Capítulo 21 - Más Escrituras Esenciales | thebereancall.org

TBC Staff

Las siguientes Escrituras son algunas de las cuales los calvinistas intentan escapar. Hebreos 2:9 ("Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos") y a esta se le da la interpretación calvinista familiar. White cita el versículo 17: "en todo semejante a sus hermanos... un misericordioso y fiel sumo sacerdote... para expiar los pecados del pueblo". Él continua "explicando":

¿A cuales "personas" se está refiriendo? Son los "muchos hijos" de 2:10, los "santifica" (2:11), "Mis hermanos" (2:12), "los hijos que Dios Me dio" (2:13)... A la luz de esto entendemos la declaración de Hebreos 2:9, " para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos"[los que entiende White como elegidos solamente]. Otro pasaje frecuentemente citado sin contexto por los arminianos pero definido tan claramente en el texto.[1]

Consideremos el contexto. Incluso cuando el escritor usa "nosotros", no siempre se refiere sólo a los creyentes: "¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande...?" (Hebreos 2:3). Seguramente esto está dirigido a toda la humanidad, y no sólo a los elegidos, a menos que el calvinista está dispuesto a admitir que los elegidos pueden descuidar su salvación y así perderla. Esta amonestación solemne introduce toda esta sección de Hebreos 2, que continúa sobre la misma línea en los capítulos 3 y 4. A los lectores se les da numerosas advertencias y exhortaciones para aferrarse a la fe y no endurecer sus corazones para que no se pierdan como los hijos de Israel y perecieron en el desierto por su incredulidad. 

El hecho de que esta sección contiene referencias a los que recibieron a Cristo por Dios, a través de su sacrificio, no garantiza que la frase "gustase la muerte por todos" significa que él probó la muerte sólo por los elegidos. Sin duda la epístola entera está dirigida a creyentes, al igual que todas las epístolas y toda la Biblia, pero también dice mucho de los inconversos y a los inconversos.

No todo Israel fue salvo y muchos murieron, por lo que Israel no puede referirse a los elegidos calvinistas. El contexto entero que rodea Hebreos 2:9 contiene algunos de los versículos más fuertes, que los arminianos citan apoyando la creencia de que salvación se puede perder, incluye algunos de los siguientes:

  • Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones(Hebreos 3:7-9)
  • Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; (Hebreos 3:12)
  • Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, (Hebreos 3:14)
  • Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, (Hebreos 4:6)

Curiosamente, en su libro escrito para refutar el arminianismo y para defender el calvinismo, White evita totalmente estos versículos, que conforman el contexto entero de Hebreos 2:9. ¡Y lo hace mientras reprende a los arminianos por evitar el contexto! 

¿Y qué de 2 Pedro 2:1?

Otro pasaje importante entre los mencionados brevemente en el último capítulo es 2 Pedro 2:1 ("habrán falsos maestros... negaran al Señor que los compró"). Claramente estos falsos maestros no son salvos, pero  han sido "comprados" con la sangre de Cristo. Esto es una clara negación de la limitada expiación. Aunque aparentemente son aceptados como "maestros" dentro de la iglesia, nunca fueron salvos, como es el caso de aquellos a quien Judas se refiere que han "entrado encubiertamente... hombres impíos... destinados para  condenación" (Judas 4). Este pasaje, también es ignorado completamente por White y la mayoría de los apologistas calvinistas.

Muy pocos Calvinistas han intentado tratar con Escrituras como Hebreos 10:29 y 2 Pedro 2:1, que hablan de la destrucción de aquellos que desprecian la "sangre del pacto con el cual [han] sido santificados" y "desprecian al Señor que los compró..." La Biblia de estudio de Ginebra, Sproul intenta escaparse, simplemente ignorando las contradicciones evidentes del calvinismo. Vance cita a la mayoría de quienes han hecho estos intentos.[2]

Charles Bronson insiste en que es "casi blasfemia decir que Cristo derramó su preciosa sangre para algunos y que al final de todo, perecieron en el infierno."[3] ¿Entonces qué dicen estos versículos? Dabney descarta ambos versículos porque: “El expresarse de Pedro y también en el libro de Hebreos… pueden recibir una explicación totalmente adecuada, sin enseñar que Cristo llegó a “comprar” o “santificar” a algún apóstata, al decir que los Apóstoles ‘ad hominem’ (en contra de la persona)”.[4]

¿“Ad hominem”? ¿Qué significa eso en este contexto? ¿“Puede” haber una manera de explicar esto en un lenguaje más claro?  Si lo hay, los calvinistas aún no han sido capaces de ponerse de acuerdo en cuanto a ello.

