cadáveres morales", cómo pueden hacer alguna decisión moral o hacer algo bueno? Que pueden hacerlo es innegable. ¿Sin embargo, la persona espiritualmente "muerta", aunque es capaz de hacer el bien, es incapaz de buscar a Dios o creer en el Evangelio? Esa distinción nunca se ve en las Escrituras.

Ya hemos citado a White en el sentido de que a pesar de que el hombre espiritualmente muerto puede creer en otras cosas, no puede creer las cosas correctas y mucho menos el Evangelio, aunque él puede entenderlo y rechazarlo.[30]  Aquí el calvinismo gira sobre una definición peculiar de la palabra "muerto".

Aquellos quienes son "muertos en pecado" pueden hacer esto, pero no aquello, y sin embargo, estas reglas no se encuentran en ninguna parte de las Escrituras.

El evangelio debe ser predicado a "toda criatura" (Marcos 16:15). Sería irracional que Dios envíe a sus siervos a sufrir y morir predicando el Evangelio a aquellos quienes son incapaces de entenderlo y creerlo. Sin embargo, Palmer razona, "sólo cuando el Espíritu Santo regenera al hombre y lo vivifica espiritualmente puede el hombre tener fe en Cristo y ser salvo”.[31]  En todos los escritos calvinistas que hemos estudiado, no hay un solo versículo de las Escrituras citado que apoye claramente esta doctrina. Nunca hubiera sido inventado si no fuese requerido por el TULIP.

Irresistible Gracia y Muerte Espiritual

La palabra "muerto" se usa de varias maneras en las escrituras. Incluso los salvos que están vivos tanto físicamente como espiritualmente se dicen que son "muertos al pecado" (Romanos 6:2, 7, 11). Sin embargo, todo cristiano sabe que "muerto al pecado" no es una declaración absoluta, pero debe ser experimentado por la fe. También se dice que los cristianos están muertos de otras maneras: "muerto con Cristo" (Romanos 6:8; Colosenses 2:20); "muerto a la ley" (Gálatas 2:19); "Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios." (Colosenses 3:3); “Si somos muertos con él...” (2 Timoteo 2:11), etc… Sin embargo ninguna de estas analogías bíblicas encaja perfectamente con la muerte física.

En cuanto a los pecadores, la Biblia enseña sin lugar a dudas que están espiritualmente muertos para Dios.  Pero ¿qué significa eso? Adán estaba espiritualmente muerto desde el momento en que pecó, pero escuchó cuando Dios le habló y le dijo las consecuencias de su pecado. Él pudo entender por qué Dios hizo una vestidura de piel de animal y le dijo que ofreciera un cordero de la manada, en previsión del cordero de Dios que un día pagaría la pena por el pecado. ¿Fue regenerado Adán? es obvio que no. Este concepto es introducido solamente en el Nuevo Testamento. Sin embargo muchos antes de ese tiempo conocían a Dios y esperaban al Mesías.

¿Por qué la muerte espiritual para Dios se debe tomar en sentido absoluto, mientras que el cristiano  muerto al pecado no lo es? No hay ninguna razón bíblica para hacerlo. Efesios 5:14 ordena, “Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.” Se le está hablando a aquellos que están físicamente vivos, pero espiritualmente muertos. Y este hecho presenta problemas para el calvinista, que afirma que los espiritualmente muertos no pueden oír el Evangelio ni responder, pero se les manda a levantarse de entre los muertos.

Pablo parece estar parafraseando Isaías 60:1-2, que fue dirigido a una Israel incrédula y rebelde. Al parecer, los que están muertos en pecados si pueden responder a Cristo y ser entregados a la luz.

Uno pensaría que los calvinistas querrían responder a Efesios 5:14, pero entre los muchos que he leído, no lo han hecho. White lo evita ampliamente, al igual que Piper. Ninguno de los trece autores calvinistas de los ensayos que componen el libro Still Sovereign (Aun Soberano) lo menciona. Ningún autor puede cubrir todas las Escrituras, pero, ¿Qué ninguno de ellos lo aborde? ¿No es eso extraño? Incluso en su enorme y detallada exposición de los temas en ambos lados, Vance es incapaz de citar a ningún calvinista sobre este pasaje.