En cuanto a los que fueron santificados según Hebreos 10:29, Beck afirma que fueron "santificados pero no salvos".[5]  Pero, ¿cómo puede un calvinista admitir que nadie, excepto los elegidos, han sido santificados, como lo afirma MacArthur claramente en su Biblia de estudio? No hay duda de que las personas descritas en ambos pasajes se pierden eternamente. Así nos quedan sólo dos opciones: 1) que una vez fueron salvos y perdieron su salvación; o 2) nunca fueron salvos, pero fueron comprados y santificados por la sangre de Cristo. ¡Ninguna de estas opciones caben en el calvinismo! Entonces no es de extrañarse que los calvinistas generalmente evitan estos dos pasajes.

Gill mantiene que Cristo mismo "dice aquí ser santificado"[6], lo cual no encaja de ninguna forma en el contexto. Owen los califica como meros "profesores de la fe del Evangelio",[7]  con lo que estaríamos de acuerdo, pero  no explica cómo estos no elegidos "meramente profesores" que podrían ser "santificados" con la sangre de Cristo. Aparte de algunos comentarios aislados, la mayoría de calvinistas están extrañamente mudos sobre estos dos pasajes.  Incluso en su comentario de Hebreos, Pink evita Hebreos 10:29.

Ciertamente la limitada expiación debe ser renunciada. Juan 3:16 significa lo que dice. La sangre de Cristo fue derramada por los pecados de todo el mundo y, en ese sentido, todos son "santificados". Como escribe Pablo en 1 Timoteo 4:10, Cristo "es el Salvador de todos los hombres" ya que la salvación ha sido comprada para todos, incluso para aquellos que lo rechazan; y él es el Salvador "especialmente de aquellos que creen", porque han creído el Evangelio, han recibido a Cristo y así son salvos eternamente.

Entendiendo Pedro 3:9

Con respecto a 2 Pedro 3:9, White otra vez hace referencia a la supuesta e increíble, pero nunca revelada refutación de John Gill.[8]  Él dos veces sugiere que la "visión reformada" de este pasaje puede ser "una interpretación más coherente" que las de Geisler, pero nunca la revela.[9] Luego, él promete que dará "una interpretación exegética del pasaje".[10] Después nos dicen que Geisler no da "una discusión significativa y completa" del texto como lo es  "la exégesis reformada", pero ni la de Geisler ni la “exégesis reformada” es explicada.[11]

Por último, se nos da la interpretación calvinista de " El Señor no retarda su promesa…, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." White declara que "el pasaje no está hablando acerca de la salvación como tema central". Y sobre esa base el completamente descarta lo que Pedro tan claramente afirma.

De hecho, el pasaje habla de una serie de cosas: los últimos días; burladores que surgirían ridiculizando la idea de que Cristo volvería a juzgar; un recordatorio de la inundación que destruyó el mundo de ese día, y que el mundo presente seria destruido por el fuego; que el día del Señor vendrá como un ladrón; que el universo se disolverá; por lo tanto, debemos vivir vidas piadosas; que las personas inestables e ignorantes iban a torcer el significado de las epístolas de Pablo; y finalmente hay una exhortación para evitar errores y a "crecer en gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo".

Puesto que Pedro lo aborda tanto en este último capítulo de su epístola, no hay razón ninguna por la que la salvación no podría ser incluida. Seguramente él puede dirigirse a salvos y no salvos en este pasaje. Si no es así, tenemos una grave contradicción. La frase "es paciente para con nosotros" no puede tratar solamente con los elegidos. Debe incluir a toda la humanidad. Si no fuese así, la frase que sigue ("no queriendo que ninguno perezca") solamente debe aplicarse a los elegidos. Pero esto último solo puede referirse a toda la humanidad, porque hace referencia a aquellos que perecen y de seguro no puede poner en peligro a los elegidos.

Sólo hay dos posibilidades: la referencia es 1) pereciendo bajo la pena de pecado o escapar a esa pena por arrepentirse; o 2) perecer en el fuego que destruirá el mundo o escapar de ella. Ciertamente, perecer en el fuego del juicio de Dios que destruye el mundo no es aplicable a los elegidos al igual que el perecer bajo la pena del pecado. John Owen sostuvo, "veamos entonces, de quien está hablando aquí el apóstol... Tales como habían recibido "grandes y preciosas promesas"... a quienes llama 'amados'... El texto es claro que sólo los elegidos no tienen que perecer".[12]  Asimismo, John Gill escribe, "no es cierto que Dios no está dispuesto a que perezcan individuos de la raza humana, puesto que él ha hecho y nombró a los impíos para el día del mal... Ni tampoco es su voluntad que todos los hombres... vengan al arrepentimiento, ya que él retiene de muchos los medios de la gracia y el arrepentimiento..."[13]

¿No está Gill directamente contradiciendo lo que Dios tan claramente y repetidamente expresa como su deseo para que todos puedan ser salvos? Por ejemplo, la siguiente es tan inequívoca que la contradicción de Gill parece nada menos que blasfemia: "Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?" (Ezequiel 33: 11). ¡No existe manera de definir a "los malos" y la "casa de Israel" como los elegidos!

A pesar de ser calvinista, John Murray, ex profesor de seminario de Westminster, a quien Cornelius Van Til llama "un gran exegeta de la palabra de Dios",[14] declara, "Dios no quiere que ninguno perezca. Su deseo es que todos deben entrar en vida eterna por venir al arrepentimiento. El idioma en esta parte del versículo es tan absoluto que es muy antinatural pretender que Pedro solo se refiera a que Dios no desea que ningún creyente perezca... "[15] Escribiendo en el segundo siglo, Justin Martyr sugiere que Dios está retrasando el juicio porque "en su pre-conocimiento ve que algunos serán salvos por el arrepentimiento, algunos que quizás aun no están en existencia".[16]

¿Se encuentran los elegidos en peligro de perecer?

Vamos a suponer que White tiene razón y el tema no es salvación. "Perecer", por lo tanto, debe hacer referencia a perecer en el fuego del juicio de Dios que, en el día del Señor, destruirá el universo. Sin duda es una posibilidad válida para los no creyentes, pero White afirma que  "nosotros" y "todos" se refiere a los elegidos. Ahora tenemos un nuevo problema: ¿Cómo podría haber algún peligro de que los elegidos perezcan en el fuego final del juicio de Dios, y cómo impediría su paciencia esto hacia ellos para evitarlo?

White sostiene que puesto que la epístola se dirige a los creyentes, sólo puede hacer referencia a los creyentes en su totalidad. Una de muchas cartas recibidas sobre el tema afirma: "como en todas las epístolas, 2 Pedro se dirige a los elegidos... Pedro no está hablando a la humanidad en general en esta carta... "[17]  Hemos demostrado, lógica y bíblicamente, que este argumento, utilizado con frecuencia por calvinistas en otros casos, no tiene fundamento. El hecho de que se refiere a los creyentes, no es razón para que Pedro no pueda hacer una declaración sobre el deseo de Dios para el mundo entero, incluyendo el destino de los incrédulos.

A pesar de que Pedro no está hablando a la humanidad en general, sino sólo a los elegidos, él ciertamente no está hablando solamente acerca de los elegidos. ¿Serán los elegidos los burladores de los últimos días? ¿Perecieron en el diluvio algunos de los elegidos? ¿Serán los elegidos los que perecen en el fuego que viene a destruir el mundo y el universo entero? Seguro que no. Ni tampoco podrían aquellos con quienes Dios es paciente, para que no se pierdan en el juicio venidero, ser los elegidos.

Por otra parte, la salvación es, sin duda, el tema de este versículo, porque se refiere al arrepentimiento que Dios quiere para todos; y seguramente un arrepentimiento para salvación es el único medio para librarlos de la ira venidera. Pero los elegidos, ya salvos, no necesitan arrepentirse para salvación, entonces, ¿cómo podría "que ninguno perezca... todos procedan al arrepentimiento" referirse a ellos?