La Biblia contiene muchos pasajes difíciles.  Cada pasaje debe interpretarse en el contexto del conjunto. Por ejemplo, los testigos de Jehová citan “Mi padre es mayor que mi” para "probar" que Jesucristo no es Dios. Suena lógico de ese único versículo. Pero cuando tomamos todas las Escrituras, nos damos cuenta que Cristo, quien dijo: "yo y mi Padre uno somos... antes que Abraham fuese, yo soy, etc.," es Dios desde la eternidad pasada, igual y coexistente con el Padre y el Espíritu Santo.

Asimismo, debemos comparar Escritura con Escritura (la Biblia es su propio intérprete), como lo estamos haciendo, para entender pasajes acerca de la elección, los perdurables vasos de ira de Dios como Faraón, su odio por Esaú, pero su amor para Jacob, el estar muerto en pecados y así sucesivamente. Y el comparar la muerte espiritual a la muerte física no cabe en el contexto de la Biblia como un todo.

Buscando y Entendiendo

Los pasajes difíciles se hacen más sencillos a la luz de los que son claros. Y no puede haber ninguna duda que Jesús enseño claramente más de una vez, que los muertos espiritualmente al escuchar su voz y, consecuentemente, creyendo en el Evangelio, les era posible recibir el regalo de vida eterna. Por ejemplo, Jesús dijo, " Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán" (Juan 5:25).

Sin duda, la frase clave "ahora es" se refiere a los espiritualmente muertos siendo vivificados a través de oír y creer en el evangelio en el tiempo de Cristo y así para siempre. Este hecho es claro por su referencia independiente y específica de la resurrección física que sucedería más adelante.

Después de declarar que los espiritualmente muertos podrían oír su voz y vivir, Cristo se refiere a un día futuro de la resurrección física y la frase "ahora es" no es incluida: "porque vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz..." Los sepulcros no fueron mencionados en su primera declaración sobre los muertos espirituales escuchando su voz y viviendo. Cristo se refiere a una resurrección futura ("la hora viene") de los físicamente muertos saliendo de sus tumbas, "a la resurrección de vida" y "a resurrección de condenación" (Juan 5:28-29).

El proceso al que Cristo primero se refiere, por el que los espiritualmente muertos se les da vida, puede ser permanente sólo a través de la predicación y creyendo el Evangelio. Seguramente esta recepción inicial de la vida por los espiritualmente muertos viene como resultado de la fe en Cristo tal y como lo dijo:

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. (Juan 5:24)

Toda la Escritura da testimonio de lo que Cristo, la palabra de vida, está diciendo: "la fe viene por el oír... la palabra de Dios" (Romanos 10:17) y a través de esa fe el espiritualmente "muerto en delitos y pecados" (Efesios 2:1) se le da vida espiritual, vida eterna. Repetidas veces nos dice que el que "cree" tendrá "vida eterna" a través de su fe y como resultado de ello pasa "de muerte a vida." No es regenerado por medio de Dios soberanamente haciéndolo espiritualmente vivo sin creer el Evangelio, y después de esto le da fe para creer en Cristo, como lo afirma el calvinismo. No, él se regenera como resultado de poner su fe en Cristo.

Un amigo calvinista, a quien había dado una copia preliminar del manuscrito de este libro para su revisión, escribió en el margen, "la regeneración y la salvación son muy diferentes..." Sin embargo en ninguna parte en la Escritura, se hace esa distinción. Los calvinistas nos acusan de confundir la regeneración y la salvación. No hay ninguna confusión, son uno y el mismo.

Ya hemos visto que Spurgeon, al igual que MacArthur, comparan la regeneración y la salvación. ¿Cómo podría uno ser regenerado por el espíritu de Dios, convirtiéndolo en hijo de Dios, pero todavía necesitando ser salvo? Seguramente, la regeneración soberana por el espíritu de Dios debe ser lo que Cristo describió a Nicodemo como "nacer de nuevo". ¿Sin embargo, según el calvinismo, uno puede creer en el Evangelio sólo después de la "regeneración"? por el contrario, todos los salvados han nacido de nuevo y todos los que nacen otra vez son salvos — y esto sólo sucede por la fe. Salvación y regeneración son la misma obra de Dios.