Además, la doctrina de la Irresistible gracia afirma que Dios puede hacer que cualquier persona se arrepienta y crea en el evangelio en cualquier momento, entonces ¿por qué se mencionaría paciencia si la referencia es a los elegidos? Si el tema es la salvación o no, el calvinismo está en problemas. A pesar de las contradicciones que hemos señalado, el único escape es insistir en que esto no se refiere a toda la humanidad, sino sólo a los elegidos. Ahora nos enfrentamos a una redundancia más: ¿Dios no está dispuesto a que perezcan ninguno de estos que ha elegido soberanamente a perecer? ¿Y es paciente para lograr ese objetivo? Estos argumentos no son sostenibles.

La única comprensión coherente de este versículo es que el "para con nosotros" en la frase "es paciente para con nosotros" es como un "nosotros" editorial  que incluye a todos. Ciertamente el único otro pasaje en que se usa esta expresión, se encuentra en el Nuevo Testamento, y claramente se refiere a los salvos. Pero un solo uso no hace la regla. "Nosotros" nos presenta las declaraciones acerca de "paciencia" y  de "morir", que sólo pueden aplicarse al mundo en general.

Pedro se refiere a la destrucción del universo del cual los elegidos fueron salvos. Los impíos son los que perecen. La única comprensión coherente del versículo es que Dios no quiere que nadie perezca, y tal como lo ha hecho con Israel, es paciente rogando a ellos y esperando a que se arrepientan y sean salvos, como lo declara toda la Escritura.

¿Y qué de 1 Timoteo 4:10?

Debe prestarse más atención a la declaración de Pablo que "Cristo es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen". Seguramente "los que creen", deben ser los elegidos para quienes Cristo es el Salvador de una manera especial y no de "todos los hombres" en general. Así "todos los hombres" no pueden significar, los elegidos. White omite la referencia a este pasaje, como muchos otros calvinistas.

Por supuesto, hay contrastes similares hechos en otros lugares en las Escrituras. Pablo exhorta a la oración "por todos los hombres;… para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. y apacible..." (1 Timoteo 2:1 – 2). Seguramente el "todos" los que debemos orar deben ser cristianos, y "todos los hombres" deben ser todos los demás. Otra vez Pablo escribe, " Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe" (Gálatas 6:10). Destacando que los verdaderos creyentes deben ser los de la familia de la fe, en contraste a "todos".

No sólo White y MacArthur, como hemos visto, pero otros calvinistas adoptan razonamientos asombrosos para lograr eludir la simple enseñanza de la Escritura. Gary North explica que "Cristo es realmente el Salvador de todas las personas antes del día del juicio".[18]   ¿"Salvador" de qué manera? North no explica, ni tampoco puede. Calvino es igual de irracional en su afirmación de que el Salvador significa simplemente que Cristo muestra su "bondad" a todos los hombres.[19] ¿Dónde se utiliza la palabra "Salvador"  para hablar de "bondad"? ¿Y qué bondad bendice en esta vida y predestina al tormento por la eternidad, como lo enseña el calvinismo?  Calvino agrega que "Salvador" en este pasaje sólo significa (para los no elegidos) que Cristo "guarda y preserva".[20]  Pink y Beck declaran algo parecido a Calvino, que el "Salvador de todos los hombres" significa simplemente que Cristo es el "preservador" de todos los hombres. ¿Temporalmente? ¿Preservar de qué o para qué?

¿De qué manera Dios "preserva" a aquellos a quienes él ha predestinado a la condenación eterna? Y ¿qué podría significar por "Bondad" de Dios a los que predestinó, a ésos antes de su nacimiento en el lago de fuego y de quienes él retiene la salvación que podría darles si él lo deseara? ¡Nos consterna tantos esfuerzos indignantes para eludir la clara enseñanza de la escritura — y nos sentimos ofendidos por nuestro Dios por tal audacia en pervertir Su palabra y carácter!

Sproul explica: "Salvador de todos los hombres. La convocatoria general al arrepentimiento y la salvación se extiende a todas las personas"(énfasis en original)[21]  ¿Cómo se “extiende” la salvación a aquellos para los cuales Cristo no murió? ¿Y cómo puede este supuesto “llamado... para salvación" hacer de Cristo el Salvador de aquellos que son totalmente depravados e incapaces de responder a este llamado, y que ya han sido predestinados a la condenación eterna? El calvinismo parece pervertir no sólo la Biblia, sino también la mente de los hombres, por lo que son capaces de fingir que aquellas contradicciones obvias tienen sentido.

MacArthur entra en más profundidad en un intento de eliminar la contradicción:

Sin embargo, la palabra gr. traducida "especialmente" debe significar que todos los hombres disfrutan de la salvación de Dios en alguna manera, como los creyentes disfrutan de su salvación. La explicación simple es que Dios es el Salvador de todos los hombres, sólo en un sentido temporal, mientras que de los creyentes en un sentido eterno... todos los hombres experimentan algunos de los beneficios terrenales de la bondad de Dios. Los beneficios son: 1) gracia común... Bondad de Dios que se muestra a toda la humanidad universalmente... llenándolo de bendiciones temporales...; 2) compasión, el amor del corazón quebrantado Dios mostrado a los pecadores indignos, no regenerados...; 3) amonestación... Dios siempre advierte a los pecadores de su destino, demostrando el corazón de un creador compasivo que no tiene ningún placer en la muerte de los impíos (Ezequiel 18:30-32; 33:11); 4) la invitación del Evangelio, la salvación en Cristo que es ofrecido indiscriminadamente a todos...[22]

Lejos de eliminar la contradicción escandalosa, MacArthur destaca con precisión lo que la Biblia enseña. Que Dios tiene " el amor del corazón quebrantado" y "constantemente advierte a los pecadores de su destino" y que "salvación en Cristo se ofrece indiscriminadamente a todos", lo cual es la clara enseñanza de la Escritura. Pero esto es la antítesis del calvinismo, que enseña que Cristo murió solamente por los elegidos y la salvación es sólo para ellos.

MacArthur mismo declara que "Dios escogió sólo a los elegidos del mundo"[23]  y que al igual que "un cadáver no puede salir de la tumba y caminar"[24]  igual es para los no elegidos escuchar las advertencias y las ofertas de salvación y mucho menos responder a ellas por fe. Entonces ¿cómo podría sinceramente "ofrecerse" salvación a los no elegidos? ¡Qué huecos más profundos cavan para sí mismos los calvinistas tratando de conciliar su teoría con las Escrituras!

Es un insulto a Dios quien es amor el decir que la “Salvación que Dios da” de alguna manera es una bendición temporal en la tierra a los que el predestinó al tormento eterno en el lago de fuego antes de que nacieran. ¡Y es una burla cruel a aquellos para quienes Cristo no murió el decirles que Cristo es su Salvador! ¡Sproul y MacArthur saben muy bien a lo que Pablo se refiere a la salvación, que esta no es algo temporal para esta vida solamente!

Dando vueltas en círculos

El último texto listado anteriormente, entre los que refutan la limitada expiación (aunque podríamos citar muchos otros), es 1 Juan 4:14: " Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo". Se trata de una escritura más que White evita (al igual que MacArthur en su Biblia de estudio). En cambio, White centra su atención en aquellos pasajes que claramente hacen referencia a las bendiciones que Dios ha planeado para sus elegidos.

Es de esperar que Pablo y otros escritores inspirados de las Escrituras el recordarle a los redimidos que Cristo murió por ellos y que el Padre entrego a Cristo en la Cruz por el bien de los elegidos. Sin embargo tales pasajes, como hemos visto, en ninguna manera implican o mucho menos declaran, que la muerte de Cristo fue sólo para ellos y no también por los pecados de todo el mundo. Si fuese así, estos pasajes contradicen muchos otros que declaran en el lenguaje más simple el hecho de que Cristo murió por todos. Pero estos son los únicos lugares a los acuden los calvinistas para apoyar su argumento.  White nos dice:

El Padre no escatimo, o retuvo a su propio hijo, sino que lo entrego por todos nosotros [Romanos 8:32]. La palabra "entrego" se refiere a la entrega del hijo en sacrificio. La palabra griega [mismo] se utiliza en este contexto por Pablo, como en Efesios 5:2 (donde Cristo se da a sí mismo por nosotros) y 5:25 (donde Cristo se da a sí mismo por la iglesia). También se utiliza en Mateo 27:26 al entregar a Jesús para ser crucificado. El padre entrega al hijo a morir en la Cruz por nosotros... El Padre dio al hijo en nuestro lugar, en  lugar de su pueblo elegido.