Según el calvinismo, sin creer en Cristo, los "elegidos" se regeneran. La regeneración sólo puede significar "nacer de nuevo" por el Espíritu de Dios en la familia de Dios. ¿Qué otro tipo de  "regeneración" podría existir? Puesto que somos salvos por la fe: "porque por gracia sois salvos por medio de la fe... cree... y serás salvo" (Efesios 2:8, Hechos 16:31) — y el calvinismo dice que no podemos tener fe, hasta que seamos  regenerados — ¡se debe (según esta doctrina extraña) nacer de nuevo antes de ser salvos! A pesar de ser un acérrimo calvinista, Dillow se da cuenta de la locura y escribe, "Además, el estado de salvación ocurre simultáneamente con el ejercicio de esta fe y no ocurre antes de él".[32]

Los “Espiritualmente Muertos” Oyen y Creen

Que los no salvos, muertos en delitos y pecados, pueden razonar, entender y creer en el evangelio para salvación está claro en muchos pasajes como los siguientes: "... Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias." (2 Corintios 5:11); " Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, (con hombres no regenerados) y persuadía a judíos y a griegos. (No regenerados) (A creer)" (Hechos 18:4); "  porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, (no regenerados) demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo." (Hechos 18:28); y así sucesivamente.

No sólo estas Escrituras, también muchos otros pasajes semejantes, claramente enseñan que debemos usar la razón y las Escrituras para convencer a los espiritualmente perdidos que necesitan un Salvador. El Espíritu Santo utiliza la persuasión de la palabra de Dios, que es "es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos…" (Hebreos 4:12), para condenar a los perdidos y traerlos a Cristo. Para razonar con, persuadir o convencer, una persona debe entender los argumentos y creer la verdad que transmiten. Claramente, entonces, el no regenerado puede creer en Cristo antes de su regeneración o el persuadirlos sería un esfuerzo infructuoso.

Dios le dijo a los incrédulos y rebeldes hijos de Israel, que en su mayoría se negaban a escuchar, “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos...” (Isaías 1:18). Si fuera cierto el calvinismo, Dios estaría perdiendo su tiempo y esfuerzo de razonamiento con israelitas muertos espiritualmente que no podrían responder a la verdad, a como un cadáver no podría darse una transfusión de sangre. Y si la única manera que podrían arrepentirse y creer para vida eterna era por la regeneración soberana de la Irresistible Gracia, ¿Por qué Dios declaró y advirtió, y al mismo tiempo retuvo el único medio por el que ellos podrían responder?

Según el calvinismo, Dios tuvo que haber regenerado primero a los "elegidos" de Israel, y sólo entonces podría él haber razonado con ellos para algún beneficio espiritual. Pero la Biblia nos dice lo contrario.

De estas pocas Escrituras que hemos considerado, así como muchos pasajes similares en la Biblia, uno nunca puede concluir que Dios abruma a los pecadores elegidos con Irresistible Gracia regenerándolos primero y luego dándoles la fe para creer.  Por el contrario, Él les exhorta a arrepentirse y envía a sus profetas para advertirles y persuadirlos.

El hecho de que Pablo, Apolos y los otros evangelistas de la antigüedad invirtieron en convencer a los hombres a creer en el Evangelio, es totalmente contrario al concepto de Total Depravación, la Irresistible Gracia y la regeneración antes de la fe. Obviamente, Pablo no tenía conocimiento de los principios que Calvino extraería de sus epístolas 1.500 años más tarde. Ni al parecer, Jesús tampoco, porque él siempre insto a los no regenerados a venir a él y desde la Cruz, le rogo al Padre perdonar a los rebeldes que le crucificaron y que se burlaban de él.

¿Irresistible Gracia “Limitada”?

Aún si asumiéramos, para razón del argumento, que la gracia puede ser irresistible, la gracia del calvinista no podría llamarse gracia por otra razón: es sólo para los elegidos. Sí, al ser soberano, Dios puede hacer como a él le place. Él podría condenar a todo el mundo y nadie podría quejarse, porque eso es lo que merecemos. Él no está obligado a salvar a nadie.