A la luz del gran precio pagado por nuestra redención en Cristo, Pablo pregunta, "El (Padre) que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?" ¿A quién le habla Pablo? A los escogidos de Dios. Seguramente estas palabras no podrían ser habladas a todos los seres humanos por dos razones: Cristo no es "entregado" a la persona que sufre la ira de Dios en la eternidad, y Dios obviamente no le da "todo" a los que pasan la eternidad en el infierno... este sería un pasaje vacío (si) dice que Dios ofrece todas las cosas, pero muy pocos realmente las obtienen. No, está claro: Dios le da "todo" a aquellos para quienes dio a su hijo como sacrificio. El sacrificio era para ellos; fue hecho en su lugar. (Énfasis en original)[25]

Claro. Sin embargo tales pasajes no tienen nada que ver con ofrecer salvación al mundo y, por lo tanto, no contradice la clara enseñanza bíblica en muchos otros lugares que Cristo en realidad si murió por todos y que la salvación se ofrece a todos. Que los elegidos deben alabar a Dios por haber entregado a Cristo para morir por ellos (y que la Biblia recuerda específicamente a los elegidos lo que Cristo ha hecho por ellos) de ninguna manera significa que Cristo murió sólo por ellos.

Que los calvinistas deben aferrarse a la desesperación, sólo expone la bancarrota de su teoría. Si el hecho de que los redimidos están agradecidos con Cristo, por morir por sus pecados, prueba que el solo murió por ellos, entonces el mismo razonamiento se tendría que usar para establecer que Cristo solo amó a Pablo y murió por él. Después de todo, Pablo declara con gratitud, "con Cristo estoy juntamente crucificado... el cual me amó y se entregó a si mismo por mí" (Gálatas 2:20).

Escondiendo la verdad

MacArthur cita un sermón entero que fue predicado en Escocia el 7 de junio de 1724 por el pastor calvinista Thomas Boston sobre el texto, 1 Juan 4:14. El siguiente fragmento es suficiente para revelar el pensamiento torcido que es necesario para justificar el calvinismo frente a las Escrituras que claramente declaran su deseo amoroso para que toda la humanidad sea salva:

Es la gran verdad y testimonio del evangelio que el Padre ha enviado a su hijo Jesucristo como el Salvador del mundo... No hay nada malo en el mundo para lo que no halla remedio al encontrarse con Cristo... El Salvador del mundo es sin duda capaz de salvar al mundo; porque fue enviado por Dios en ese carácter... [En carácter pero no como realidad... ¿puede salvar pero no lo hace?] Nuestro Señor Jesús es el Salvador real de los elegidos solamente, en cuyo lugar murió en la Cruz... nuestro Señor Jesucristo es el Salvador oficial, no solo de los elegidos, sino por el mundo de la humanidad por un tiempo indefinido... Dios, mirando al mundo de ruina de la humanidad, ha constituido y nombrado a Jesucristo su hijo, como Salvador del mundo. Cristo tiene la patente del cielo para esta oficio, y dondequiera que el evangelio llega, él es levantado como Salvador por oficio... Así que así se resume el asunto: en este sentido de oficio, Cristo es el Salvador de todo el mundo... cualquiera de los pecadores de la humanidad puede echar mano de esta salvación...... [¿Oficio... sentido de oficio...? ¿y dice “todos los pecadores pueden echar mano de lo que solamente es para los elegidos”? ¡Qué perversa disertación de doble ánimo!]

Si no fuera que Cristo es el Salvador del mundo, Él no podría haber garantizado su ofrecimiento de salvación continuo al mundo, sino solo a los elegidos. Si Él no hubiera sido comisionado en el oficio de Salvador de todos los hombres, entonces no sería apropiado llamar a todos los hombres a confiar en Él como su Salvador, tanto como tampoco sería correcto que Él se ofreciese a los ángeles caídos…

¿Cómo puede recibirlo y echar mano de él? sólo por la fe. Sólo por creer en él, convencidos de su pecado y su estado desesperado y desear ser salvo de ambos. Creer que Cristo es su Salvador por nombramiento de su padre; y tener absoluta confianza en él como un Salvador crucificado, por su salvación completa, fundamentado sobre la fidelidad de Dios en su palabra. [¿Se supone que los no elegidos deben creer... y echar mano de y recibir lo que Dios ha reservado para los elegidos solamente? ¡Qué burla!] (Énfasis en original)[26]

Aquí vemos claramente la esquizofrenia en que el calvinista "moderado" inevitablemente cae en su esfuerzo por distanciarse de los que él llama "ultra calvinistas". El último admite francamente que el Calvinismo enseña que Dios no ama a todos, y nunca quiso que todos se salven y ha predestinado a todos excepto los elegidos al tormento eterno. Usando el amparo de mucha palabrería "moderada", Thomas Boston trata de negar este hecho, como MacArthur, que lo cita para apoyarse. Sin embargo, Boston admite que Cristo es el "Salvador real de los elegidos solamente y murió sólo por ellos". Pero para ocultar la negación del calvinismo de ser el "Salvador de todos los hombres" y su clara contradicción del amor de Dios como la Biblia lo presenta, Boston perversamente declara que Cristo tiene "el carácter del Salvador del mundo," tiene este oficio y por lo tanto es el "Salvador oficial de toda la humanidad". [queriendo decir, ‘es solo un título’]

No explican cómo Cristo podría ser el Salvador oficial de todos y aún morir solamente por los elegidos, sin tratar de salvar a nadie más. De alguna manera, dar a Cristo el carácter de Salvador del mundo y darle el título oficial de Salvador de la humanidad, le concede no proveer salvación para todo el mundo después de todo — y sin embargo al calvinista le concede pretender que dicha limitación no aplica.

¡Esto es una locura! Y sin embargo, esta es la base que el calvinista "moderado" jura solemnemente que él cree que Dios ama a todo el mundo y quiere que todo el mundo sea salvo y que Dios dio a Cristo para salvar a toda la humanidad. ¡Y se supone que debemos creer que los "moderados" interpretan lo que significa la Biblia como tal, y también que los no calvinistas interpretamos con las mismas palabras!

Muchos de los no calvinistas son engañados por tal subterfugio, que los mueve más cerca de convertirse eventualmente en seudo-calvinistas. ¿Y el Evangelio? por supuesto, Boston cínicamente insta a todos a recibir a Cristo por la fe y dice que es culpa suya si no lo hacen. Él no quiere poner un obstáculo en el camino de su fe al admitir que, según el calvinismo, la fe es un don de Dios dado solamente a los elegidos, después de que Dios soberanamente les ha regenerado. Pero su renuencia en admitirlo, no cambia el hecho de que esta es la enseñanza del calvinismo. Y trágicamente, aprender esta doctrina después de los hechos ha sido la perdición de muchos, cuando empiezan a examinar sus vidas para determinar si realmente están entre los elegidos.

El amor infinito de Dios expresado por Pablo

La Limitada Expiación no puede ser apoyada por la Biblia sin evitar muchos pasajes y la adopción de interpretaciones especiales en muchos otros. El argumento calvinista sobre la sangre de Cristo que se desperdicia al ser derramada por muchos que no creen es engañosa. Entonces Dios también perdió su tiempo, y el tiempo y esfuerzo de sus profetas, cuando ellos pidieron sin éxito durante siglos, a millones de judíos a que se arrepintieran. Desde la Cruz Cristo clamó, "Padre, perdónalos," sobre aquellos que le estaban crucificando y burlándose de él. ¿Estaba Jesús desperdiciando su aliento, al estar muchos, si no la mayor parte de ellos, quienes se burlaban y crucificaban y nunca se arrepentirían y tampoco serian perdonados? Y ¿cómo podría él pedir a su padre que los perdonara, excepto sobre la base de su sangre derramada por sus pecados? Porque si solamente se derramó por los elegidos, ¿cómo podría Cristo pedir perdón sinceramente para cualquiera que no fuese elegido?