Pero la soberanía no es la descripción total de Dios. Ya se han citado numerosos pasajes describiendo a Dios como infinito en amor, misericordia y gracia hacia todos y no quiere que ninguno perezca. Sin embargo el calvinismo, limita la gracia y la misericordia de Dios. A Cristo le preguntaron si pocos se salvarían, y el afirmó que en efecto serían pocos (Mateo 7:13-14; Lucas 13:23-28) No porque  Dios limita su gracia, sino porque  pocos están dispuestos a arrepentirse y creer en el Evangelio; de hecho, Cristo continuamente instó a los hombres para entrar en el camino a la vida eterna.

Uno puede pensar que estos pasajes donde Cristo dice que pocos se salvarán serían los favoritos de los calvinistas, especialmente Mateo 7:14 y Lucas 13:23. Sin embargo en la búsqueda de libros escritos por calvinistas, este autor ha sido incapaz de encontrar una sola referencia a estos versículos. ¿Por qué? Porque contradicen el calvinismo. Cristo muy claramente pone sobre el no regenerado la responsabilidad de entrar en el Reino. "Entrad por la puerta estrecha… porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan" (Mateo 7:14).

¿Entrad? ¿Hallar? ¡Estos son términos muy poco calvinistas! ¿Por qué Cristo daría tal advertencia si uno puede entrar en el reino solo por haber sido predestinado a la salvación y soberanamente regenerado, sin cualquier comprensión, arrepentimiento o fe? A. T. Pierson dijo así:

En la medida que cualquier ser humano peca por sí mismo, él debe creer por sí mismo... Esto excluye la jactancia. Sólo debo creer... tomar a Jesús como Salvador... aceptar la bata blanca de su justicia perfecta, que es para “todo y a todos... los que creen.”  (Romanos 3:22)[33]

¿Por qué no hay más salvos? La Biblia dice que es porque muy pocos están dispuestos a venir como pecadores arrepentidos y entrar en la puerta estrecha de la fe por Cristo solamente. El negarle al hombre el libre albedrío, el calvinismo insiste en que tan pocos son salvos porque Dios solo ama, cuida y salva a unos cuantos, aunque él podría salvarlos a todos — de hecho, esta salvación para tan , según el calvinismo,  es para la mayor gloria de Dios. Hemos citado a Calvino anteriormente:

 Nunca estaremos claramente convencidos, como debemos serlo, de que nuestra salvación fluye de la fuente de la misericordia gratuita de Dios, hasta que llegamos a conocer su elección eterna, que ilumina la gracia de Dios por este contraste:... que el entrega a algunos y le niega a otros.[34]

Aquí logramos un entendimiento adicional en el pensamiento extraño de Calvino: ¡Dios ilumina su gracia pero no la extiende a las multitudes! De alguna manera, limitando su gracia, ¡Dios aumenta nuestro aprecio de la fuente de donde fluye su misericordia! ¿Y debemos de alabarle más porque sólo da a algunos lo que podría extender a todos? Esto es calvinismo. Boettner nos recuerda que "si alguno se salva, Dios debe elegir quienes serán los objetos de su gracia".[35]

Imaginemos a un hombre en una barcaza, rodeado de mil personas desesperadas que no tienen chaleco salvavidas y que solo pueden mantenerse a flote en el agua helada durante unos minutos más. Este hombre tiene los medios de salvar a cada uno de ellos de una tumba en el mar y tiene más que suficiente espacio y equipo completo en la barcaza para todos ellos. Él rescata sólo a 150 de una muerte segura, dejando el resto a ahogarse ya que a él le place hacerlo.

Al día siguiente, ¿Tendrían los periódicos un encabezamiento alabando a este hombre por ser tan amable, gentil y misericordioso, porque rescató a 150 y dejo morir a 850 o incluso si hubiera rescatado a 850 y dejara a la suerte 150, a quienes él podría haber salvado? Lo dudo mucho. Por la conciencia que Dios ha dado a los "Totalmente Depravados" y los espiritualmente muertos hijos de Adán, todos los condenarían por su comportamiento  despreciable. Nadie con sentido de moral, que Dios ha impreso en cada conciencia, podría alabar a un hombre por dejar a alguien morir que pudo haber salvado.

¿Sin embargo se supone que debemos  creer que Dios se abstiene de rescatar a millones y quizá miles de millones, a los cuales él también podría haber salvado? ¿Y debemos de alabarle más por haber limitado su amor, misericordia y gracia? ¡Tal es la enseñanza del calvinismo!

La difamación contra Dios claramente expresada

W. J. Seaton dice, sin ningún sentido aparente de la ironía o la vergüenza, “Si solo Dios puede salvar, y si todos no son salvos, entonces la conclusión debe ser que Dios no ha escogido salvar a todos”.[36]  Rose sostiene que el afirmar que el propósito de la muerte de Cristo era proveer salvación para todos “es socavar los cimientos de nuestra fe”.[37]

¿Cual "fe" es esa? ¿Cómo se atreven Agustín y Calvino a difamar de tal manera al Padre celestial, que la Biblia nos asegura que es infinitamente con tanto amor, misericordioso, bueno y benevolente de lo que cualquier humano podría ser? El calvinismo ha reducido el amor y compasión de Dios a un nivel inferior, incluso al que los impíos aplican mutuamente.

Piper termina uno de sus libros más importantes, en el que él intenta justificar el Dios réprobo del calvinismo, con esta exhortación a los lectores elegidos: "Confiaremos en la misericordia solamente. En la esperanza de gloria extenderemos esta misericordia a los demás que vean nuestras buenas obras y glorifiquen a nuestro Padre celestial".[38] ¿Por qué darían gloria al Dios del calvinismo, al ver las buenas obras de los elegidos, los que han sido predestinados a la condenación eterna, a quienes se les cerró la puerta de salvación? La conciencia dada por Dios se ofende en el regocijo de los calvinistas en su elección, sin una sola palabra de simpatía para los que pasaran la eternidad en angustia, y para quienes desde el principio nunca hubo esperanza alguna. ¿Y cómo podrían estar interesados en aquellos para quienes Dios no tiene ninguna preocupación?

Y en cuanto a la misericordia, sólo si uno está absolutamente seguro de que está entre los elegidos ¿Y puede algún calvinista asegurarlo?) se atreve a confiar en esta "misericordia" de este Dios sin misericordia. Para los no elegidos no hay piedad real, porque cualquier bendición en esta vida es anulada por una eternidad en el tormento. Ni tampoco necesita el calvinista ser misericordioso, excepto para aquellos a quienes (al igual que su Dios) "le place" ser misericordioso.

John MacArthur escribe un libro entero[39] intentando demostrar que Dios tiene gran amor y es misericordioso hacia aquellos a quienes él ha predestinado a un tormento eterno, porque él les da sol y lluvia y bendiciones temporales en esta vida breve. ¡Sólo un calvinista podría pensar en esos términos! ¿Felicitamos a la gracia y el amor de un asesino en serie que siempre da una buena comida a sus víctimas justo antes de torturarlos y matarlos? Ah, pero Dios es soberano y la arcilla no puede quejarse de lo que el alfarero ha hecho de él.

Por el contrario, no somos meros terrones de arcilla, sino criaturas hechas a la imagen de Dios y a quien él con tanto amor prometió salvación, si nosotros tan solo creemos. El Dios del calvinismo ofende la conciencia que el Dios de la Biblia ha puesto dentro de toda la humanidad, pisotea la misma compasión que con amor Dios ha infundido aún a los impíos y quien manifiesta un nivel inferior de comportamiento hacia las multitudes que él (Dios) requiere de nosotros hacia nuestros enemigos. ¡Algo está mal con esto!

El verdadero problema no es la soberanía de Dios, a la que todos están de acuerdo. La cuestión es la misericordia y gracia motivada por el amor de Dios. La Limitada e Irresistible "gracia" del calvinismo no es  gracia en lo absoluto.