Pablo declara, en evidente agonía de alma, " Verdad digo en Cristo, no miento… que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón… mis parientes según la carne"(Romanos 9:1 – 3). Incluso el mismo desea ser maldito de Dios, si esto salvaría a los judíos. Sin duda, es el amor de Dios por los perdidos que motiva a Pablo.

Pero el Calvinismo insiste en que Dios, que es amor, ha predestinado a billones de personas al infierno, mientras que Pablo, que seguramente está en contacto con Dios, ¡agoniza por la salvación de ellos!  ¿Es más amoroso Pablo que Dios? ¿De dónde proviene tal amor? ¿No sería blasfemia por parte de Pablo desear la salvación de aquellos a quienes Dios no desea salvar? por el contrario, se nos dice que Dios quiere que ¡"todos los hombres sean salvos..."! Zins Rob escribe a este autor:

Finalmente, tratas algunos problemas filosóficos con la exigencia de Dios, que todos los hombres en todas partes, deben arrepentirse y creer, y la correspondiente voluntad de Dios que ha determinado que sólo a algunos se les dará la capacidad para hacerlo. Este es un tema difícil para enfrentar. Pero es más difícil hacerle frente al hecho de que todos los hombres están condenados por el pecado de un hombre, Adán. Esto no es más difícil que enfrentar que el hecho del pecado, la corrupción,  la maldad y todas las otras formas de pecado son concedidas, cuando Dios puede acabar con todos ellos.[27]

Pero por el contrario, hay una gran diferencia entre tener libertad de pecar o causarles y provocarlos al pecado. Hay una gran distinción entre condenar justamente al tormento eterno a aquellos que continúan desafiando a Dios (rechazando la salvación que él ha provisto gentilmente y con amor para ellos) o  predestinarlos al lago de fuego sin proporcionar u ofrecer esperanza alguna.

Como ya señalamos, al haber dado Dios a los hombres el poder de elección, Dios podría terminar todo mal sólo por la destrucción de todos los hombres. Incluso "los pecadores salvos" a veces pecan (1 Juan 1:9). Pero Dios es amor y paciente, exhortando a los hombres a arrepentirse, volver a Él y recibir la salvación que ofrece. A pesar de que todo pecado es condenado con justicia, Dios ha proporcionado la salvación y está a disposición de todos los que creen. Sin embargo él no puede forzar a nadie, sin destruir al hombre como agente moral capaz de amar y ser amado. Aun así, el Calvinismo afirma anti-bíblicamente que Dios puede salvar a todos, pero se niega a hacerlo porque es su "buena voluntad" y así condena a multitudes.

Continuamente en las Escrituras, Cristo y los hombres de Dios desde Moisés hasta Pablo expresan un deseo ferviente por la salvación de los pecadores. Obviamente, no todos van a creer, pero el deseo se expresa sinceramente a que lo hagan. Los calvinistas cambian el idioma sencillo de las Escrituras, incluso niegan que Dios ama a todos, a pesar de las numerosas declaraciones claras que hace la Biblia — proponiendo un amor falso que ofrece "gracia" temporal a quienes son predestinados a perdición eterna.

Sí, Cristo dice en su oración al Padre por los suyos, " no ruego por el mundo" (Juan 17:9). Sin embargo, esto no anula el amor del Padre y el de Cristo por el mundo, ni tampoco el hecho de que él murió por los pecados de todo el mundo. Esto no es una oración de salvación para los perdidos, a quienes Cristo repetidamente invito a venir a él, sino una oración especial sólo para los creyentes.

Sin duda, hay textos difíciles relacionados con el tema de nuestra salvación. Estos se deben interpretar en el contexto de toda la escritura. En definitiva, lo que creemos acerca de Dios determina nuestra comprensión de la santa palabra de Dios.

El Dios de la Biblia es amor, sus misericordias están en todas sus obras, y Él no quiere que nadie perezca y amo tanto al mundo que dio a Cristo para pagar la pena del pecado de cada hombre. Por lo tanto, su gracia no podría ser irresistible o todos se salvarían, el cuarto punto del Calvinismo, al que hemos llegado.

Add This