_____________________________________________________________________________________

1.          John Calvin, Acts of the Council of trent: With the Antidote, ed. and trans. Henry Beveridge (1851); in Selected Works of John Calvin: tracts and letters, 7 vols., ed. Henry Beveridge and Jules Bonnet (Grand Rapids, MI: Baker Books, 1983), 3:111.

2.          James R. White, the potter’s Freedom (Amityville, NY: Calvary Press Publishing, 2000), 247.

3.          Arthur W. Pink, the Sovereignty of God (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 2nd prtg. 1986) ,  12.

4.          Ibid., 144.

5.          David J. Engelsma, Hyper-Calvinism and the Call of the Gospel (Grandville, MI: Reformed Free Publishing Association, 1980), 53.

6.          Paul K. Jewett, Election and predestination (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1985 ed.), 3–4.

7.          John Piper, The Justification of God: An Exegetical and Theological Study of Romans:9:1–23 (Grand Rapids, MI: Baker Books, 2000), 179.

8.          J. I. Packer, “The Love of God: Universal and Particular,” in Still Sovereign, ed. Thomas R. Schreiner and Bruce A. Ware (Grand Rapids, MI: Baker Books, 2000), 283–84.

9.          Edwin H. Palmer, the five points of calvinism (Grand Rapids, MI: Baker Books, enlarged ed., 20th prtg. 1999), 95, 124–25.

10.        White, potter’s, 137.

11.        Piper, Justification, 82–83.

12.        John Piper and Pastoral Staff, “TULIP: What We Believe about the Five Points of Calvinism: Position Paper of the Pastoral Staff” (Minneapolis, MN: Desiring God Ministries, 1997), 3.

13.        John Piper, the legacy of Sovereign Joy: God’s triumphant Grace in the lives of Augustine, luther, and Calvin (Wheaton, IL: Crossway Books, 2000), 18.

14.        Ibid., 38.

15.        Ibid., 24–25.

16.        Ibid., 32–35.

17.        Ibid., 34–38.

18.        R. C. Sproul, Faith Alone: The Evangelical Doctrine of Justification (Grand Rapids, MI:

Baker Books, 1995), 26.

19.        Ibid., 23.

20.        Robert A. Morey, Studies in the Atonement (Southbridge, MA: Crowne Publications, 1989) ,  82.

21.        R. C. Sproul, the Holiness of God (Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, Inc., 1993  ed.),  144.

22.        Dick Sanford, predestination and Election, ed. John R. Cross (self-published monograph, n. d.), 3.

23.        White, potter’s, 100.

24.        Ibid., 105.

25.        Robert L. Dabney, the Five points of Calvinism (Harrisburg, VA: Sprinkle Publications, 1992) ,  35.

26.        Piper, Justification, 178, note 31.

27.        Donald J. Westblade, “Divine Election in the Pauline Literature.” In Still Sovereign, ed.

Thomas R. Schreiner and Bruce A. Ware (Grand Rapids, MI: Baker Books, 2000), 72–73.

28.        Packer, “Love.” In Still, 283.

29.        Thomas R. Schreiner, “Does Scripture Teach Prevenient Grace in the Wesleyan Sense?” in Schreiner and Ware, Still, 231.

30.        White, potter’s, 101.

31.        Palmer, five points, 27.

32.        Joseph C. Dillow, the Reign of the Servant Kings: A Study of Eternal Security and the Final Significance of Man (Haysville, NC: Schoettle Publishing Co., 2nd ed. 1993), 287.

33.        Arthur T. Pierson, the Believer’s life: its past, present, and Future tenses (London: Morgan and Scott, 1905), 20, 33.

34.        John Calvin, institutes of the Christian Religion, trans. Henry Beveridge (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1998 ed.), III: xxi, 1.

35.        Loraine Boettner, the Reformed Doctrine of predestination (Phillipsburg, NJ: Presbyterian and Reformed Publishing Co., 1932), 95.

36.        W. J. Seaton, the Five points of Calvinism (Carlisle, Pa: The Banner of Truth Trust, 1970), 12.

37.        Pink, Sovereignty, 260.

38.        Piper, Justification, 220.

39.        John MacArthur, Jr., the love of God (Dallas, TX: Word Publishing, 1996).

 
Add This